Dime de qué generación eres y te diré cómo la estás pasando

Fecha

, Temas

Laura tiene 32 años y la pandemia la empujó a trabajar en casa. Improvisó una oficina en el comedor y, dos metros más allá, el espacio de estudio de su hija de 6 años. Sin embargo, las cosas no funcionaron como había previsto.  “Todo en mi vida ha sido un lío en estos meses. Trabajo el doble y termino el día agotada, de mal humor, con ojeras y habiendo trabajado el triple de lo que lo hacía antes”, afirma.

 

El burnout luego de la pandemia

 

Los trabajadores de todo tipo se han visto afectados negativamente por la pandemia mundial, pero a ciertos grupos de edad les ha ido mejor que a otros. O al menos eso se deriva del informe “La salud mental en el trabajo requiere atención, matices y acción rápida”, elaborado por Oracle y Workplace Intelligence como resultado de una encuesta entre más de 12 mil personas en 11 países. El estudio demuestra que, mientras la incertidumbre permanece, la ansiedad y el estrés alcanzan un punto de inflexión en el trabajo.

 

La Investigación

Se encontró que la pandemia afectó más a los trabajadores más jóvenes y menos a los de mayor edad. La Generación Z, donde se ubican los nacidos después de 1996 y hasta 2012, reportó las tasas más altas de estrés mental, con un 89% diciendo que la pandemia ha afectado negativamente su salud mental, seguida de cerca por el 83% de los Millennials, que son los nacidos entre 1981 y 1996. En contraste, solo el 62% de los Baby Boomers (1946 – 1965) dijeron que la pandemia tuvo un efecto negativo notable en su salud mental. Parte de la razón de este deterioro de la salud mental puede deberse al exceso de trabajo.

 

“Esto es fácil de explicar e incluso lo hemos estado viendo en las consultas. Los más jóvenes han tenido que poner empeño para establecer límites saludables entre el hogar y la oficina. El no tener un horario o un espacio exclusivo para cada cosa  ha trastornado los límites entre uno y otro. Ten en cuenta que, por ejemplo, los Millennials suelen tener hijos, una familia que atender y muchas responsabilidades en el hogar y el trabajo. Mientras, la Generación Z está tratando de obtener nuevas oportunidades laborales o hacerse un mejor lugar en una empresa, con todo por demostrar”, asegura Luciano Enrique Gómez, médico y especialista en Seguridad y Salud Ocupacional.

 

Según el estudio, parece que los trabajadores más jóvenes lucharon más para establecer esos límites entre trabajo y hogar que sus contrapartes más experimentadas. El 66% de los trabajadores de la Generación Z y el 59% de los Millennials informaron que trabajaban más horas a la semana que antes de la pandemia. Comparativamente, el 48% de la Generación X (1965 – 1982) y solo el 31% de los Baby Boomers informaron trabajar más horas.

 

Las horas de trabajo más largas pueden parecer productivas para la empresa, pero afectan a los trabajadores individuales. La mayoría de los trabajadores informó que estas horas de trabajo más largas contribuyeron a tasas más altas de agotamiento. El 33% de la Generación Z y el 30% de los Millennials dijeron estar agotados mentalmente debido a la pandemia. Los trabajadores mayores parecían tener mejores resultados, ya que solo el 21% de la Generación X y el 13% de los Baby Boomers informaron haberse agotado.

 

“Ya sea las aspiraciones de jugar un mayor y mejor rol en sus empresas o el hecho de atender a los niños hace que muchos no logren desconectarse con éxito del trabajo y se mantengan trabajando o pensando en sus pendientes durante todo el día y hasta los fines de semana. Esto finalmente logra un agotamiento que ves reflejado en todos los sentidos y en el que además juega un gran rol la incertidumbre que trae consigo una crisis como esta”, añadió la especialista.

 

Un dato interesante es que, según el estudio, el noventa y cuatro por ciento de los trabajadores de la Generación Z y el 89% de los Millennials dijo que sus problemas de salud mental afectaban su vida hogareña. Solo el 69% de los Baby Boomers estuvo de acuerdo con ese sentimiento.

 

Es un hecho: el estrés y la ansiedad en el trabajo están afectando las relaciones familiares y la salud física. Todos intentamos estar a la altura de los nuevos desafíos que plantea la crisis global, a la vez que nos volvemos más frágiles y vulnerables.

 

 

El burnout y la  Inteligncia Artificial

Tanto la Generación Z como los Millennials tienen más probabilidades que sus contrapartes mayores de recurrir a robots en lugar de personas para apoyo de salud mental. El 84% de la Generación Z y el 77% de los Millennials dijo que prefiere hablar con un robot sobre sus gerentes sobre el estrés y la ansiedad en el trabajo. Este número cae al 62% para la Generación X y al 41% para los Baby Boomers. Además, el 93% de la Generación Z y el 90% de los Millennials quiere que sus empleadores brinden soluciones tecnológicas para respaldar su salud mental.

 

 

Tomemos acciones

Oracle y Human Capital Institute elaboraron una lista de recomendaciones de prácticas empresariales que pretenden prevenir el burnout y mitigar sus efectos. Entre ellas, fomentar el tiempo libre, con herramientas para la fácil solicitud de tiempo de permiso y apoyo en relación con el COVID, adicional a las vacaciones habituales; brindar acuerdos de trabajo flexibles; ofrecer herramientas y recursos que promuevan el bienestar y el autocuidado, como suscripciones a apps de salud, programas de asistencia al empleado y desplegar la formación y beneficios del bienestar con clases de fitness, ergonomía, asesoramiento dietético y orientación general.

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.