Prótesis mamaria: más allá de aumentar el tamaño de tus pechos

Fecha

, Belleza

Por Dr. Emmanuel Pérez, cirujano plástico Foto Shutterstock

La prótesis mamaria o implantes se ha convertido en el aliado estelar de los cirujanos a la hora de lograr cambios que impactan en la anatomía física de la mujer; su utilidad se extiende más allá de su uso para aumentar el tamaño de los senos, siendo clave para la reconstrucción después de una cirugía o trauma de cáncer de mama y para corregir defectos de desarrollo.

Su utilidad reconstructiva contrasta con uno de los mayores mitos esparcidos sobre su uso, pues se le atribuía una supuesta correlación con el aumento del riesgo de padecer cáncer; en efecto, a principios de los años 90 se desarrolló una batalla comercial que trajo como resultado la suspensión de la venta de implantes mamarios en Estados Unidos y en parte de Europa.

Actualmente, los estudios científicos más actualizados demuestran que no hay una relación directa entre los implantes y el riesgo de sufrir enfermedades autoinmunes o cáncer, sino que, por el contrario, en algunos casos, la presencia del implante ha colaborado en su detección precoz.

Es bueno recordar que las siliconas de grado médico, que se conocen como gel de siliconas, son utilizados en muchos tipos de productos tales como medicamentos, alimentos procesados, etc., y tanto adultos como niños estamos constantemente en contacto con este compuesto.

 

Forma de los implantes

Existen dos modelos de implantes según su forma: redondos y anatómicos. Los redondos sirven principalmente para aumentar la proyección de los tejidos de la propia paciente logrando, de esa forma, un aumento del relieve mamario sobre la caja torácica. Si pensamos en la mama como un cono, donde la base se apoya sobre el tórax y la punta es el pezón, el implante se comporta como un suplemento en la base del cono al aumentar el volumen del contenido del área.

El implante rellena los cuatro cuadrantes que conforman la mama brindando un escote más llamativo y atractivo para la mujer, así como para el atuendo que deseen lucir. En base a esto, este es el tipo de implantes que más utilizamos.

Los anatómicos tienen la forma de una mama y por ello son de nuestra elección en los casos de reconstrucción mamaria, donde se ha realizado mastectomía y necesitamos recrear la totalidad del volumen perdido.

 

¿Arriba o detrás del músculo?

Una consideración muy importante tiene que ver con la localización anatómica que se da al implante respecto del músculo pectoral.

El plano de colocación del implante tiene indicaciones específicas según la anatomía de la paciente a tratar. Existen pacientes con poco tejido mamario en las que se hace necesario la colocación del implante retro muscular, esto es, detrás del músculo, dando con esto mayor cobertura al implante, lo cual es lo más correcto, porque una vez tenemos un implante con buena cubierta de tejido evitamos la protracción del mismo, así como el riesgo de un aspecto menos natural y, por lo tanto, menos resultados estéticos.  Este plano anatómico (detrás del músculo), también aporta menos incidencia de contractura capsular. Se cree que esto es debido al constante movimiento del músculo sobre el implante.

El plano retro glandular, el de más fácil abordaje, ofrece muchas veces más proyección, ya que el implante se encuentra más superficial, con la desventaja de mayor contractura o endurecimiento capsular. El plano subfacial, que es el preferido por nosotros, ofrece buen sostén del implante, buena cobertura y un aspecto natural pues el implante se mueve con los movimientos del cuerpo.

A pesar de sus indicaciones quirúrgicas, la colocación de un implante está muy influenciada por la pericia del cirujano a la hora de mostrarle a su paciente aquello que le resultará mejor.

 

Eligiendo el tamaño correcto

La elección del tamaño del implante viene dada por la contextura de la paciente con respecto del diámetro de su tórax y su estatura. Nos enfocamos en cuidar la armonía corporal, esto es que el cuerpo de la mujer quede proporcional y con ello, sea agradable a la vista.

Es bueno aclarar que el tamaño de la espalda de la paciente no se modifica con la colocación del implante y, por tanto, los números que generalmente tenemos del sostén (32, 34, 36 y etc.) no cambian, sin embargo, la copa sí; en Estados Unidos es de A, B, C, D, etc.

Ciertamente, de las mayores preocupaciones que refieren las mujeres cuando van a mi consulta es respecto al tamaño a elegir, la localización de las incisiones, así como la visibilidad de las cicatrices. Sobre esto último, como cirujano, aprecio el arte de suturar las incisiones delicadamente, además de ello, trato de elegir la localización en función de dónde pueda ocultarse mejor con el fin de volverla menos aparente.

Por otro lado, en la búsqueda de facilitar la correcta elección del tamaño del implante, utilizo prótesis externas de dimensiones variadas que siempre tenemos disponible en mi consultorio. De esta manera, y con la colaboración ya sea de la paciente, de una amiga, de su pareja o hasta observándose al espejo con su ropa puesta —tal como luciría en su vida cotidiana—, puede tener la sensación de su apariencia final.

Otra herramienta que utilizamos es la ayuda de un simulador 3D (CRIXALIS), el cual es un programa que nos ayuda a proyectar de manera más acabada cuál será su resultado final antes de ser llevada cirugía.

Sin importar la herramienta o técnica a utilizar, las pacientes que se ponen en nuestras manos, podrán estar seguras de que nos respalda una amplia experiencia en estos procedimientos, lo cual nos faculta no solo para aconsejarlas en cuanto a la elección del tamaño adecuado, sino que las técnicas que utilizamos para colocar el implante garantizan un resultado armonioso y acorde con las proporciones logrando la satisfacción y el aspecto de la mama ideal.

 

Temas relacionados:

Lo que debes saber de la lipoescultura

Cuándo es necesario el relleno facial

 

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.