Navidad fuera de casa

Fecha

, Familia

Por Pamela Toribio Foto Fuente externa 

Virginia, dominicana radicada en Canadá desde hace un año, nos cuenta que no pasar la Navidad con su familia la hace sentir triste, o más bien, nostálgica. Aunque se encuentra junto a la familia de su esposo, que la ha hecho sentir como en casa, su núcleo siempre le hace falta especialmente en esta época porque era su favorita para compartir.

La terapeuta familiar y de parejas del Centro Vida y Familia Ana Simó, Patricia Reyna, nos explica que los que se encuentran fuera del país buscan compartir entre sus semejantes, como es el caso de las comunidades latinas o con personas cercanas en el país de acogida. Lo que sí asegura es que estar solos no es la mejor opción, sino socializar.

Según nuestra experta, es normal que al principio la persona pueda sufrir un duelo, propio de dejar atrás todo aquello que se ha construido: familia, trabajo, amigos, hogar… También se puede sentir culpa a causa de alguna crisis, pérdida familiar o alguna otra situación que genere el sentir de querer estar presente sin poder. Lo mismo pasa con los hijos y la ausencia física en el proceso de crianza.

El autocuidado de las emociones es importante para no caer en un duelo patológico producto de la migración, que en algunos casos puede llegar a depresión y dificultades de adaptación.

Cómo sobrevivir

Un elemento clave es la tecnología, la cual ha favorecido el acortar distancias y ausencias. Utilízalas para estar conectados con sus seres queridos y mantener una comunicación constante genera una sensación de estar presente aún en la distancia. Además, Reyna recomienda integrarse a grupos sociales o comunitarios. Compartir con los amigos del trabajo o en el lugar donde se reside, asumiendo parte de las costumbres del país de acogida.

Lo que debes saber

Al tomar la decisión de emigrar es necesario que se aboque a los elementos positivos que benefician la calidad de vida que puede ofrecer en la parte laboral, o el crecimiento personal y profesional, cuando es por razones de estudio. Debes prepararte y conocer la cultura y el idioma del país donde has elegido hacer una nueva vida. La experta recomienda ser precavido y visitar al psicólogo para identificar herramientas y desarrollo de resiliencia frente a los posibles factores de riesgo personales y psicosociales que puedan presentarse. En los casos donde la persona tiene como motivación el reencontrarse consigo mismo en el proceso de migración, es muy probable que amerite algún acompañamiento para entender los procesos que detonan la necesidad de comprender su mundo interior y poner en orden sus emociones. Más aún si la razón es dar sentido a su vida mediante un cambio de panorama.

De acuerdo a la página web de  Kids Health, cuando te sientes homesick, no estás realmente enfermo, sino triste, molesto y hasta asustado. Aunque sí se pueden presentar malestares físicos como dolores estomacales y de cabeza. También esto puede sucederle a tus hijos. ¿Qué hacer para contrarrestarlo cuando se sienten nostálgicos durante un viaje? Lleven con ustedes su juguete favorito, su sábana para dormir, la pijama que más usen o su almohada, y en la medida de lo posible, manténganlo en contacto con sus amigos más cercanos durante la estadía fuera de su país.

 

Según una publicación de 2016 del Instituto Nacional de Migraciones de la República Dominicana, se estima que unos 2.245.466 dominicanos viven fuera del país. 

Lee y descarga gratis
la reciente edición de pandora

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.