Respaldo poderoso

Fecha

, Telegrama

No sabía quién era Jim Valvano, pero me identifiqué tanto con su frase que quise compartirla con ustedes, y por supuesto, investigué un poco sobre él. Sólo les diré que busquen en Youtube su discurso en los premios ESPY a lo mejor del deporte estadounidense de 1993.

¿Cómo se relaciona su frase con mi historia? Creo que ya les había dicho que mi papá quería que estudiara Odontología. La verdad es que nunca me vi haciendo otra cosa que no fuera comunicar, bueno, quizás Derecho. A pesar de sus consejos de que no estudiara Comunicación porque “como periodista me moriría de hambre”, decidí seguir con mi sueño y él me apoyó. Además de saber que yo era bien terca y testaruda, por lo que iba a hacerlo como quiera, también hubo otra razón: simplemente decidió respaldar a su hija que cuando niña jugaba a que estaba en un noticiero teniendo como mesa la tabla de planchar o que se sumergía en las enciclopedias buscando información para luego escribir historias.

Mi papá me llevó a tomar el examen para ingresar como reportera juvenil del proyecto Listín 2000 y me inscribió en el curso de locución… el resto lo hice yo solita, pero sin su apoyo, estoy segura que aún con el deseo de lograrlo no habría sido posible. Alguien en mi hogar creyó en mí. No hay mejor regalo cuando uno va camino a la vida profesional.

Con nuestra edición de julio hemos querido celebrar al hombre dominicano que trabaja para lograr sus objetivos laborales, que lucha porque seamos una mejor sociedad, que respeta el sentir y las ideas femeninas, que cree en el valor de la familia, y lo mejor, que empuja a otros a desarrollarse para lograr la mejor versión de sí mismos en pos de sus metas. Nos faltarían páginas para ubicarlos a todos, pero por algunos debíamos empezar. Desde nuestra portada aplaudimos y honramos su esfuerzo y dedicación… juntos somos más fuertes.