5 consejos de la reina del “Trabajo desde casa”, Glency Feliz

Fecha

, Columnas

Por Alexandra G Roca Colaboración Glency Feliz Foto Fuente externa 

Ahora podemos ser un poco más empáticas con los freelancers y aquellos que no necesitan una oficina para hacer su trabajo, pues nos estamos viendo obligadas a adaptar nuestras rutinas y trabajar desde los hogares. Estamos en cuarentena, no de vacaciones por lo que muchas que pueden trabajar remoto deben seguir su rutina laboral.

La mejor recomendación siempre viene de la mano de expertos. Y en eso de trabajar desde casa, la empresaria e influencer de moda, Glency Feliz, lleva haciendo la “prueba y error” por más de un año. Estos son sus consejos básicos para ayudarte a mantener la  concentración y la organización en lo laboral.

1. Haz un plan. Es súper importante tener claridad en tus prioridades: ¿Qué necesitas hacer? ¿Cómo? ¿Cuándo? Tener un plan evitará que pierdas tiempo valioso.

2. “Cómete el elefante una mordida a la vez”. Tranquilos PETA, es sólo una metáfora. Ya tienes un plan, ahora vamos a dividirlo en Pasos accionables que nos permitan organizar nuestro tiempo en bloques. Yo trabajo con bloques de 90 minutos (hora y media), seguidos y una pausa de 15 minutos.

3. Social Media Break 0 Notificaciones. Seamos honestos, nadie se concentra cuando te entran 11 notificaciones de Whatsapp, 6 de Instagram y 13 de Facebook. Yo pongo mi celular en un ziplock y lo dejo por los 90 mins de mi bloque fuera de mi alcance. Esto ha sido un cambio radical en mi productividad.

4. Dejar las reglas Claras. Aunque sea desde tu casa, debes respetar tu trabajo. ¿Por qué? Pues porque no se trata de un hobbie, por ende, el lugar no debe ser excusa para que todo el mundo entre a tu “espacio de trabajo” . Esto incluye hijos, esposo, madres, hermanos. A mí me sirvió poner un letrero en la puerta como recordatorio. Ideas para el letrero: “Mamá trabajando”, “Nos vemos en una hora”, “En modo Boss Babe”, “Trabajar desde casa es el nuevo negro”, etc…

5. Prepárate/ cámbiate. Hazlo como si tu espacio de trabajo implique que tienes que salir. Este fue un game changer para mí. Honestamente yo trabajaba en pijama; literalmente me tiraba de la cama a la oficina. Sin embargo, me di cuenta que se me hacía muy difícil diferenciar entre estar en mi casa relax y estar en mi oficina. Esto no sólo para “barajar”, sino también para dejar de trabajar. Tomar la decisión de cambiarme y prepararme para la “oficina” me cambió el chip. Ahora soy más consciente de los tiempos de cada cosa. P.D:. No es que me pongo chaqueta y corbata ahora, pero tampoco pijamas.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.