Juanita Vanoy: la enigmática exmujer de Michael Jordan que no fue invitada a ”El último baile”

Fecha

, Famosos

Por Carlos Megía (SModa) Foto Fuente externa 

A falta de deporte en directo y de nuevos lanzamientos en las salas de cine, durante las semanas de confinamiento un estreno ha sabido conjugar mejor que ningún otro las sensaciones que ambas industrias despiertan en sus espectadores. El último baile (The last dance), el documental de Netflix que narra el último año de la dinastía de los Chicago Bulls en la NBA y el grueso de la carrera de su figura por antonomasia, Michael Jordan, se ha convertido en un éxito global despertando el interés tanto de los amantes del baloncesto como de aquellos intrigados únicamente por su indagación en los aspectos más íntimos de la poliédrica estrella. Sin embargo, en la exuberante colección de testimonios de las personalidades claves alrededor de Jordan hasta aquel 1998, hay una ausencia que resuena por su relevancia a la hora de entender al personaje: la mujer con la que el deportista estuvo casado 17 años, Juanita Vanoy. Esta es la historia de la única que no ha sido invitada al último baile de Michael Jordan.

En 1985, un joven Michael Jordan recién salido de la universidad jugaba su primer año como profesional en la ciudad de Chicago. Juanita, la quinta de seis hermanas de una familia humilde del sur de la ciudad, trabajaba en aquel entonces como prestamista en una entidad bancaria. “Trabajadora” y “ambiciosa” son algunos de los adjetivos con los que los periodistas definían a esta veinteañera que, según su círculo cercano, nunca se olvidó de dónde venía. Su primer encuentro con la futura estrella global tendría lugar en un restaurante de la ciudad, en una cena con amigos comunes, y no tardaron en comenzar un romance. A pesar de que Jordan le propuso matrimonio en varias ocasiones, no sería hasta 1989 cuando pasaron por el altar en una boda más digna de la trama de una comedia cinematográfica que de una estrella del deporte: en una capilla de Las Vegas a las tres y media de la mañana. Ambos vestían vaqueros.

Antes de eso, la pareja ya había pasado por un importante conflicto en su relación. Un año antes, Juanita, embarazada de cinco meses, se vio obligada a contratar a un abogado para exigir al deportista que admitiera la paternidad del hijo que esperaba, después de evadir cualquier tipo de colaboración. La estrella de los Bulls terminó reconociendo unas semanas después a Jeffrey, el que sería el primero de sus tres hijos con ella. Marcus le siguió en 1990, y Jasmine, dos años más tarde. Durante los años que estuvieron juntos, Juanita se convirtió en una figura casi inescrutable para la prensa, haciendo gala de un celo por la privacidad que la ha acompañado hasta nuestros días. Según admitiría el propio deportista, ella ejercía como “la parte más estricta de la relación”, encargada de poner espacio entre Jordan y sus fans. Juanita adoptó un segundo plano en los momentos de gloria de su marido y un mayor protagonismo en los puntos más bajos del baloncestista: en su pronta retirada de las pistas o cuando fue acorralado mediáticamente por su supuesta adicción al juego y a las apuestas. “Cualquiera que conozca a Juanita te dirá que nunca se vio intimidada por Michael, nunca le cegó el dinero y la fama del legendario jugador”, escribió Lois Romano en 2002 en el Chicago Tribune.

 

Sigue leyendo en Smoda.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.