#WCW Gaby de los Santos

Fecha

, Entrevistas

Por Alexandra G Roca Foto Fuente externa

La vocación de trovador permanece hoy en día, y de ella han nacido grandes artistas que llenan los silencios ensordecedores y alumbran las penumbras de la noche.

Gaby de los Santos, es una trovadora que le pone melodía y voz a sus letras. Esta dominicana, tiene una personalidad que irradia luz con sus ocurrencias y transparencia y crea un sonido que te llena de paz. Si te pones los audífonos, le das a play y cierras los ojos me entenderás.

A sus 28 años Gaby ha entendido que la muerte llega, el amor se enfrenta, y a las puertas no se les da la media vuelta.

Sin más preámbulos hoy en nuestro WCW tenemos a la cantante dominicana Gaby de los Santos contándonos sobre sus vivencias en el mundo de la música.

Edad –  28 años

Profesión (si tienes otra además de cantante) – animadora 

 

República Dominicana tiene muchos artistas talentosos, ¿Cómo está la industria para esta nueva generación? ¿Crees que para crecer como artista eventualmente debes salir del país, por ejemplo irte a México cómo hizo Giorgio Siladi o Alex Ferreira? Creo que la industria en general está pasando por un momento bastante fuerte por la pandemia, al igual que todo el mundo. Estamos todos reinventándonos y buscando la manera de exponernos como se pueda porque una gran parte de nuestro trabajo se remunera en conciertos en vivo y esta también es la “mejor” forma de conectar con una audiencia.

Salir del país es parte importante para presentar lo que uno hace a otros mercados. Honestamente, no sé si para crecer hay que vivir fuera del país. Entiendo que para muchos es lo ideal porque su género musical no es tan popular localmente. Ahora bien, las redes son una herramienta excelente para cruzar fronteras sin moverte de tu casa. Viendo los datos demográficos de tu audiencia, evalúas si para ti valdría la pena mudarte o no.

¿Aprendiste a tocar y cantar de forma empírica o te formaste? Tomé clases de guitarra cuando era adolescente pero no era consistente. Se me quedó la memoria muscular en las manos pero no tengo muy buena memoria para la parte teórica. Aprendí de nuevo a los 22 años, de oído, tratando de componer canciones propias.

Recibí clases de canto por un tiempo con profesores que admiro mucho y no sé cómo me aguantaron. Nunca me he considerado “cantante”, soy más una narradora.

Me inscribí en el primer cuatrimestre de la licenciatura de Música Contemporánea en la Unphu y solo pude completar ese porque no me daba el tiempo con el trabajo…y sin el trabajo no me daba el bolsillo jajaja.

¿Qué instrumentos tocas? Toco la guitarra, un poco de teclado y estoy aprendiendo a tocar puertas.

 ¿Qué tan importante es estudiar? A pesar de que hay personas con talento innato, considero que estudiar es sumamente importante. La creatividad toma un impulso increíble y se abren puertas que ni sabías que estaban cerradas. Es crucial entender que siempre tenemos espacio para crecer y mejorar.

¿Cómo conectaste con tu pasión por la música? Desde pequeña ha sido una de mis pasiones. Mi mamá es compositora y siempre me ha enseñado lo hermoso que puede ser traducir sentimientos en palabras.

¿Por qué dedicarte a ella? Siento que ha sido la manera más sincera de expresión que he encontrado. Me encanta conectar con personas y hacerlas sentir empatía. Les ofrezco conversación, que es algo que muchos de mis ídolos hicieron conmigo en momentos de mi vida en que habían cosas que yo no sabía expresar o interpretar.

A nivel musical y personal, busco crear una comunidad honesta, en donde ninguna inquietud sea ajena.

 ¿Qué escuchas en un día normal? Escucho música muy diversa, hay días que amanezco con sed de rock y otros con hambre de boleros.

Dices que la animación representa tu alter ego, háblanos un poquito de esa parte de tu vida. Siempre he sido fanática de los dibujos animados. Me ha costado irme por un solo camino artístico y siento que la animación puede abarcar los que más me gustan.

