Melissa Espaillat crea ayuda para fruteros

Fecha

, Gastronomía

Por Alexandra G Roca Foto fuente externa

El dominicano es solidario por naturaleza, y la crisis causada por el Covid-19 lo ha demostrado, a través de las fundaciones o de quienes de forma autónoma deciden colaborar con alguna causa. Melissa Espaillat, CEO de the Gourmet Lab vio un nicho, por así decirlo, una forma distinta de ayudar a una parte de la sociedad que nos brinda un servicio todos los días pero que dependen de los ingresos que generen en ese momento, hablamos de un sector informal, el de los fruteros.

Espaillat está colaborando con estos de la forma en que mejor sabe, supliéndose de sus productos para con ellos seguir brindando el servicio de su empresa, y crear una cadena de ayuda.

Conversamos con Melissa para que nos explicara la iniciativa y nos dijera como nosotros podemos colaborar.

¿De dónde surge la idea de apoyar a los fruteros? Surge de una inquietud muy personal, de reflexionar sobre estas personas que dependen directamente de que la gente esté en la calle para llevar su sustento diario. Ahora que la gente está en casa, los clientes potenciales disminuyen pero sus necesidades básicas se mantienen. Pero quería poder comprar un monto que significara algo para ellos, y viendo todo lo que tenía se me ocurrió la idea de compartirlo!

¿Cómo lo estás haciendo? De una forma muy básica, no lo planifiqué estratégicamente. Simplemente la idea es comprarles lo que tengan dando prioridad a productos que tal vez estén a punto de perderse pero yo pueda darles uso. Con eso que compro preparo recetas y las vendo a un precio solidario para volver a comprarles y seguir con el círculo vicioso de cooperación.

A muchos les da miedo adquirir productos o comida de la calle por la manipulación y el miedo al contagio ¿cómo lo manejas? Me cubro lo más que puedo, paso el efectivo justo para no tener devuelta, y la compra me la colocan directo en el baúl del vehículo para que no haya contacto directo. También destaco que no convivo con personas en riesgo, de lo contrario no podría hacer este tipo de iniciativas.

¿A qué fruteros le compras? Mi método ha sido bastante orgánico, salgo por mi barrio y los aledaños y voy parándome cada vez que encuentro un frutero.

Trato de variar, pienso que es mejor repartir la colaboración entre varios, pero me he mantenido dentro de los alrededores de donde vivo por temas de logística.

¿Cómo podemos colaborar? Adquiriendo alguna de las preparaciones que elaboro con lo mismo que compro a los fruteros. Por redes sociales publico lo que tengo y luego coordino con los interesados la entrega.

Tu que trabajas con alimentos ¿cómo los desinfectas y guardas? Desde que llego, los meto en una cubeta con agua y solución desinfectante, y los proceso directamente (pelarlos, cortarlos y guardarlos en nevera y freezer). Los guineos por ejemplo les paso una toalla con solución desinfectante. Además, todas las preparaciones de las compras de los fruteros incluyen la cocción completa de los ingredientes.

Sobre The Gourmet Lab y Melissa Espaillat 

¿Qué podemos encontrar en The Gourmet Lab?  Principalmente productos artesanales y regalos Gourmet personalizados, pero el concepto de la marca es una especie de Laboratorio, por lo que también experimentamos con la preparación de platos y distintos tipos de servicios personalizados relacionados con lo que vendemos.

¿Cómo ha crecido en estos tres años? Nos hemos mantenido como un negocio boutique, por la naturaleza artesanal de los productos y servicios, pero mantenemos una clientela fiel y creciente de amantes de la comida, del disfrute de los productos de calidad y de las cosas lindas.

¿Cómo tu negocio se ha visto afectado por la Pandemia? Y ¿cómo te ha afectado a ti? A pesar de que mucha gente está buscando formas de facilitarse la vida en lo que a comida se refiere, el confinamiento nos ha dificultado la producción, ya que en casa tengo un mínimo de equipamiento y no tengo ayuda. El reto ha sido poder reinventarnos y mantenernos relevantes con los medios limitados que tenemos ahora mismo.

A mí personalmente me ha invadido la ansiedad muchos días, la incertidumbre y los nervios de querer hacer más, de trabajar más, de mantener los negocios a flote y controlar lo incontrolable. Pero la cocina ha sido un buen refugio y distracción(si ignoro la fregada).

¿Qué ha cambiado en ti durante este proceso? Por un lado el respeto al otro y al lugar en que se encuentra. Es fácil juzgar desde una posición de comodidad, pero también a veces hay que ponerse en los zapatos de quienes necesitan un ingreso diario simplemente para sobrevivir, y lo hacen de la forma más digna que conocen. Por otro lado, me ha ayudado a ejercitar la creatividad y a sacarle el mejor provecho a los ingredientes que tengo de una manera diferente y fuera de lo que generalmente preparo.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.