Bienestar 101

Fecha

, Cuerpo & Alma

Por Tess Amiel Medina Rapozo, médico general y asesora de salud y nutrición integral (IIN) Foto Fuente externa 

La Real Academia de la Lengua Española define la palabra bienestar como el “Conjunto de las cosas necesarias para vivir bien”. Pero, ¿qué es “vivir bien”? Bienestar es un concepto integral, es nutrición, pero más allá de lo que va al plato, es salud; pero no solo la ausencia de patologías crónicas, sino todo lo que compete a ésta: salud mental, física y emocional. La realidad es que no puedo darte pasos mágicos para alcanzarlo, pero sí puedo ayudarte a entender el camino desde el respeto más honesto a tu proceso de vuelta a tu esencia y mejor versión.

Aquí claves que pueden funcionarte para recorrer ese camino tan necesitado actualmente.

  1. Somos únicos. Desde la composición genética, hasta cómo reaccionamos, los alimentos que nos sientan bien y los que no; el tipo de actividad física que nos alegra el día, las cualidades que buscamos en la pareja o en nuestro trabajo ideal. Esto significa que el proceso es individual y personalizado.
  2. Somos más que un cuerpoSomos alma, mente y espíritu. Resulta importante integrarlos, entender que todo tiene importancia y que van de la mano.
  1. Nutrición no es solo alimentación. El ambiente familiar y el laboral, las prácticas espirituales, las relaciones de amistad y de pareja son fuentes “nutritivas” importantes. Eso quiere decir que no importa qué tanto kale consumas, si estás en una relación tóxica, no alcanzarás bienestar. ¡Todo influye!
  1. No existe una dieta perfecta para todos. La que que funciona es la que a ti te funciona. Más que nada se deben crear hábitos sencillos y sostenibles con la vida real, con la rutina… que logren un balance entre todas las áreas de tu vida. Lo chulo de esto es que no hay dietas ni regímenes, no se eliminan alimentos, se introducen nuevos con buen aporte, de tal forma que, eventualmente, tú misma dejes de necesitar los que no.
  1. Lo saludable puede ser fácil. Un vaso más de agua al día, puede marcar la diferencia.
  1. Los cambios toman tiempo. Toca trabajar la paciencia y la autocompasión.
  1. Dormir es prioridadPor tanto, adecuar una rutina de higiene del sueño es clave para un día a día con más energía, claridad y productividad.
  1. Respira conscientemente y medita. Está comprobado que aquellas personas que tienen una práctica de meditación, logran mejor respuesta al estrés; incluso hay variaciones en sus niveles de cortisol, la hormona del estrés.
  2. Nuestro organismo es una máquina perfecta, estamos equipados para sanar. Pero debemos darle tiempo y escuchar con atención lo que pide.

Guía rápida para agregar bienestar a tu rutina

1 Hidrátate.

2 Intenta alimentarte conscientemente.

3 Introduce fuentes nuevas de macronutrientes, agrega verde y superalimentos a tus comidas; cambia tus fuentes de proteínas por algunas provenientes de plantas.

4 Nutre tu cuerpo y tu alma. Desarrolla rutinas de cuidado personal posibles para tu día a día.

5 Invierte en relaciones de amistad y de pareja que te sumen.

6 Encuentra esa actividad física que te hace querer repetirla.

7 Desarrolla una práctica espiritual que te centre y te ayude a conectar.

 

 

 

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.