¿Es posible enfermar de amor?

Fecha

, Sexo y relaciones

Por Pandora RD Foto Fuente externa 

¿Quién no ha llorado en nombre del amor? ¿Quién no ha sufrido por una ruptura sentimental, por un amor no correspondido o por un engaño? Probablemente, pocas personas pueden decir: ¡nunca! (por no decir que nadie).

Y es que experimentar este sentimiento (amar) hacia otra persona que no sea un pariente cercano, como los padres, hermanos o hijos, puede “despertar” en el individuo innumerables sensaciones, que si no son bien correspondidas pueden ser fatales para quien no sea retribuido de la misma manera; como suelen decir, “tiene mal de amor”.

Dejar de comer, alejarse de los amigos y familiares, descuidarse en su imagen, tener un semblante triste y una expresión taciturna, son algunos de los “síntomas” más comunes de un “corazón roto”. Por lo que no es de extrañar que los primeros en salir al rescate sean los confidentes (los amigos y la familia).

Sin embargo, a pesar del apoyo moral que se puede recibir de los seres queridos, este estado de agonía puede ser difícil de superar para algunas personas, ya que en cuestiones de amor, el cerebro tiene una gran influencia.

Esto lo avala un estudio realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad Syracuse, en Nueva York, donde desde hace un tiempo vienen investigando la relación entre sentimientos tan humanos, como el amor o la pasión, y su relación con la actividad cerebral.

Llegaron a la conclusión de que además de sustancias como la dopamina y la oxitocina, de las cuales ya se tenía noción de su relación con los efectos del amor en el estado de ánimo, también demostraron que existen distintos tipos de amor y que éstos afectan hasta 12 áreas del cerebro de manera diferente, incluidas aquellas relacionadas con la capacidad intelectual.

Según los científicos, son respuestas emocionales complejas que van desde metáforas sobre el ser amado e ideas sobre la imagen corporal, hasta la tradicional aceleración cardíaca al ver llegar al ser querido. Esto hace que sea un sentimiento complejo, que puede alterar tanto el desenvolvimiento diario, como el metabolismo y las defensas del organismo.

Depende de cómo se viva el amor

Sin embargo, para Ramón Emilio Almánzar, terapeuta de pareja del Centro Vida y Familia, el amor no enferma en sí, sino la forma en la que se vive el sentimiento.

“Se supone que el amor es un sentimiento positivo, que no debe generar enfermedad. Esto pasa porque las personas tienen significados distorsionados del amor y cómo debe expresarse, partiendo de aprendizajes familiares y culturales”, explica Almánzar, al cuestionarle sobre si existe “el mal de amor”.

El terapeuta afirma que el estado de ánimo se ve afectado cuando se ama solo, o es un sentimiento mal vivido, provocando ansiedad, depresión y obsesiones, lo que se manifiesta en el cuerpo.

“Por ejemplo, el amor no es obsesivo compulsivo, lo que pasa es que la distorsión del sentimiento genera ideas obsesivas que luego se manifiestan en compulsiones comportamentales destinadas a reducir la ansiedad que generan las obsesiones”, comenta el experto, a quien pueden consultar en su cuenta a través Twitter @REAlmanzar.

Generalmente, esto es una constante derivada de la personalidad de cada individuo. De igual modo, hay situaciones iniciales que marcan la forma en que las personas viven sus sentimientos, y se puede dar una conjugación entre la personalidad y estas vivencias que marque el esquema vivencial del sentimiento.

“Cuando alguien no es correspondido se puede descuidar de su vida en general. Una de las cosas que se descuida es la alimentación y el aspecto físico, por lo que se puede ver que la persona: o deja de comer o come demasiado, disminuyendo y/o aumentando de peso considerablemente”, dice Almánzar, quien explica que esto ocurre cuando el ánimo de las personas está bajo, que generalmente el apetito tiende a disminuir, y cuando hay ansiedad muchas veces aumenta la necesidad de ingerir alimentos.

Es vital “sanar” las heridas a tiempo

De acuerdo con el terapeuta, Ramón Emilio Almánzar, si estas situaciones no se resuelven a tiempo, las personas pueden caer en un estado depresivo fuerte; tanto, que hasta intentan o piensan en el suicidio. “Lo ideal es que las personas aprendan a vivir el amor desde un punto de vista saludable. Entendiendo que todos tienen derecho a estar con la persona que decidan, y que no se puede forzar a nadie a estar en una relación. Es normal sentirse tristes, pero eso no implica que se tenga que entrar en un estado de deterioro emocional por esta situación”, concluye.

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.