Sólo para líderes valientes

Fecha

, Telegrama

Hace unas semanas les adelanté un poco de este editorial en mi cuenta de Instagram, y es que al llegar a la edición 300 de Pandora no pude evitar repasar cuánto ha cambiado la forma en que nos comunicamos, y cómo ahora es necesario tener varios canales de comunicación que sirvan para aumentar el alcance de un mensaje.

Pero hoy no quiero hablarles de cambios, sino de liderazgo y por qué ahora es más importante que nunca ejercerlo desde el amor, no desde el ego.

Hace unas semanas me llegó este mensaje: “Cuida tu corazón, porque de él mana la vida”. Es un versículo bíblico; y como todo lo que llega a mí, me puse a analizarlo, a entender por qué ese mensaje me tocó de tal manera que se quedó resonando en mi mente. Finalmente entendí por qué tenía que recibirlo… También pensé en todas las mujeres que he encontrado en mi camino y han optado por tener un corazón duro porque entienden que es sinónimo de poder, llegando al punto de perder su capacidad de liderazgo, a veces sin notarlo. Y la verdad es que no las culpo por pensar así; creo que todas las que hemos estado en puestos de toma de decisión en los últimos años hemos sentido la masculinización de nuestros roles, y en el caso de los hombres, pues no se les da el permiso de ser sensibles. Y así a muchas se les enseñó –todavía sucede– que dureza es sinónimo de autoridad, y que por ende, la sensibilidad no alcanza los puestos de mando.

Pero también hace poco viví lo opuesto, algo que pensé era una utopía: el relevo es otra cosa, somos más fuertes, más apasionad@s, pero no más dur@s de corazón; una generación de líderes sensibles que juntos fomentaremos una mejor concepción de la humanidad. Y cuando me refiero a juntos, ellos entran en la ecuación.

Volviendo al versículo, sólo un líder valiente cuida su corazón para que las ansias de poder no conviertan su ambición en avaricia o miedo. Los cobardes prefieren  el “poder” como única opción para cubrir su ausencia de liderazgo.

Esta edición, en la que reservamos la portada a ellos, exhibe a muchos valientes. Forman parte del relevo, mujeres y hombres hacedores de una nueva mecánica de liderazgo, entes cambiantes de la sociedad que a través de sus herramientas de comunicación o de su arte, ejercen el liderazgo positivo, la competencia sana y fomentan una sociedad inclusiva.