Labores entre dos

Fecha

, Familia

Por: Pamela Toribio Foto: Fuente externa

Estamos viviendo un tiempo donde la unidad familiar, si no lo era, se ha vuelto lo más importante para subsistir. Llevarnos bien con nuestra pareja y trabajar en equipo, es lo que hará podamos mantener el orden en el hogar.

Para lograr este objetivo, el terapeuta sexual y de pareja, Ramón Emilio Almánzar, recomienda hacer una lista de tareas a realizar por cada uno de los miembros que componen la familia, incluidos los niños dependiendo de la edad. Negociar de manera justa qué hará cada quien y cuándo. Escribirlo es importante porque queda constancia de lo establecido.

Existen casos donde algunos hombres se muestran escépticos a colaborar con las tareas del hogar, en torno a esto el experto explica que tiene que ver con la crianza y el aprendizaje de la masculinidad. Generalmente en las familias crían a los varones con muchas libertades, que luego en sus propias familias tienden a repetir el patrón.

En estos casos el experto recomienda a la mujer asumir lo que ella entiende que le corresponde y no hacer cosas que le parezcan injustas. Es difícil que alguien pueda controlar lo que su pareja deja de hacer, lo que no debe es asumirlo y hacer lo que le corresponde a ella y también al otro.

Debemos reconocer que estos casos se han vuelto minoría, ya que en la actualidad se ha visto el avance en cuanto al cambio de mentalidad. Estamos viendo padres amantes de la cocina y más involucrados en la crianza de los hijos. El terapeuta explica que es un asunto de generaciones, mientras avanza el tiempo vienen nuevos modelos de crianza, que son más flexibles y abiertos en relación a la equidad de género.

En una familia todos los miembros deben tener responsabilidades asignadas. El problema es que lo que estaba establecido antes de la situación actual, sería muy ingenuo pensar que se va a resolver por estar todos en cuarentena.

Almánzar señala que este es un momento muy difícil para hacer cambios, ya que la tensión está muy elevada. Es probable que los sistemas exacerben  sus creencias, en el entendido de que el cerebro de casa está en modo sobrevivencia. Obvio, que no quiere decir que pueda pasar algo diferente. Hablar educadamente siempre es la mejor opción, pero puede haber mucha reactividad.

La única solución que el terapeuta encuentra para lidiar con personas renuentes a colaborar es hacer terapia. Actualmente se están ofreciendo online, precisamente para situaciones que se están generando en las relaciones de pareja y la familia.

Definitivamente en estos tiempos la tecnología es nuestra mejor amiga para calmar la ansiedad que produce el cambio de rutina. Lo ideal es buscar recursos en internet sobre meditación, relajación, etc. En el caso ideal, también se puede aprovechar este tiempo para hacer sesiones de psicoterapia por videollamada. De igual modo, aunque estés en casa, recomendamos buscar una que otra actividad de esparcimiento fuera de lo que son las tareas del día a día para que puedas drenar las energías.

 

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.