Los hijos de mi pareja

Fecha

, Temas

 

Por Roxana González, Psicóloga clínica de Terapia Boutique/ Foto Kinga

Iniciar una relación amorosa con una persona trae consigo una serie de cambios a nivel psicológico-social. Al principio, algunos escenarios pueden resultar incómodos, como por ejemplo, conocer a la familia de la pareja. Pero cuando además de los padres o los hermanos hay que relacionarse con los hijos surge la pregunta inevitable: ¿cómo tratarlos?

Lo primero es que el modo en que pueda darse la relación depende del momento en que se entre en la vida de los mismos, y cómo se hace, además de la personalidad de ambas partes.

Si ocurre cuando los hijos aún son jóvenes es mucho más fácil; la relación fluye. En casos  tardíos, cuando son grandes, es importante mostrar que no ha llegado con la finalidad de robar el amor de su padre, que siempre se respetará dicho espacio y relación;  que más que una madrastra será una aliada ideal.

Un punto importante es dejar la educación bajo la responsabilidad del padre; es él quien tiene que poner las normas y los castigos de lugar, pues si el hijo se molesta con el papá es normal, es su padre, y esto vuelve a la normalidad muy rápido, pero puede ser muy diferente con la madrastra (suele tomarse más tiempo el sanar la herida). Si ante una situación detecta algún aspecto en la educación de los niños que necesita de la atención, lo mejor es  hacerlo ver al padre para que tome las medidas de lugar.

Otro punto importante es enseñarles a los niños que la madrastra tampoco tratará de ocupar el espacio de su madre, que ella es alguien que tiene su propio espacio.

La clave es crear una relación especial con los hijastros… al punto de convertirse en su cómplice de aventuras sanas.

“Lo más importante es adaptarse a la nueva situación que se inicia de la forma más natural y agradable posible, sin forzar nada. Que sea una oportunidad para poder ser felices todos juntos”.

Queda prohibido

Dos situaciones pueden crear confusión en los hijos de la pareja; les hará sentir rechazo y crear conflictos en el hogar:

* Ignorarlos porque no los sientes tuyos.

*Intentar lograr ser un mejor sustituto del padre o la madre.