¿Estás sacando provecho a tu tiempo libre?

Fecha

, Temas

Por Kirssy Lorenzo, coach de vida y escritora Foto Roman Samborskyi

No somos conscientes de todo el tiempo que le dedicamos al trabajo, dentro y fuera de él. Y bueno, ¿cómo saberlo si no hemos sido entrenados para entender cómo funciona nuestro cerebro? Es por esto que al final del día quedamos exhaustas física y mentalmente, sólo deseamos descansar pero en realidad no lo logramos.

Si conscientemente no eliges otro tipo de actividad hacia la cual focalizar tu atención, tu cerebro, por hábito volverá a todos aquellos asuntos pendientes o que te emocionan (positiva o negativamente) relacionados al trabajo.

Tomar el control de tu tiempo libre es vital no sólo para que logres tus metas laborales, sino para que también puedas desconectarte del trabajo, que es necesario para tu salud mental y emocional. Aquí te comparto cinco maneras en que puedes invertir tu “tiempo fuera” de forma efectiva:

  1. Lee. La lectura es un hábito para toda la vida. Los libros te ayudan a comprender mejor el mundo que te rodea. Además, se trata de una actividad que te permite visitar lugares en los que nunca has estado, no importa la época. Con la lectura conoces nuevos personajes, entornos, culturas e ideas.
  2. Fórmate. Hoy día las personas están más conscientes que nunca de que la formación es la clave para elevar su nivel económico y profesional. Más allá de la universidad existen alternativas complementarias que pueden ayudarte a adoptar habilidades y capacidades que hagan tu día a día más llevadero. Si tienes una hora libre y conexión a internet puedes comenzar por esta vía.
  3. Haz voluntariado. No hay efecto más poderoso en los seres humanos que el servicio. Y el voluntariado tiene el poder no sólo de mejorar la vida de otros a través de ti, sino de mejorar la tuya propia. Hoy existen diversas instituciones que te permiten participar en algo más grande que tú misma, salir de tu burbuja. Además de salir de la rutina, conoces personas y desarrollas nuevas habilidades.
  4. Ejercítate. Hacer ejercicio es algo más que una moda. Es un estilo de vida que puede ahorrarte consecuencias del sedentarismo, entre ellas, enfermedades coronarias, mentales u obesidad. Treinta minutos, de tres a cinco veces por semana, hacen una gran diferencia. Puedes lograr incrementar el nivel de oxígeno que llega al cerebro, aumentar tus niveles de endorfinas, una hormona que relaja todo el cuerpo. Hacer ejercicios también permite disciplinarte y seguir un régimen que posteriormente puedes aprovechar para otros aspectos de tu vida.
  5. Socializa. Pasa tiempo con aquellos que son importantes para ti. Trabajar nos permite sentirnos seguros y garantizar un estilo de vida para ellos, pero si no aprendemos a desconectarnos del trabajo y darle a nuestra vida variedad y conexión se convierte con el tiempo en un estilo de vida que enferma el alma y cuerpo. No importa cuánto desees el éxito o el bienestar, no tiene sentido alcanzarlo solo.