Casa nueva por un “me gusta”

Fecha

, Famosos, Gente

El dinero atrae dinero, y los ricos siempre se hacen más ricos. Gracias a las redes sociales, las empresas ya no necesitan  hacer publicidad en los periódicos ni en la televisión, solo deben contactar a Kim Kardashian, Beyonce, Ashton Kutcher o cualquier famoso con muchos seguidores que estén dispuestos a ganar mucho por hacer poco.

La empresa de bienes raíces Airbnb está utilizando influencers para mostrar sus propiedades a cambio de que se hospeden en pisos que pueden costar $100,000 al mes. Esta estrategia de promoción sirve para llegarle a los millenials que viven su día a día de lo que ven en las redes sociales.

El actor Ashton Kutcher tiene acciones en la start up. Durante la conferencia Airbnb Open 2016, que se desarrolló la semana pasada en Los Ángeles, reveló que cuando se separó de la actriz Demi Moore vivió un año en casas de Airbnb.

En ese mismo coloquio estaba Gwyneth Paltrow. La estrella ha utilizado su perfil de Instagram, donde le siguen 2,5 millones de usuarios, para enseñar la lujosa propiedad de 14 habitaciones, siete baños y piscina en la que se quedó durante el Festival de Publicidad de Cannes Lion, a razón de 11.000 euros la noche. En el mensaje que acompañaba a la foto agradecía a Airbnb la casa, sin embargo, ni ella ni la plataforma aclararon si la artista se alojó gratuitamente.

Día a día la compañía suma a su oferta propiedades lujosas y prohibitivas como la exclusiva villa en San Francisco por la que han desfilado Beyoncé, Justin Bieber y Britney Spears. Para hospedarse en esta vivienda sostenible que tiene cinco habitaciones, piscina infinita, spa y huerto hay que desembolsar unos 10.500 euros la noche. Y aunque todos presumen de sus privilegiadas estancias ninguno admite públicamente que, a diferencia del resto de los mortales, ellos no han tenido que usar sus tarjetas de crédito. Las únicas que se animaron a reconocer en público que Airbnb les había regalado la estancia fueron las hermanas Kim Kardashian y Kylie Jenner. “Llegando a nuestro ático en Nueva York. Gracias a @airbnb por el regalo. Nuestro hogar lejos del hogar”, escribió la esposa de Kanye West.

Esta actuación, común en alguien como Kim, volvió a poner en el punto de mira la delgada y confusa línea que separa la promoción encubierta de la recomendación, algo con lo que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos está luchando para evitar el comercio desleal y el engaño al público.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.