¿Cómo ser más empática?

Fecha

, Telegrama

Tengo una amiga que fue tajante con su comentario: “El ser humano sólo es empático cuando al otro le sucede algo trágico, pero si es algo menor ni se inmuta”. Me puso el ejemplo de lo sucedido con las Torres Gemelas, cómo reaccionaron los estadounidenses y el mundo…empáticamente; también me planteó el caso de los feminicidios ocurridos en el país, que van en aumento, afectando a todo el círculo cercano de la víctima y el victimario, en especial a los hijos (ver artículo en la pág. 44). “¡Cada vez es más difícil ponerse en el lugar del otro!”. ¿Tiene razón? La verdad es que sí. Últimamente vamos tan rápido, que preferimos no mirar lo que sucede con el “vecino”, porque además, ya tenemos suficiente con nuestros problemas, ¿no?

En los días previos a la boda, durante mi estancia en Rumanía, vi por TV la noticia de un experimento social conducido por la cadena televisiva del noticiario. No hacía falta que entendiera lo que decían, era muy claro el mensaje. Una pareja de jóvenes salió a la calle, el chico “pegaba” y hasta arrastraba a la supuesta novia por las vías. ¿Cuántas personas intervinieron? ¡Ni una sola!… Que algo tan cruel –y aparentemente común no sólo en RD– como la violencia de género, no genere empatía, más que pena da miedo. La sociedad se está volviendo dura.

Algo más sencillo que puede ser sinónimo de empatía, por ejemplo, es escuchar activamente a un compañero de trabajo que sepas lo necesite, o no creerte más que tu equipo u otros, sólo porque estés en una posición de liderazgo. De hecho, la empatía está dentro del top 5 de las principales cualidades de liderazgo, de acuerdo a una encuesta realizada en 2005 por el Centro Mount Eliza para la Capacitación Ejecutiva de la Escuela de Negocios de Melbourne.

Cuando mencioné que nos estamos volviendo duros, no miento. Pues puede ir perdiéndose en el camino del crecimiento. A los tres meses de nacido un niño o niña ya aprende las primeras señales de empatía, necesaria para generar lazos afectivos con los papás. Desarrollarla desde entonces es importantísimo para que cuando seamos adultos “no nos haga falta”. De hecho, Dinamarca, uno de los países más felices del mundo, integra en sus aulas una hora de “clases de empatía” para niños entre 6 a 16 años. De todas formas, y aunque quizá más difícil, un adulto que contrario a los daneses no haya sido educado en inteligencia emocional, puede cultivar empatía.

De acuerdo a un artículo de Marcia Reynolds, autora del libro Wander Woman, en Psychology Today, estos pasos te ayudarán a ser mejor escucha como una forma de optimizar tu nivel de empatía y tus relaciones. Si quieres conocer más de la empatía y cómo amplificarla, no dejes de leer el artículo que inicia en la pág. 48.

No asumas que entiendes.

Mantente presente.

3 Maneja tus filtros. Escucha más allá de lo que haga clic contigo.

Recuerda que la meta es entender la perspectiva de quien habla, no resolver su problema.