8 tácticas infalibles para posicionar tu marca digital

Fecha

, Columnas

Colaboración Viena Divaluna, estratega digital y periodista

Hay una frase muy conocida en el sector del branding, que dice “que la marca personal es eso que dicen de ti cuando abandonas la habitación”. Yo prefiero ser más específica y decir que es el cómo contribuyes en tu industria y dejas huellas mediante tus conocimientos, fortalezas, atributos, valores y pasiones…y lo comunicas. No siempre lo que se dice de una persona en una habitación, es cierto o le hace honor.

Por eso, una estrategia de marca personal sólida comienza por obtener: conocimiento, experiencia, respeto, una visión y –en el mejor de los casos– certificaciones y títulos. Luego sigue por definir, planificar y ejecutar lo que harás en digital para que todos conozcan lo que has obtenido y sabes. Eso, evitando en ser como unos jeans azules… es decir, debes alejarte de ser común. La idea es proyectarte de una forma con algún sello distintivo.

¿De qué sirve tener una marca personal o visibilidad muy definida en digital?
Oh, de muchísimo. Pues, aunque muchos no lo crean para lo que más sirve es para destacarse a nivel profesional: para generar confianza en los que te contrataron o potencialmente te pueden contratar, para generar credibilidad en clientes y posibles clientes, para destacarte en tu industria con un mayor alcance de personas, para conocer aliados o pares incluso de otros países, estar a la vista ante oportunidades comerciales, para independizarte, ser un referente… En fin, razones hay.

Para lograr tener esa visibilidad digital bien definida, recomiendo tener algunas cosas en cuenta. Unas muy sencillas, otras que se escuchan/leen sencillas pero que en el día a día pueden ser tediosas. En total, aquí te dejo 8 cosas básicas para manejar tu visibilidad digital:

 

1.Identificar qué eres o qué quieres ser. Nadie da de a mucho de lo que no tiene o sabe. Y si lo hace, será hasta que un día se ponga en evidencia y en digital eso puede pasar fácilmente. El primer error es querer trabajar la marca personal o la visibilidad atada a nada. Y ojo, no es tener títulos en la NASA… pero, pongamos un ejemplo: si quieres trabajar tu marca personal como una pastelera, piensa en todo lo que necesitas para convertirte en la mejor pastelera. ¿Debes tomar 20 tutoriales en Youtube? ¡Hazlo! Pero cuando salgas ante todos, se debe notar que lo que eres lo has obtenido y no lo estás inventando.

 

2.Busca un propósito. Trabajar una marca personal sólo por vender más, puede ser un esfuerzo más efímero que un sueño en el que te ganaste el loto y te casaste con alguien de Hollywood. Lo ideal es crear un mensaje o un propósito social, que pueda perdurar en el tiempo y en la evolución de las plataformas digitales. Vender puede depender de muchos factores que te pueden desanimar en el camino y que se puede frustrar si cambian las funcionalidades de Instagram (por poner un ejemplo), pero “ayudar a que otras mujeres puedan hornear sus propias galletas saludables y no caer en diabetes” puede impulsarte a tener una razón más allá del dinero para mantenerte en pie, aún cuando se te pongan difíciles las cosas y salgan nuevas plataformas. Además, el propósito puede ser algo que otros perciban y si perciben que es algo genuino, la gente suele conectar más contigo.

 

3.Identifica tus áreas de especialización. Si ya sabes lo que eres o quieres ser y tu propósito, es muy probable que sepas cuál es tu área. Aun así, hay gente con múltiples talentos que quieren hablar de todos en sus redes sociales. Lo ideal es que, aunque sepas 10 cosas selecciones las que formen una que pueda venderte en dos o tres palabras. Imaginemos que eres entrenadora de ejercicios, que sabes cocinar, bailar, que hiciste un curso de ciencia espacial y que vendes tamboras. Entrenadora se puede mezclar con la cocina saludable o que tus ejercicios son a ritmo de tambora en una frase tipo “Te entreno con tamboras”, pero por lo demás será muy difícil comercializarte y posicionarte en la cabeza de otros si agregas todo lo que sabes. Elige lo que pueda posicionarte y que haga un híbrido interesante para los mensajes constantes. Habla de lo otro como “algo extra que sabes”, pero no como tu foco de comunicación. No quieras jugar todas las bases.

 

4.Si te decidiste, la consistencia es clave. Si ya tomaste la decisión de trabajar en tu marca personal o visibilidad, no quieras tener la misma frecuencia que las etapas de la vida: hiciste algo en la adolescencia y lo siguiente en adultez. ¡No! Debe ser algo constante… como una güira en un merengue zaquizá-zaquizá… sólo así podrás ir obteniendo el retorno de lo que comunicas, pues irás posicionándote en la cabeza de muchos en el tema en el que te manejes.

 

5.Elige dónde te conviene estar. No eres arroz blanco. No puedes estar en casi todos lados. Lo ideal es estar estratégicamente en las plataformas y redes sociales que ayuden a que logres tus objetivos (posicionarte, atraer clientes, generar credibilidad, etc.). No pierdas el foco estando en todos los canales.

Pregúntate dónde pasa el mayor tiempo la gente a la que quieres llegar y dónde podrían seguirte y conectar contigo. Evita caer en la trampa de crear un perfil en una red que sabes que no podrás sostener.

 

6.Comparte contenido de lo que sabes de forma regular. Aprovecha los canales digitales, y muestra tu especialidad… comparte ciertos tips, trucos, anécdotas y experiencia. Así la gente podrá ir conociendo todo el conocimiento y pasión que tienes en lo que te dedicas… podrán ver cuáles son tus puntos de vistas y cómo te diferencian ante otros. Ojo, no es que únicamente hables de ti y que eres la mejor persona en lo que haces. No quieras ser la “prota”… o sea, protagonista siempre. Busca un punto de equilibrio de compartir lo que sabes sin mucho ego. Y hazlo regularmente, para construir y atraer.

 

7.No comuniques de forma estática. Cierto es que es mucho más fácil publicar una foto y responder un comentario simple con un “Gracias” y un “Ok”, pero algo de trabajar la marca personal es demostrar cómo piensas. Así que, de vez en cuando expón tus ideas en videos o comentarios más profundos. Ahí es que se nota y se dividen los expertos de los impostores.

 

8.No ames el eco de sólo publicar. Recuerda que las redes sociales fueron diseñadas y pensadas para socializar. No quieras sólo hablar tú y recibir tu propio eco. Conecta continuamente con otros líderes de tu industria, coméntales en sus publicaciones, comparte sus contenidos interesantes… participa en las conversaciones. Sigue cuentas con mensajes similares al tuyo para escuchar sus versiones. Esta es una de las formas más rápidas de comenzar a posicionarte y estar en contacto con lo que sucede en tu campo.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.