Génesis Ruiz: Del resort wear a la producción de mascarillas

Fecha

, Hecho en RD, Moda

Por Sophia Sanabria Fotos Fuente externa

En tiempos de incertidumbre, a nivel comercial solo sobreviven los negocios que tienen la capacidad de ser flexibles y ajustarse a los tiempos adaptando su oferta a las demandas del mercado sin perder su esencia en el proceso. Un ejemplo de esto, es la marca de piezas “resort” GR, de la diseñadora Génesis Ruiz.

Con la llegada de la pandemia a nuestro país justo antes de unas de las temporadas más altas de la marca a nivel de ventas, Semana Santa, Génesis se vio en la necesidad de reinventar su negocio con miras hacia el presente y el futuro cercano, y pasar a la creación y confección del accesorio más requerido este año: las mascarillas.

En esta conversación, la diseñadora nos cuenta sobre su marca GR y la evolución, que como la mayoría de las marcas, ha tenido que atravesar para asegurar la rentabilidad de su negocio y el empleo de sus colaboradores.

¿Cómo surge tu línea GR?

Cuando tome la decisión de dejar mi trabajo y emprender, cree una marca llamada ziurwear que fue con la que me lancé en 2018 luego de haberme graduado como diseñadora de moda, una marca de trajes de baños y accesorios de playa. Hice mi primer desfile en el Hotel Catalonia dentro del marco de la feria VEST International. Ese mismo año fui seleccionada por el Ministerio de la Juventud y el RDFW para participar en dicha plataforma, pero para esta colección no quería enfocarme en trajes de baños, sino más bien poder incluir otros tipos de prendas sin perder ese toque tropical y veraniego que me representa. Fue así que nació “GR”, una marca completamente resort con piezas frescas, coloridas y con estampados tropicales.

 

Crecí entre máquinas y modistas, tanto mi madre como mi abuela materna, cosían. Ellas han sido mi fuente de inspiración, han marcado mi estilo y lo que es trabajar con calidad tratando de hacer la diferencia en cada creación.

 

¿Por qué apostar por el resort wear?

Cuando empecé a hacerme mi propia ropa, uno de mis mayores enfoques era aprender a hacer trajes de baño, perfeccionarme en cuanto a patrón y confección del mismo, tenía una regla y era no repetir el mismo outfit y bañador cada vez que iba a la playa. Por eso digo que desde que tengo uso de razón he apostado al resort wear, siempre ha ido mi categoría favorita dentro de la moda.

Al diseñar trajes de baños, ¿con cuáles siluetas trabajas?

Puedo decir que he trabajado con todo tipo de siluetas (risas), ya que mi fuerte está en crear piezas a la medida, lo cual ha sido un reto para mí debido a que nuestra isla tiene de todo un poco. Vivimos en un país donde las mujeres son en su mayoría bajitas, con mucha cadera, y poco busto. Entonces, mi objetivo siempre ha sido crear una línea esbelta que moldee la figura.

 

Los estampados tropicales son mi debilidad, pero me encanta agregarle un toque de artesanía, por eso aplico en mis telas pinturas, bordados y técnicas diferentes.

 

¿Qué sentiste cuando te enteraste que la producción de Semana Santa podría quedar estancada?

Fue un tiempo en que sentí un poco de pánico porque acababa de montar mi taller y preparando la producción para los días de asueto; el Covid-19 me agarró fuera de base.

La decisión de detener nuestra producción de trajes de baño y ropa para producir mascarillas se tomó para resolver un problema actual, como lo es la escasez y el costo elevado de las mismas. Esto ha sido una oportunidad que no solamente nos ha beneficiado como marca sino que también hemos podido dar trabajo a personas que estaban pasando por una situación económica crítica a raíz de la situación en que nos encontramos. Estos momentos son para que nos ayudemos unos con otros.

Me sirvió mucho analizar mis metas y así poder adaptarlas a las situaciones actuales y cambiantes. Darnos cuenta de que no nos debemos limitar a hacer una sola cosa, debemos sincronizar nuestras metas a los cambios constantes. De lo contrario, tendremos que enfrentarnos a la decadencia económica.

 

¿Cómo fue el “momentum” en que esta idea fue concebida?

Todo empezó porque mi madre y yo estábamos preparando las mascarillas para nosotros en la casa, con los retazos de las telas de trabajos pasados. Una vez ese proceso acabado, lo publicamos a través de redes sociales y mandamos algunas fotos de nosotras usando las mascarillas a nuestros amigos y familiares, en ese entonces empezamos a tener pedidos de una manera descontrolada. Fue ahí cuando vimos que toda crisis trae consigo una oportunidad. Se evidenció que producir mascarillas es una manera de sostener el taller y de ayudar a otros al acceso de mascarillas a un bajo costo.

 

¿Cuáles son los planes para “GR” luego de la pandemia?

Quiero afianzarme en nuestro mercado local y cruzar fronteras, llegar a un mercado internacional.

 

 

 

 

 

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.