¿Estás criando un bully?

Fecha

, hijos

Colaboración Hijos bully Glenys Peña,  Foto Africa Studio

 

Un bully es un individuo que se ha puesto como tarea, ya sea de forma consiente o no, el maltratar a su víctima a través de la intimidación, el maltrato físico, la implantación del miedo y el acoso consistente.

 

Algunas de las causas:

Falta de límites claros. En su dinámica están acostumbrados a obtener siempre lo que desean, a que otros eviten que se frustre, a no tener consecuencias ante comportamientos aversivos, a gritar, insultar y pegar sin que pase nada… Como resultado es muy posible que el bully se de el permiso de continuar traspasando los límites en otros contextos.

Amistades perjudiciales. En ocasiones, ciertas amistades pueden influir perjudicialmente en las conductas de los niños, niñas y jóvenes quienes empiezan a imitar comportamientos agresivos o alentar el comportamiento intimidante de otro. Por lo que en un inicio se convierte en un bully pasivo que alienta de forma paulatina e indirecta al principal.

Falta de habilidades sociales. Hay quienes tienen dificultades para vincularse y conectarse con los demás porque no cuentan con las habilidades sociales necesarias y al no lograr sentirse realmente integrados adoptan patrones agresivos con los más débiles, muchas veces en busca de lo que ellos creen que será “aceptación” del grupo o liderazgo.

 

Cómo detectar si acosa:

Para determinar si tu hijo o hija es un bully fuera de tu sombrilla, observa de forma profunda los siguientes puntos:

• Cómo trata y se dirige a sus pares y a sus compañeros o compañeras de menor edad, pues usualmente usará el ser más grande como punto de partida para intimidar.

• Cómo trata a quien es más frágil o tímido (a). ¿Se aprovecha de esa timidez para perjudicarle o tiende a querer integrarle al grupo?

• Es un (a) líder o es un (a) seguidor (a). No hay inconvenientes con que sea uno u otro, lo importante será si ha desarrollado la capacidad de regular situaciones con las que no está de acuerdo y que no se una a la manada que maltrata.

 

Estás definitivamente criando un bully si:

  • No estableces límites claros que se traduzcan en que tu hijo (a) madure en su autocontrol y que conozca lo que se espera de él y los resultados que obtendrá al cumplir de forma responsable con sus deberes.

 

  • La dinámica de casa es siempre ganar-ganar, sin que necesariamente exista un esfuerzo previo antes de los resultados positivos (regalos, permisos…).

 

  • Te das el permiso de burlarte de otros constantemente frente a tu hijo (a) o alientas la intimidación de amigos y compañeros.

 

  • Intimidas tu dinámica familiar con amenazas constantes.

 

  • Utilizas el maltrato físico como único sistema de autoridad y obediencia.

 

  • Permites que otros intimiden o se burlen de tu hijo (a) frente a ti.

 

Si quieres leer el artículo completo y descubrir cómo combatir esta situación, click aquí junto a Glennys Peña, Psicóloga, intervencionista en aprendizaje, neuroeducadora y especialista en análisis de la conducta e Intervención en crisis / Directora de The Learning Center (@thelearningcenter.rd)

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.