10 soluciones by La Comparona

Fecha

, Tutoriales

Por Katherine Collado (@Lacomparona) Foto Fuente externa

Las mujeres somos coquetas de nacimiento, nos gusta cuidarnos aunque muchas veces no lo admitimos. Tenemos “ese no se qué” por dentro que nos impide salir de casa sin tener las uñas y el cabello arreglado. No obstante, podemos fallar en la secuencia de los pasos a seguir para evitar errores que a futuro afecten nuestro organismo por fuera.

 

Manos a la obra

El estrés del día a día puede ser el mayor causante de que olvidemos ciertos detalles importantes como cuidarnos externamente, ¡no lo permitas! Soluciones a tus problemas estéticos llegando a ti en 3, 2, 1.

  1. No estás reaplicando el filtro solar. Protegerse contra los daños del sol es la mejor crema anti-edad y anti-acné que existe. Quizás muchas lo incluyen únicamente en su rutina “a.m.”, a veces sin saber que éste pierde su efectividad a las dos horas de haber sido aplicado. Es necesario retocarlo varias veces al día, aún estés dentro de la oficina. Lo mejor es tener en tu bolso uno en presentación tipo polvo mineral o fijador de maquillaje para que así no lo arruine o lo altere.
  2. Obvias la doble limpieza. No es más que desmaquillarte y luego lavarte la cara con un gel; muchas veces nos pasamos una toalla húmeda y listo. ¡Grave error! Debes primero usar una solución micelar o un bifásico para remover todas las impurezas del día, además del maquillaje, y luego un gel o foam específico para tu tipo de piel, que te ayude a dejarla completamente limpia. Si te saltas estos dos pasos, no absorberá correctamente tus cremas, ya que una piel sucia no puede recibir nutrientes.
  3. Hidratación incorrecta. Existen hidratantes para todas las necesidades de tu piel. Es importante que antes de comprarlo confirmes sus especificaciones para evitar brotes o alergias. Durante el verano, lo mejor es preferir los de gel a base de agua.
  4. Confundes el agua micelar con el tónico. El agua micelar, aunque en textura se parece al tónico, no logra lo mismo. El primero ayuda a retirar impurezas y limpia la piel de manera gentil, mientras que el tónico se utiliza luego de limpiar el rostro para nivelar el PH de la piel y mejorar la apariencia de los poros.
  5. Te haces mal el manicure. La forma correcta de cuidar tus uñas es no retirar las cutículas. ¿Por qué? Pues porque protegen las uñas de infecciones y enfermedades, y a su vez ayudan a que estén más fuertes. Un buen manicure se hace con exfoliación y mucha hidratación.
  6. No usas un cepillo adecuado para tu cabello. Es importante resaltar que el cabello es más débil cuando está húmedo, por ende debemos cuidarlo mucho al momento de desenredarnos en la ducha e incluso si vas al salón. Te recomiendo usar los wet brush, cepillos elaborados especialmente para cuidar el cabello mojado.
  7. No alternas tus productos del cabello. Las mujeres siempre tenemos distintas necesidades en el cabello (cuero cabelludo graso, puntas secas, técnica de color, etc). No te cases con líneas; ten una rutina variada. Intenta que cada paso ataque alguna necesidad de tu cabello para obtener mejores resultados.
  8. Demasiado calor. Nuestro cabello puede saturarse de tantos aparatos para peinarlo, por lo que podemos quebrarlo y resecarlo. Si te harás ondas déjate secar el cabello al aire, alisa la raíz y luego hazte las ondas; así te “saltas” los rolos o el secador de mano directo. En materia capilar, menos es más, y siempre tendrá mayor importancia utilizar productos adecuados.
  9. Te saltas un paso antes del rasurado/depilación. Para lograr una piel suave y digna de los anuncios de TV, tenemos que exfoliarla para remover toda la piel muerta y lograr un rasurado o depilación más uniforme y duradero. P.D.: amo los exfoliantes de café, sal marina y miel.
  10. No aplicas un “primer” antes del maquillaje. Para un maquillaje duradero y que logre que la piel luzca saludable, debes de preparar correctamente esta última. Utiliza un buen hidratante para que la base corra bien y no se adhiera a los parches secos. Luego aplica un primer que ayudará a mejorar la textura de tu piel y que tu maquillaje dure todo el día.