2020 Metas financieras ¿Cómo alcanzarlas?

Fecha

, Temas

Colaboración Félix Rosa @themoneycoachrd Ilustración  SkyPics Studio

Nuevo año, nuevo yo. Diciembre es un mes muy bueno para hacer un checkpoint o un control de cómo estamos financieramente y crear nuevas metas, ya que nuestro cerebro entiende que se está acabando el año, resulta natural pasar revista de todo lo que hemos hecho los pasados 11 meses y cómo nos vamos a preparar para un nuevo ciclo.

Hay metas financieras que se repiten mucho a principio de año: ahorrar más, pagar deudas, bajar los balances de mis tarjetas de crédito… pero al final, por más que se repitan, a veces puedes sentir que nunca llegas. Por ejemplo, puedes disminuir los balances de tus tarjetas de crédito y volver a subirlos. Por eso quise regalarte a final de año metas más profundas, metas de carácter financiero, de modo que si te las propones no sólo empieces el 2020 retándote a ser una persona financieramente más elevada, sino que cuando las logres estés financieramente más preparada y con más recursos.

¡Empecemos!

La primera meta es la de crear el hábito de hacer un checkpoint a fin de año y convertirte en un director financiero, pero de ti mismo o de tu familia o pareja. En mi caso, el 31 de diciembre de cada año mi esposa y yo, luego de trabajar hasta el mediodía si tocaba, nos sentamos a celebrar, a tomarnos una cervecita y a hacer una lista de todos los breakthroughs financieros que tuvimos en el año (éxitos o aciertos financieros), y también de todos los breakdowns (desaciertos).

Para darte un par de ejemplos, un posible breakdown es no poder saldar esa tarjeta que queríamos o haber aumentado la deuda de consumo de lo que considerábamos razonable. Como ya verás en el artículo, mi intención no es ponerte la misma meta de siempre: ahorra, invierte un poco, haz un fondo de emergencia… sino crear aquellas que realmente cambien tu mecánica financiera. Revisar todos los años y posiblemente cada tres meses, es la más importante de ellas.

La segunda es que si todavía no eres inversionista, te vuelvas uno, porque esto crea un efecto en ti de subir el nivel, de decir: “¡Wow!, antes yo no era un inversionista y ahora lo soy” o “Antes no sabía en cuánto estaban los retornos de las inversiones reguladas y ahora lo sé”. “Sé cuándo un retorno es poco, cuándo está bien o incluso, cuándo puede ser mucho”. Aparte de eso, te coloca en una posición de tratar de aumentar tus inversiones; te crea problemas o situaciones de más calidad. Entonces, la segunda meta financiera que quiero que te traces este 2020 es volverte un inversionista, si no lo has hecho todavía. Si ya lo eres, quiero que pruebes un producto nuevo de inversión que no hayas usado antes. Si ya has invertido en bolsa de valores a través de mutuos o a través de SBB (Sell and Buy Back), puedes probar con un fondo abierto, o con un fondo cerrado. También puedes probar el comprar cuotas de participación de un fideicomiso y o la renta variable. Lo interesante es ponerte metas que te cambien.

La tercera meta es identificar cuál comportamiento financiero quisieras abandonar en el 2019 y no llevártelo para el 2020. Puede ser un comportamiento de evasión (nunca veo mis números), exceso de tarjetas de crédito (me siento bien por el colorcito), o puede ser incluso la frugalidad, o en buen dominicano, tacañería (ahorras demasiado y ahora quieres empezar a premiarte). Analiza qué comportamiento quieres dejar en el 2019 para que se quede el 31 de diciembre y no pase al 2020.

La cuarta meta sería qué gran reto te vas a poner en 2020, qué meta financiera pudiera variar, cambiar o hacerte sentir orgulloso de tu estado financiero. Puede ser comprar una casa para dejar de pagar alquiler, lanzar tu proyecto y ahorrar el capital necesario para materializarlo sin miedo, o recuperar tu crédito… Tú sabes cuál es la gran meta que si la alcanzas el año que viene, cambiará tu vida financiera y te hará sentir súper orgullosa de ti misma. Piensa en ello, y de hecho, cuando leas esto, piensa en un par de miedos que sé te van a encender y en los apoyos con los que quieres contar para no sabotearte.

Quizá uno de los temores que tienes es vencer el miedo a soltar el ingreso fijo antes de lanzar tu proyecto, porque creéme, esos primeros meses vas a sentir mucha inseguridad, y el apoyo puede ser buscar un amigo/a de confianza que ya lo haya logrado para que le cuentes ese objetivo y no te deje evadirla.

El mundo financiero está avanzando mucho, sobre todo en el país cada vez más vemos cómo el mercado de valores se va diversificando e ingresan nuevos productos. Así que quinta y última meta es tener más dominio del lenguaje financiero, más control de lo que está pasando a tu alrededor, leer un poquito más noticias financieras e incluso tomar algunos cursos.

Por eso, aunque sea la última meta en esta lista, quizá sea la primera con la que empieces en enero. Tomar mi curso Finanzas 101 Online  puede ser parte de los talleres que hagas y de seguro te va a ayudar. Es un curso preparado para que las finanzas sean simples, entendibles y hasta entretenidas. Porque si no las dominamos, si no dominamos el lenguaje, si no las entendemos y no nos entretenemos con ellas, es mucho más difícil mejorarlas.

“Una parte importante de cómo mejorar tus finanzas es educarte financieramente”.  

De acuerdo a datos publicados por la página Statista, ahorrar dinero fue la meta número uno de los estadounidenses para 2018 con un 53%. Completando el top 5 estaban bajar de peso o ponerse en forma (45%), tener más sexo (25%), viajar más (24%) y leer mayor cantidad de libros (23%).