Tolerancia, compasión y bienestar integral

Fecha

, Redes Sociales

Colaboración Tess Amiel Medina Rapozo (@tessamiel), Médico general y Asesora de salud y nutrición integral (IIN) Foto Lightspring

La generación de la exposición selectiva, así le pondría yo a esta, si me preguntaran. Las redes, la información de tan fácil acceso, la situación en la que se encuentra el mundo y la nueva “normalidad’’ han dejado relucir una gama de colores nuevos e interesantes de las personas y las situaciones.

La vida entera se ha puesto en perspectiva. Para algunos esto ha sido la mayor y perfecta oportunidad para hacer trabajo de introspección, conocerse y tal vez, por primera vez, entrar en conversación con esa soledad elegida que da el estar cómodo con uno mismo.

Hay quienes se han dedicado a explotar cualquier talento oculto, habilidades culinarias, artísticas…, pero también están aquellos a quienes el virus le agregó horas al día, brindándoles una excusa idónea para colocar el foco fuera, y usar el ocio como un arma para generar controversia, para emplear toda su energía en otro y no de la forma más positiva.

Al abrir el maravilloso portal que es cualquier red social, inconscientemente uno abre una ventana a una parte de su vida, pero he aquí el detalle: cada quien decide qué versión de sí quiere mostrar. Pero más que eso, cada uno decide cuáles batallas no postear, por ello lo que explicaba al principio sobre la exposición selectiva. Lo no tan fabuloso de nuestras vidas, las dificultades, los miedos, las inseguridades… es mejor no ponerlas en un feed, porque marcan, generan preguntas y comentarios que no siempre vienen desde el mejor lugar. Esto lleva a que nos equipemos de herramientas emocionales y de comunicación asertiva, para responder adecuada y responsablemente.

A propósito de lo antes expuesto hay una frase muy popular que reza: Sé amable con todo el que encuentres, todo el mundo está peleando su propia batalla. Esto, en un término simple, se conoce como empatía, es decir: “La participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona”. En esta conversación también entran otros “participantes”: la tolerancia y los límites claros y saludables. ¿Hasta qué punto mi relación con las redes es saludable? ¿Hasta dónde le estoy dando permiso a comentarios externos afectar o más bien influir en mi bienestar? ¿Qué tanto poder tiene un “me gusta” sobre mi actitud ante la vida? ¿Qué tanta presión me pongo por conseguir ser ese personaje que admiro por redes? ¿Qué tan empático soy con otros y conmigo en el mundo digital? ¿Cuánto cuesta mi bienestar y qué tanto estoy dispuesto a sacrificar?

Pregúntate y responde con honestidad, pero también quisiera que te cuestionaras qué puedes hacer para cambiar esa situación y cuáles limites no están tan claros. Qué parte de ti requiere trabajo, cuáles situaciones están siendo espejo de asuntos internos por resolver y en cuál área de tu vida se refleja más: en tu alimentación, en tus relaciones interpersonales, en tu trabajo, en tu autoestima o hasta en tu manejo de finanzas personales, pues todos estos aspectos forman parte de tu bienestar.

 

Continúa leyendo aqui: Pandora 

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.