Exposición fotográfica desenmascara la violencia doméstica

Fecha

, La Caja

Con el título “La invisibilidad no es una superpotencia” se instaló una exposición en el atrio del Hospital San Carlo de Milán, Italia, del  21 de noviembre al 8 de diciembre. A través de fotografías anónimas y rayos X, se relata la tragedia de las mujeres que llegaron a la sala de emergencias e informaron que habían sido víctimas de violencia doméstica.

La exposición, organizada por uno de los hospitales más grandes de Milán y una compañía sin fines de lucro centrada en mujeres y familias, utiliza el poder de las imágenes para contar la historia de una epidemia silenciosa y oculta, cuyas víctimas a menudo permanecen en las sombras.

“Se da voz a los cuerpos y heridas de mujeres que han sufrido violencia, entrelazando historias individuales en una sola narrativa”, dijo la fotógrafa Marzia Bianchi. “Las vidas de las mujeres difieren, pero el patrón de violencia se repite, principalmente a manos de una pareja, pariente o conocido”.

Las fotos arrojan luz sobre un tema que a menudo “permanece a puertas cerradas”, dijo a HuffPost Italia Simona Lanzoni, vicepresidenta de la Fundación Pangea, que apoya a las mujeres contra el abuso y la discriminación.

“La invisibilidad es la gran tragedia de la víctima”, dijo Lanzoni. “Necesitamos informarlo, pero también necesitamos compartirlo: las mujeres necesitan encontrar la fuerza para contar sus historias para evitar estar solas. Por eso es tan importante crear una red. Muchos llegan a la sala de emergencias cuando ya es demasiado tarde”.

“La sala de emergencias proporciona una respuesta inmediata al resultado de un problema a largo plazo”, agregó. Esta exposición “tiene como objetivo transformar este silencio, que ha envuelto ciertas historias por quién sabe cuánto tiempo, en imágenes”.

Pero Lanzoni dijo que el secreto se puede romper “La vergüenza, el miedo y la culpa de las víctimas son tres enemigos en la batalla contra la violencia de género”, dijo. “A veces las mujeres también dependen económicamente, lo que hace que sea aún más complicado salir de la dinámica familiar y las relaciones violentas. La falta de independencia financiera puede conducir al chantaje, una forma adicional de abuso sutil y progresivo”. Quizás cuando se levante el velo del silencio, el patrón finalmente puede cambiar.