¡Necesito mi espacio!

Fecha

, Familia

Por Pamela Toribio Foto George Rudy

Espacio: distancia entre dos cuerpos o sucesos. Tiene muchos más significados, pero en materia de relaciones, éste es el que nos compete. Y es que “tener nuestro espacio” es algo que todos necesitamos, incluso de la persona que más amamos en el mundo. Sin embargo, por alguna razón, cuando escuchamos decir esto de nuestra pareja, sentimos que el mundo se viene abajo, pues creemos que se trata de la antesala a una ruptura de la relación. Pero que cada quien tenga su espacio es incluso hasta saludable.

Según la terapeuta sexual y de pareja, Ana Simó, directora del Centro Vida y Familia, la individualidad significa reconocer que estoy en una relación, pero no dejo de ser yo y mis gustos. Es cierto que cuando una persona se compromete debe estar consiente de que hay cosas que dejará de hacer o disminuir la frecuencia, ya que debemos asumir el rol que hemos aceptado y mostrar respeto y empatía por el otro. La experta aclara que quienes se mantienen haciendo lo mismo se consideran personas inmaduras, que no saben desenvolverse en una relación de reciprocidad.

Simó explica que “como individuo usted tiene derecho a tener días con sus amigos y su familia, pero no algo fijo”, lo que quiere decir que esa “separación de viernes” que llevan muchas parejas dentro del marco sociocultural dominicano puede resultar injusta para el miembro que no está de acuerdo con esta norma dentro de la pareja.

Ellos vs. ellas

La experta explica que en la mayoría de los casos, para la mujer es mucho más fácil ceder su individualidad porque para ella es prioridad su relación de pareja o la salud de sus hijos. Dentro de su personalidad, el rol de “cuidadora” está muy arraigado. Sin embargo, en el caso de los hombres resulta más difícil que accedan a renunciar al estilo de vida lleno de libertad al que están acostumbrados, ya que en la sociedad dominicana prima el patriarcado, que indica tienen el “permiso” para, de cierto modo, desligarse de su responsabilidad dentro de la relación.

Es importante que tengan muy claro que el tiempo de pareja es algo que no se debe negociar, ya que es la única forma de crecer y fomentar los gustos en común. Si a medida que avanza la relación se alejan, un día podrán despertar y darse cuenta de que ya nada los une, y todo porque no dedicaron tiempo para disfrutar juntos.

Simó señala que lamentablemente en el matrimonio los temas más recurrentes son los de crianza, presupuesto y familia política. Sin darse cuenta la pareja se queda en un mismo círculo de tópicos que conduce a la saturación y cuando a esto se le agrega el momento en el que los hijos se van y se queda “el nido vacío”, llegan a sentirse hasta extraños porque no encuentran de qué hablar o qué actividades realizar cuando están solos.

Buscando una salida

Aunque no lo creas, el entorno y la rutina pueden afectar la relación de pareja, y lo que ayuda a que se mantenga la chispa encendida y la admiración mutua es que ambos se nutran de cosas diferentes que al final del día puedan compartir. Es por esto que la especialista recomienda fomentar la individualidad. Como seres humanos enfrentamos circunstancias que nos producen estrés fuera del núcleo familiar y si no se busca una manera de drenar dicha energía, el ambiente en familia se verá afectado. Por ejemplo, cuando uno de los miembros de la pareja comparte con sus compañeros de trabajo un after work o asiste a una clase de zumba, estará despejando tensiones, y al llegar a casa tendrá temas nuevos de conversación para debatir. “Cuando vives momentos de distracción con amistades llegas con un humor diferente, y aunque tu pareja esté cargada por alguna situación, no estarás a la defensiva, lo que te ayudará a encontrar posibles soluciones a los conflictos”, dice. Agrega que para esto es importante tener alguna actividad individual donde puedas despejar la mente, dejar de pensar en las cosas que te molestan, y enfocarte en cosas que te agraden para que puedas calmar tu ansiedad ante las crisis.

¿Qué es la individualidad?

Individualidad significa seguir creciendo como ser humano, siempre y cuando no le estés haciendo daño a tu pareja ni estés abusando de la libertad de tiempo. Es permitirle al otro hacer las cosas que le gustan hasta dentro de la misma casa… que disfrute de su programa favorito, que riegue las plantas o hasta que prepare a su forma algún plato para la familia; es fundamental que cada quien tenga su espacio dentro y fuera del hogar. “Es importante que cada miembro tenga claras las prioridades y que fomenten la confianza, ya que muchos no permiten que su pareja se desarrolle ni que evolucione por miedo e inseguridad propia. Incluso en algunos casos hay quienes, para evitar conflictos, deciden renunciar a su derecho de esparcimiento individual”, enfatiza Simó.

Cuando te quedas en casa para “llevar la fiesta en paz” puedes acumular sentimientos negativos que te llevarán a explotar ante cualquier situación que se presente. Lo ideal es que a través de actividades puedas drenar la tensión de la rutina y así evitar el aburrimiento y la monotonía. Para la experta, una forma de brindarle seguridad a quien está a tu lado es manteniendo las salidas de pareja y respetando el tiempo a solas donde puedan hablar de sus sueños, miedos, preocupaciones y de lo que se ha aprendido.