Esta rama del arte necesita que uno le dedique mucho tiempo y hay que tener muchos conceptos bien afianzados para tener un producto final de calidad. Me falta muchísimo por aprender.

Vámonos en detalle…

 ¿Tus canciones son autobiográficas? La mayoría.

¿Hace cuanto tiempo formaron la banda? ¿Y cómo se fueron uniendo? En la entrevista de Guarevel dijiste que Guillermo fue quien te puso a tocar ¿cómo se dio? He contado con muchos músicos aportando a mi proyecto. La primera banda que me acompañó se formó en 2015 junto a Guillermo Casado, Giancarlo Simó y Giordani García. Luego, por cosas de la vida, ha ido variando.

Guillermo Casado siempre ha sido mi constante, fue quien me impulsó a tocar y a compartir lo que hago. Le mostré una de mis canciones y comenzó inmediatamente a darme tips, a impulsarme a escribir más y a explorar con nuevas melodías. Siento que él y yo somos muy parecidos en la forma de sentir las cosas. Nos entendemos muy bien.

Luego de tener canciones que nos gustaran suficiente a ambos, se fueron uniendo músicos a colaborar con los arreglos. Siempre me ha interesado involucrar a una banda porque me encanta la conexión que se crea al tocar en conjunto. Se siente crudo, real y orgánico. Las canciones pasan de ser mías, a ser de un equipo. Cada persona pone parte de sí en las piezas y eso se siente.

Mi banda de hoy está compuesta por Guillermo Casado (productor, teclado, percusiones, voces de coro y sonidos misceláneos), Surya Cabral (co-productor musical, guitarrista y voces de coro), Alejandro Grullón (baterista), Freddy Navarro (bajista), Laura Montero (flauta y voces de coro) e Isabella Bretón (manager). Me siento muy agradecida de tener amigos que hayan querido crecer conmigo.

¡Hormigases! Es un disco muy particular, pues las canciones van narrando la evolución de un duelo. ¿Te tocó vivirlas? ¿Cómo se dio este disco? Narra el duelo por el que pasé luego de que mi abuelo falleciera, quien era mi mejor amigo. Lo compuse y produje en mi habitación 4 años después, buscando canalizar sentimientos que no había expresado y que me estaban nublando todo lo demás en la vida. Fue una manera de sanar.

 

 Háblanos de ”Mentira”, dijiste que era una canción de ti para ti. Mentira es una canción que nos invita ponernos en los zapatos del otro antes de reaccionar. Yo solía ser una persona muy impulsiva y me encantaba correrle a las cosas. Si algo me hacía sentir incómoda, lo sacaba de mi vida completamente. No me importaba cambiar todos mis medios de contacto para llevarlo a cabo ni mudarme a otro lugar.

Luego de escuchar y vivir la otra cara de la moneda, he hecho un esfuerzo por conversar las cosas y por seguir cosechando una relación a pesar de piedritas que inevitablemente nos harán tropezar en la vida. Estoy aprendiendo a expresarme mejor y a cogerle cariño a levantarme otra vez.

De esto trata en general el EP que estaré lanzando en otoño, Tropezando”. Contará con 7 piezas. A finales de agosto les estaré mostrando otra de las canciones, que al igual que “Mentira”, formará parte del mismo. Se titula “Reversa”.

¿Tu animaste el video Mentira? Sí, fue uno de los imprevistos de cuarentena. Se suponía que el video era otra cosa totalmente diferente pero implicaba un equipo de personas y las condiciones actuales hacían de esa realización un acto irresponsable.

¿La cuarentena ha sido una aliada para componer y crear? Usualmente estoy componiendo pero la cuarentena me ha regalado el tiempo para analizar mejor mis composiciones y para definir mejor el proyecto.

He tenido que aprender a usar muchas herramientas nuevas para llevar a cabo los lanzamientos que tenía pautados para este año porque ameritaban recursos que ahora no están a mi alcance.

 Brevemente

Tres datos de tu banda Honesta, dedicada y divertida.

Algo que no cambiarías de ti No me cierro al cambio pues es necesario para el crecimiento. Es parte de la vida.

Una palabra que defina lo que sientes cuando tocas Escalofríos.

 

Lee y descarga gratis
la reciente edición de Pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.