El Joker

Fecha

, Salud

Por Pamela Toribio Ilustración Nico BayuSaputro

¿Risa excesiva o llanto descontrolado fuera de contexto? La medicina le ha dado un nombre. Es considerado un síndrome y muy pocos saben de qué va o si lo padecen.

 

 De seguro ya viste o has sentido la curiosidad de ir al cine a ver la película Joker, esa de la que todo el mundo habla gracias a la impactante actuación de Joaquin Phoenix, quien interpreta al Guasón, el conocido villano de las películas de Batman.

Con el paso de los años, las sagas de superhéroes han ido evolucionando a temas más complejos; lo que en un principio era una simple discordia entre personajes, con cada película se vuelve más complicado. Tal es el caso, que este largometraje ha roto récords en taquillas gracias a su enfoque centrado en dar a conocer el perfil psicológico de este personaje, quien según sus síntomas presenta el síndrome que en psiquiatría se conoce como pseudobulbar. De acuerdo a la médico psiquiatra del Centro CLISID, Roxanna Ventura González, esta condición también llamada Afecto Pseudobulbar o Labilidad Emocional, es una enfermedad que se caracteriza por risa y llanto descontrolado, fuera de contexto, que no se relaciona con el entorno ni con el estado emocional verdadero de quien lo padece. Es de etiología neurológica, es decir, se debe a un daño como consecuencia de una lesión cerebral traumática (ejemplo: un accidente automovilístico en el que se recibe un fuerte impacto en la cabeza), un evento cerebrovascular, esclerosis múltiple, Alzheimer, entre otros.

Para evitar episodios  incómodos se recomienda que la persona que padece esta enfermedad reciba psicoeducación sobre su patología, a fin de que la conozca, entienda, maneje y pueda explicar a su familia, amigos y compañeros de trabajo el porqué de su comportamiento y cómo le afecta este trastorno, evitando que se asombren, desconcierten o rechacen.

Contrario a lo que muchos creen es controlable, sin embargo, el tratamiento tiene como objetivo reducir la frecuencia de los episodios y evitar su agravamiento, pero no eliminarlos por completo.

Más allá de labilidad emocional

La especialista explica que el Joker presenta además otros cuadros como delirios y alucinaciones, síntomas netamente psicóticos y que se deben a otras entidades psiquiátricas. Un aspecto a esclarecer es que este personaje tiene un comportamiento sociopático que bien pudiera ser propio de un trastorno de personalidad antisocial como consecuencia de las experiencias negativas que tuvo en la niñez, no relacionándose estos rasgos antisociales con el síndrome pseudobulbar.

Trayendo la situación presentada en la película al contexto real, cabe destacar que la mayoría de los pacientes psiquiátricos no serán igual que el Joker, ya que es un caso muy particular. Tampoco debe de ser una figura a imitar debido a que este personaje es precursor del desorden, la maldad y la violencia.

Comúnmente, las personas con este síndrome tienen pensamientos y capacidades como la de cualquier otra, sólo que debido a su padecimiento pueden experimentar sentimientos de vergüenza, depresión o ansiedad, que pueden impactar negativamente su vida cotidiana y la de los que lo rodean.

El lado positivo: la inclusión

La especialista considera que la película hace un llamado a  prestar atención a esa carencia de políticas públicas en lo que respecta al sistema de salud mental. Actualmente en República Dominicana se ha logrado constitucionalizar los pacientes con padecimientos psiquiátricos, con el objetivo de lograr su bienestar e integración social.

En aras de ayudar a expandir la inclusión en nuestra sociedad de personas con necesidades especiales, es importante que sepas que si tienes la oportunidad de tratar una persona con este u otro padecimiento neurológico debes hacer el esfuerzo de brindar un comportamiento no excluyente, entendiendo, específicamente en el caso que estamos tratando, que la risa o el llanto exagerado es algo involuntario, producto de una afección cerebral. Comprender, brindar apoyo y no rechazar a estas personas porque son diferentes evitará complicaciones como el aislamiento social y depresión, entre otros.

Presta atención

Los síntomas de alerta de este padecimiento son la risa o llanto incontrolable, que puede durar minutos, en momentos inadecuados o por situaciones que no justifican la exageración de dichas emociones y que para los demás no son graciosas o tristes. Si se tiene la sospecha de padecer labilidad emocional y esto interfiere con las actividades cotidianas, hay que buscar ayuda médica con el fin de ser evaluado y diagnosticado, para así tener un tratamiento adecuado de los síntomas.

El efecto que produce la película dependerá de qué tan sensible es el espectador; no está clasificada para niños.  En el caso de adolescentes, es recomendable que sea vista en compañía de un adulto  que pueda explicar cualquier inquietud.