#WCW Nilke de la Rosa

Fecha

, Sin categoría

Texto Pamela Toribio Foto Eduardo Martínez Cabral

Estudió Medicina en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), y se especializó como ginecóloga obstetra. Siempre fue su sueño aportar un granito de arena en la vida de otros, por lo que también trabaja con embarazos de alto riesgo y es especialista en fertilidad.

Nilke es una mujer imparable, pues además es cirujana estética vaginal, terapeuta sexual y nutrióloga clínica.

Anécdota. “Entre los tantos casos que recuerdo de manera positiva está el de una paciente que llegó a mi consultorio con seis pérdidas, decidida a ligarse para no tener más hijos. Inició el tratamiento conmigo y un año más tarde estaba  con su bebé en brazos mostrándole lo bella que era. Siempre será un caso especial para mí porque me permitió no sólo darle esperanza durante el embarazo a esta paciente, sino también presentarle a su hija sana y fuerte”.

Brindando seguridad. “Como el cuerpo experimenta tantos cambios con la maternidad, ayudo a las mujeres a recuperar su figura y seguridad a través de la corrección estética. También soy nutrióloga clínica para ayudarlas a mejorar su alimentación, que es una parte fundamental para la recuperación física”.

Expansión del conocimiento. “El ginecólogo se vuelve confidente de sus pacientes y como la mayoría le cuenta sus vivencias de pareja se me ocurrió estudiar y convertirme en terapeuta sexual. Muchas veces debemos llegar a la mente primero para poder sanar el cuerpo”.

Descubriendo su pasión. “Me enamoré de la obstetricia durante el internado de Medicina, cuando tuve la oportunidad de ayudar en un parto y traer una nueva vida al mundo. Para mí fue una experiencia maravillosa ver y tomar en mis manos a esa nueva criatura. Es grandioso ser parte de un momento tan mágico”.

 Veo, veo

Admiras a…  mi madre. Su actitud siempre me inspiró y me dio ánimo”.

En el tiempo libre… escucho música. Como dijo Celia Cruz: “Las penas se van cantando”. También me encanta dormir; creo que todo médico anhela hacerlo.

Adquieres energía… a través de una meditación breve o una reflexión profunda. Me llena de energía saber que cuento con la ayuda de aquel que todo lo puede”.

Tú mayor tesoro… mi familia”.