¿Qué deben desayunar nuestros hijos?

Fecha

, Familia

Por Natalia Peralta Foto Fuente externa 

Cuando la nutricionista española María Merino publicó en Twitter, el mes pasado, una foto de su hijo desayunando, no imaginó que causaría tanta polémica en la plataforma social.

“Mi hijo no sabe lo que es una galleta. Él es feliz desayunando garbanzos”, fue el mensaje que utilizó, acompañado de las etiquetas #EducaciónNutricional y #SnacksSaludables.

A raíz de esto se ha producido una ola de comentarios, tanto positivos como negativos, que han puesto sobre el tapete la pregunta: ¿qué deben desayunar nuestros hijos?

Este caso recuerda a la polémica que desató la famosa asesora nutricional Sasha Barboza (mejor conocida como Sasha Fitness) cuando publicó en Instagram las razones por las que NUNCA le daría jugos procesados o refrescos a su hija.

Ambas nutricionistas han recibido una oleada de críticas por su concepción de la nutrición infantil. No permitir que sus hijos coman galletas o jugos procesados, les ha dado la imagen de extremadamente estrictas y severas.

Para entender un poco más este tema y definir si se trata de un comportamiento exagerado o una preocupación normal que debería tener todo padre, en Pandora, hemos consultado a Richard Marine, especialista en nutriología y medicina deportiva.

“Nos encontramos estas medidas como extrañas o exageradas, pero habría que preguntarse ¿qué es un desayuno “normal”? Para algunas personas un desayuno normal consiste en víveres, para otras es cereales o una tostada. El problema es que últimamente nuestro concepto de normalidad viene de la publicidad”, explicó Marine.

El nutricionista dominicano agregó que las grandes empresas que venden bebidas azucaradas y alimentos procesados han metido en la cabeza de la gente —a través de la publicidad, de las series de televisión y las películas— su propio concepto de desayuno normal o tradicional.

“Lamentablemente, los alimentos genéricos, las frutas, las verduras y las legumbres, tienen pocos defensores. Lo que hizo la nutricionista española nos parece una locura, pero les invito a consultar en internet el valor nutricional de una galleta y el de los garbanzos. La diferencia los sorprenderá”, aseguró el nutricionista.

Marine exhortó a los padres a que tengan más en cuenta el valor nutricional de los alimentos que consumen sus hijos y no se dejen llevar de la publicidad de las grandes empresas.

“Es difícil. A veces la gente piensa que estoy loco cuando ven que la lonchera de mis hijos lo que tiene es una brocheta de fruta congelada, en lugar de las típicas papitas”.

Quizás sea el momento de repensar nuestro concepto de desayuno normal.