Desvistiendo al personaje: Laura Guerrero

Fecha

, Gente

Por Sophia Sanabria Fotos Fuente externa

En las artes escénicas el vestuario tiene mucha relevancia, pues forma parte de la primera transmisión del mensaje, incluso antes de que los personajes hablen. Lo que llevan puesto nos refiere a una época, a un sentimiento y muestra la personalidad de quien la utiliza.

Conversamos con la diseñadora de modas y de vestuario Laura Guerrero, la diseñadora de vestuario de la película dominicana, Croma Kid, dirigida por Pablo Chea, donde hablamos de este proyecto y sus inicios creando a través de la ropa.

 

¿Cómo iniciaste con el vestuario de cine?

Todo comienza con un corto de unos amigos en la Zona Colonial. Mi amiga, Claudette Lalí, me dice que tiene este proyecto que está produciendo y en el cual estará actuando, y que le encantaría que formara parte del equipo, como diseñadora de vestuario. Yo vengo del mundo del arte y diseño de modas y estaba loca por participar en pelis pero no había tenido la oportunidad, hasta ese momento, en 2010. Fue una película con pocos actores y pocos días de rodaje y me encantó la energía y el trabajo en equipo que sucedió dentro y fuera del set.

 

Tu más reciente es Croma Kid, ¿qué significa para ti haber sido parte de este proyecto?
Croma Kid para mí significa una aventura más con mis amigos. Una obra de arte performática en colaboración con personas que admiro y respeto y tengo la dicha de llamar familia.

 

¿Cómo fue el proceso de inspiración para cada personaje?
Pablo, el director de la peli, me contacta y me explica a lo que vamos: inspiración, época y onda. Me cuenta un poco sobre cada personaje: quiénes son, qué hacen en su día a día y cuál es la historia personal de cada uno. La esencia de los personajes se capta desde el inicio y va evolucionando hasta el final. Tomo referencias literales de personas que existen o existieron; busco inspiración en mi día a día, en pelis, en fotos… Es un trabajo súper chulo, intenso y profundo.

 

“Yo, que soy historiadora de modas, disfruté demasiado creando los looks de los 80’s y principios de los 90’s en una manera no tan común”.

 

El diseño de vestuario es gran parte de la construcción del personaje, ¿cuál fue el mayor reto específicamente para la caracterización de los personajes de Croma Kid?

El mayor reto, honestamente, fue el COVID-19. Tener que trabajar con menos de la mitad del tiempo que usualmente tenemos por toque de queda y horarios cortos no fue nada fácil, aún así, puedo decir ¡lo logramos!

¿Con quiénes colaboraste a la hora de diseñar el vestuario de los personajes, con el director o con los actores? Fue una colaboración entre todos, realmente un trabajo en equipo. Producción, dirección, actores y yo.
Lauramelia nos prestó algunas piezas de ropa de sus abuelas, las cuales terminaron siendo prendas imprescindibles para Brandon (David Mahler), también ropitas de sus hijos, todas llenas de historia. Pablo nos prestó piezas únicas y propias de él, con historias y memorias muy queridas por igual.
Los actores colaboraron con ideas y también con piezas que consideraban enriquecedoras para sus personajes. Por ejemplo, con Nashla Bogaert y su vestido rojo: yo había diseñado unas aperturas en los costados del vestido pero cuando ella empezó a ensayar el baile con el vestido puesto, se dio cuenta que las aperturas funcionaban mejor en otro lugar, y así fue. Le quedó bellísimo y ella estaba súper cómoda para unas escenas muy demandantes.
Todas esas piezas queridas hicieron de la peli un proyecto íntimo y familiar, lleno de grandes recuerdos.

 

¡El vestuario de Croma Kid está increíble! ¡Ya verán!

 

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.