Hoy es el Día Internacional de los Desaparecidos. ¿Cuál es el impacto psicológico en sus familiares?

Fecha

, Temas
Por: Pamela Toribio Foto: Fuente externa 
Desde el 2011, el 30 de agosto se conmemora el día Internacional de los Desaparecidos con la finalidad de que la ONU pueda llevar un registro de los casos.
Actualmente en el país se han dado a conocer varios casos de personas de las que no se conoce su paradero, por lo que consideramos oportuno hablar del tema desde la perspectiva de la salud mental. Nos acercamos a la doctora en medicina y especialista en el área, Laura Pou Ottenwalder, quien aseguró que enterarse de la desaparición de un ser querido es uno de los momentos de mayor incertidumbre que podría experimentar una persona en toda su vida.

El hecho de no saber si volverán a verlo y preguntarse qué le pudo haber pasado, tiene un costo emocional muy alto para familiares y seres queridos.

 

“Pedirle a alguien en esa situación mantener la calma es difícil e irreal. Sin embargo, concentrarse en hacer todo lo posible para recorrer los últimos pasos de la persona extraviada y cumplir con los requisitos burocráticos para su búsqueda por parte de los mecanismos del Estado podrían brindar suficiente ocupación para que puedan mantenerse un estado de calma”.

Cuando se dan a conocer estos casos a través de los medios de comunicación, encontramos personas que muestran su apoyo para difundir la noticia y empatía para los familiares y conocidos, sin embargo, hay otras que tienden a expresar opiniones inoportunas que pueden herir a los afectados.

Ante esta situación la experta nos indica que no podemos evitar los comentarios desagradables de terceros. Lamentablemente, muchas personas carecen de empatía. Lo mejor es tratar de ignorar comentarios despectivos y sólo enfocarse en las personas que realmente están preocupados por la situación.
En casos de desaparecidos, más que optimistas debemos ser realistas. Apegarnos a las estadísticas y a la realidad de lo que envuelve la desaparición, para saber si mantenemos la esperanza o no. Siempre difundiendo información con el objetivo de encontrar información. Participar activamente en la búsqueda y ocupándonos de cosas secundarias que podría ser de utilidad para las personas que están pasando por esa situación.
“En caso de una desaparición que ya tiene cierto tiempo, lo ideal sería acudir a terapia y trabajar el duelo. Esto ayudará a aceptar que probablemente nunca nos podremos despedir físicamente de nuestra persona querida y da herramientas para hacer rituales de despedida”.

 

Cómo ayudar

Las personas con trastornos de salud mental son las más propensas a desaparecer porque en ocasiones no saben medir el peligro o no están tan conscientes del lugar exacto en que se encuentran.

“Existen indicadores no verbales que nos pueden señalar que una persona padece algún trastorno mental y que necesite ayuda. Si conoces a alguien que se aleja, se aísla, tiene episodios de ira e irritabilidad sin razón aparente, llora sin razón, tiene cambios en el patrón de sueño o apetito, cambios drásticos en el estado de ánimo, manifiesta tener alucinaciones visuales y/o auditivas, puede estar cursando algún trastorno psiquiátrico y debe ser evaluado y tratado por profesionales de la salud mental”, plantea la experta.
En caso de encontrarnos con una persona que luce aturdida, debemos llamar a las autoridades competentes para que puedan encargarse. Las personas con enfermedades mentales usualmente no son violentas y están asustadas, pues se sienten vulnerables. Puede ser que siendo amables y brindándoles alimentos los mantengas en el lugar y así los ayudas a llegar a casa.

 

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.