It girls “hechas en RD”

Fecha

, Telegrama

Por años he visto el esfuerzo realizado para posicionar a nuestras modelos en la industria de la moda internacional. Ha sido un trabajo de más de 15 años. Y a través de ellos, las chicas que logran un spot en las agencias extranjeras trabajan incansablemente, por largas horas y en países muy distintos al suyo, en una profesión de la que muchas veces se desconoce el esfuerzo que realizan ellas y  sus agencias “madre”.

Omahyra, Arlenis, Roza, Yaris, Alejandra, Rose… se encargaron de abrir camino y llevar la mirada de los grandes agentes y marcas hacia nuestra media isla. Lineisy e Ysaunny terminaron de enamorarlos. Y ahora, importantes periodistas de moda se han referido a nuestro suelo como la “nueva Brazil”. Nuestras chicas, la gran mayoría de raza negra, son tratadas como celebridades en los backstage de los desfiles de prestigiosas firmas mientras se preparan para salir a escena. Más allá de su color de piel, la fuerza de sus rasgos, su disposición y responsabilidad con su trabajo las coloca entre las preferidas. ¡En el extranjero aman nuestra raza, una que es de labios prominentes o finos, de cabello crespo o lacio, de colores que van desde el blanco hasta el azabache. ¡Aman nuestra diversidad!

En RD estas chicas quizá no puedan vivir del modelaje; no es bien pago y esa diversidad de la que gozamos se “explota” a medias o muy poco. Algunas tienen que salir a perseguir sus sueños en otro suelo. Hoy aplaudo que este año, desfiles como Valentino, una de las firmas de lujo más famosas y respetadas del mundo, celebran nuestra variedad en grande, colocando, no a una o dos, sino nueve dominicanas sobre la pasarela. Estas jóvenes se han vestido con las firmas más prestigiosas de la industria de la moda, son preferidas para grandes campañas publicitarias y algunas son nombradas como los nuevos rostros a seguir en 2020. Reconozco a quienes han apoyado sus sueños, desde sus agencias madre aquí en RD hasta las marcas que han sido visionarias al apostar por la riqueza no del dominicano, sino de la raza humana. He aprendido que sólo los grandes ven más allá de un “producto crudo” y lo convierten en un diamante.

Esta edición que se centra en la moda está dedicada a ellas, las soñadoras, y a sus “cómplices” en la búsqueda de esos sueños.