La música y el desarrollo de los niños con necesidades especiales

Fecha

, Música

Por Dra. Farida Peña Diná, Maestría Educación Musical Especialista Kindermusik (Educación Musical a Temprana Edad) Foto Fuente externa 

Se reconoce en la música un medio de comunicación y expresión que la hace especialmente pertinente cuando se trabaja con niños que presentan un amplio conjunto de dificultades de aprendizaje.

Según González Halcones, “Hoy en día hablamos de necesidad educativa especial cuando un niño tiene una dificultad para aprender significativamente mayor que los demás niños de su misma edad o si sufre una incapacidad que le impide o dificulta el uso de las instalaciones educativas que generalmente tienen a su disposición los compañeros de su misma edad”.

La música, es una vía de comunicación no verbal, conlleva la expresión de emociones y de acciones que no precisan de una organización lingüística ni de explicaciones; por medio de la música el niño con necesidades especiales encuentra el camino de relación y expresión de sus sentimientos

Con frecuencia, el niño tiene conciencia de la diferencia entre su desarrollo y el de sus compañeros, éste tipo de vivencias afecta directamente a su autoestima. Pero con la música, al ver que pueden realizar las mismas actividades que sus compañeros: cantar, bailar y tocar algún instrumento, empiezan a considerarse miembros del grupo integrándose plenamente en él. La música les da la oportunidad de desarrollar el sentido de grupo y la posibilidad de adaptación social.

Incidencia en el desarrollo psicomotriz. El ritmo y la música ayudan muy directamente al desarrollo de logros psicomotrices: La atención del niño se dirige al tema inducido por el ritmo o la canción y, por tanto, la realización de movimientos o percusiones corporales se facilitan en gran medida.

Beneficios en términos de autoestima 

Cuando la música forma parte de la vida de nuestros hijos, se  ve favorecida su autoestima en los siguientes aspectos:

  • Físico: el niño empezará a valorar sus destrezas físicas.
  • Afectivo: le ayudará a ser más alegre e independiente
  • Social: el trabajo musical fortalece el sentido del trabajo cooperativo, el respeto a sí mismo y de los demás, la tolerancia con los errores de otros y la solidaridad.

Beneficios para la socialización. Numerosas canciones y juegos musicales se hacen en grupo, favoreciendo la interacción con los compañeros.

La música y los ritmos les encantan, les dan seguridad emocional y confianza, pues los juegos musicales les enseñan a compartir experiencias y conocimientos con otros niños. Al cantarle a sus compañeros y participar con ellos en bailes y juegos motrices ayuda a que se integren en las clases

Beneficios para el desarrollo del lenguaje. Uno de los principales problemas es el de la comunicación, les resulta difícil expresarse y relacionarse. Esto parece ser debido a su uso limitado de las palabras.

Con la música, se están desarrollando las capacidades de escucha (discriminación auditiva), memoria, concentración y atención necesarias para seguir una canción, aprenderla y bailarla. Estos son aspectos previos al desarrollo del lenguaje, y cuanto más se estimulen, más facilidades tendrá el niño para adquirirlo.

Es además un gran estímulo durante el periodo de alfabetización, pues cantar sílabas rimadas, repetitivas y acompañadas de gestos, mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra.

Beneficio y más beneficios. Partiendo las actividades musicales, el movimiento y las canciones, trabajamos todas las áreas del conocimiento, por ejemplo, al concentrarse el niño para seguir el ritmo y la letra de una canción, o las secuencias al bailar o tocar un instrumento, se crean nuevas conexiones en su cerebro que, posteriormente, mejorarán su capacidad de aprendizaje en matemáticas, así como en el área memorística.

Algunas propuesta para la casa. Juegos musicales para trabajar la atención, tales como “Estatua” o “Congelado”.

  • La música es una gran forma de hacer que las actividades cotidianas sean más divertidas y fáciles. Inventa canciones acerca de las rutinas de la casa
  • Los cuentos pueden volverse más musicales con efectos de sonido y con instrumentos. Cuando le leas libros que rimen, “canta” las palabras.
  • Inventar nuevas letras para canciones conocidas. (“¡Naranja agria!, ¡Pimpón era un perrito!”)
  • Toquen instrumentos “caseros” mientras escuchan cintas de audio o CD’s y muévanse al ritmo de la música.

 

Es necesario que se rodee al niño de un ambiente musical rico y controlado en estímulos, puesto que esta experiencia sensorial va a favorecer su desarrollo emocional, psico-fisiológico y social.

Utilizando la música y el movimiento como elementos estimuladores y “vehículo pedagógico-terapéutico”, lograremos un mayor equilibrio y desarrollo integral de una forma ludica y muy divertida.

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.