¿Realmente necesitas una Wedding Planner?

Fecha

, Temas

Por Natalia Peralta Foto Shutterstockphoto3

A lo mejor consideras que de tratarse de una boda pequeña con una ceremonia íntima, una wedding planner sea un lujo innecesario. Lo cierto es que no tiene que ver con la cantidad de invitados, ni la complejidad o sencillez de la ceremonia. Las dominicanas Vanessa Estrella y Chantal Valenzuela, expertas en el área, coinciden en que su rol principal en la organización de una boda es garantizarle a los novios una experiencia libre de estrés.

“Todo se resume en tranquilidad. Sin importar la cantidad de invitados, el ciclo de una boda es el mismo. Por tanto, si los novios no tienen tiempo, no saben por dónde empezar, quieren una boda original y, sobre todo, optimizar su presupuesto, merecen un wedding planner certificado que les evite estrés y las complicaciones que implica la organización una boda”, explica Vanessa.

En tu presupuesto

Quizás agregar todos los compromisos y preocupaciones que normalmente genera una boda a tu ya apretadísima agenda, pueda resultar en un caos. Esto podría explicar el por qué tener un profesional en quien poder delegar todos los preparativos ha pasado de ser un lujo a una necesidad.

“Cuando buscas este servicio es porque necesitas descargar el estrés y las responsabilidades de ese día tan importante sobre una persona experta que pueda estar atenta a todo, en el amplio sentido de la palabra. Si eres una novia que no tiene tiempo, la ayuda extra es conveniente aunque la boda sea íntima”, asegura Chantal, de @cv_studio.

Y es que los servicios de una planificadora de eventos van más allá de contratar el catering  o subcontratar un suplidor de flores. La persona que te ayuda a organizar tu boda se convierte en un aliado indispensable, no sólo para que las ideas que están en tu cabeza lleguen a la realidad, sino también para acompañarte en cada paso del proceso y asegurarse de que disfrutes de la experiencia.

Como explica Chantal, una wedding planner “te resuelve las dudas sobre el lugar, la comida, la calidad versus el precio, hasta el dilema de las damas, el vestido y los peinados. Una coordinadora, incluso, evita que salgas despeinada en una foto o te ayuda a ir al baño. Permite que disfrutes tu día como siempre lo soñaste”.

Lejos de ser un lujo, se trata de alguien con experiencia que te ayudará a mantener los pies sobre la tierra. Es tu contacto con la realidad. Además, conoce los precios y servicios del mercado y te puede decir hasta qué punto tus ideas son realizables, teniendo en cuenta el presupuesto del que dispones.

Incluso, una planificadora puede ayudarte a ahorrar dinero. Como explica Vanessa Estrella;“podemos conseguir las mejores tarifas”. Si a eso le sumas el ahorro en tiempo y energía, puede que una coordinadora de bodas no parezca una opción tan ostentosa después de todo.

Ahora bien, Chantal asegura que “si tu boda es algo que sientes que puedes manejar y tener bajo control, pero sobre todo que vas a poder disfrutar ese día sin preocuparte por absolutamente nada (que a ningún invitado le falte algo, que no se acaben las bebidas, que no le falte algún pago a un suplidor,  por ejemplo), entonces no necesitas una wedding planner”.

¿Cuánto cuesta?

Ponerle un precio estándar al servicio de planificación de bodas no es fácil. Es como establecer cuál puede ser el costo del vestido de novia; es decir, dependerá de diversos factores.

Chantal explica que este servicio “puede llegar hasta los US$4.000 o más, dependiendo del tipo de boda y del presupuesto”.

La buena noticia es que, al igual como sucede con el vestido, puedes buscar el servicio de planificación de bodas que más se adapte a tu gusto y a tu presupuesto. Ese que sea de tu “talla”, te siente bien y además, puedas costear.

Muchas veces, por ahorrarnos un “dinerito”, generamos tensiones y conflictos innecesarios involucrando a mejores amigas, hermanas, madres y futuras suegras en las decisiones que tomamos al planificar la boda. Una planner, por otro lado, tiene una mirada neutral y profesional sobre el evento. Quiere que salga bien, pero sobre todo quiere respetar la visión y los deseos de la pareja. Es por esto que contratar sus servicios puede significar que realmente consigas la boda de tus sueños (y no los de alguien más).

13 preguntas a tu planner

Antes de decir que sí a tu planificadora, es conveniente que tengan una conversación donde se respondan diversas preguntas. Mayi Suárez, wedding planner ejecutiva de Di Fiore enumera las más importantes:

  1. ¿Cuánto tiempo antes de la boda debo contratar un wedding planner?
  2. ¿Qué te diferencia de las demás? ¿Por qué debo elegirte a ti?
  3. ¿Cuántas planificadoras trabajarán el día de la boda? ¿Hasta qué hora o momento están ustedes conmigo?
  4. ¿Debo de tener todo contratado antes de contratarte?
  5. ¿Cuántas reuniones son necesarias?
  6. ¿Mi presupuesto inicial es definitivo o habrá diferencia en el proceso?
  7. ¿Qué incluyen tus servicios?
  8. Si la boda se cancela, ¿cuál es la política de cancelación?
  9. ¿Trabajarías con mis suplidores o tienes suplidores exclusivos?
  10. ¿Los colores a utilizar pueden ser los que yo desee o deben ser de temporada?
  11. ¿Es conveniente usarte a ti como planner y a otra empresa que me decore?
  12. ¿Debes ir conmigo a todas las reuniones?
  13. ¿Tengo beneficios con los suplidores al tenerte como mi planificadora?

 

“El verdadero trabajo de una wedding planner es hacerte sentir —y disfrutar— como un invitado en tu propio evento”Vanessa Estrella (@VanessaEvents), wedding planner certificada con más de 10 años de experiencia en organización de eventos.