¿Por qué a los hombres les cuesta expresarse?

Fecha

, Sexo y relaciones

Por Alexandra G Roca Foto Fuente externa 

“Todo comunica, desde el silencio hasta la apariencia externa” (Alvarez,1997)

¿Cuántas veces hemos oído que los hombres y las mujeres son polos opuestos? No solo físicamente, sino también emocional y mentalmente. Ellos tienden ser más directos y ver las cosas en blanco y negro, mientras que nosotras vemos la vida en un matiz de grises.

Uno de los grandes problemas y situaciones de crisis en las parejas se da por una mala comunicación o falta de la misma, por lo que la encargada del área de Sexualidad y Pareja del Centro Vida y Familia de Ana Simó, Heidy Camilo nos ayuda a entender por qué a los hombre les cuesta expresarse más que a las mujeres cuando se trata de los sentimientos.

¿Cuál es la base del problema?

A los hombres le cuesta más expresarse por una cuestión de género. Recordemos que sexo y género son conceptos distintos. Sexo es la condición biológica con la que se nace, dígase hembra o macho; mientras que el género es la construcción social en función del sexo, es decir son todas esas características, expectativas y roles que se nos asignan socialmente.

En esta construcción, al varón se le educa para que no se exprese (emocionalmente hablando), porque se entiende que las emociones, son “femeninas”, es decir, a la niña se le educa para que aprenda a reconocer y expresar libremente lo que siente, sobre todo si se trata de la tristeza, el amor, la ternura y la sensibilidad. Estas emociones se consideran sutiles, pasivas o enternecedoras, suelen ser de una persona sumisa dentro de esa construcción machista de la que estamos hablando.

Sin embargo, emociones como la rabia y la ira son muy dadas desde lo masculino, es decir las mujeres no tienen derecho de sentirlas así como los hombres no tienen derecho de experimentar ni expresar dolor o tristeza.

Entonces cuándo hablamos de la expresión de las emociones, somos educados así, somos construidos así, no nacemos con la capacidad de expresarnos mejor, sino que es un tema que tiene que ver con el aprendizaje familia.

Por ejemplo, tengo una niña y un niño de dos y tres años, que están aprendiendo a montar bicicleta, si la niña se cae y se lastima la rodilla yo voy a ir, la voy a cargar, la voy a consolar mientras ella llora, porque le doy el permiso para que llore. Mientras que el varón se cae y la respuesta social va a ser decirle que se levante, pues los varones no lloran y caerse es parte de aprender y crecer.  No le doy el permiso de expresar lo mismo que está sintiendo la chica. Igualmente con el tema de hablar, una niña puede hablar y hablar, pero si es el varón de la misma edad, automáticamente alguien le dice “no hable tanto que parece una mujercita”.

Fíjate como sexualizamos inmediatamente las respuestas emocionales.

¿Es algo que tiene que ver con la madurez o con el machismo?

Realmente los hombres hablan menos porque, neurológicamente hablando, nosotras tenemos más palabras codificadas. Es decir una mujer tiene 12mil palabras promedio al día, el hombre tiene seis mil. Esto se explica porque las mujeres tenemos dos centros del habla.

No se trata de que tengamos más facilidades para hablar, sino de que socialmente  nos construyen para que el hombre sea muy práctico. Ellos asumen que con cinco u ocho palabras puede decirte lo que piensa, las mujeres nos enseñan a abundar más en las situaciones.

¿Cómo esto los puede afectar? Y ¿Cómo afecta sus relaciones?

Estadísticamente hablando el hombre muere más joven que la mujer, porque el hombre es educado para atragantarse las cosas, es decir no las expresa, no las dice, no se conecta desde los vínculos emocionales, inclusive de manera física, a los hombres les cuesta más el pedir cualquier tipo de ayuda.

A las mujeres no, a nosotros se nos educa para solicitar ayuda y esto no es visto como malo, al contrario un hombre que pide ayuda es visto en función de sus congéneres como un hombre poquito, entonces en ese sentido pues obviamente, va a afectar la calidad de vida, pero también sus relaciones, porque nadie tiene una bola de cristal para saber lo que le pasa al otro. Si no se comunica lo que sucede, nos quedamos en la indiferencia, en el no saber, nos quedamos en que esos silencios van a ir matando la relación, y al final la relación se convierte en una toxica y conflictiva, porque no se van a entender.

Las conductas se pueden interpretar en función del sistema de creencia de cada quien, no necesariamente en función de lo que el otro quiere decir o no, entonces se van a afectar gravemente las relaciones, sobretodo familiares y conyugales.

¿Se puede considerar como desigualdad de género?

Este tema, de la capacidad de expresarse tiene que ver básicamente con el machismo, esta ideología donde se demuestra la hegemonía del varón sobre la mujer, es decir de que yo hombre soy primario o estoy sobre ti que eres mujeres porque eres más débil.

Las expresiones tienen que ver con las emociones y esa capacidad de conectarnos con nuestro mundo interno, lo que socialmente hablando se le asignó a la mujer. Un hombre te va a hablar más de lo externo, de lo que él ve frente a sus ojos, no de cómo el interpreta estas situaciones (emocionalmente hablando), te puede dar una respuesta cognitiva, es decir desde lo que él piensa, y no siente. La mujer te hablará de lo que siente en virtud de lo que piensa. Al final es un tema machista.

¿Es posible hacer que el/ellos cambien? ¿Cómo?

La única forma en como un ser humano modifica su sistema de creencia y sus conductas es cuando asume que este sistema es irracionale y disfuncional. No hay forma de que convenzas al otro o impactes en su vida si el no te abre las puertas, ni se abre ante la posibilidad del cambio.

El cambio conlleva un proceso, en el que se empieza descubriendo nuevas formas de comunicación sin que implique perder el “yo”, la identidad. Como pareja, lo ideal es acompañar a la persona a descubrir una forma asertiva de comunicación.

Hay mujeres que tienen muchos problemas para comunicarse, porque es algo que tambien depende de los tipos de familia y de cómo se maneja el tema comunicaciónen ellas.

¿Cómo podemos ser más empáticas y entenderlos para encontrar un balance y tener una buena comunicación?

No hay un manual que diga cómo entender a los hombres además de que no es nuestro trabajo entenderlos, es trabajo de cada uno hombre y mujer que este en una relación de pareja, sean heterosexuales u homosexuales, el poder entablar una mejor comunicación asertiva y empática.

Porque la realidad es que, por mucho que se trate de entender a otra persona, si él o ella tiende a comunicarse de forma agresiva, o pasiva, no se va a poder.

Entonces, el trabajo no es entender al otro, sino de forma individual hacer el esfuerzo para comunicarse de la  mejor manera para que el otro pueda interpretar adecuadamente.

La mujer no hace al hombre ni el hombre a la mujer. Cada uno tiene que construirse desde lo empático y lo asertivo, desde esa necesidad individual y personal de crear un vínculo seguro.