Una radiografía a las madres millennials

Fecha

, Familia

Texto Leandro A. Sánchez  Foto principal Nina Buday

¿Todo pasado fue mejor? Pues no lo sabemos con certeza. Y mucho menos si la crianza que anteriormente se aplicaba en cada uno de los hogares, de manera particular, era la ideal para la formación de hábitos, costumbres, valores y enseñanzas… De lo que sí estamos casi seguros es que, en definitiva no podemos criar a nuestros hijos como nos criaron a nosotros, pues vivimos una época totalmente distinta. Pero, en qué nos basamos para decir esto. Pues, según un reciente informe realizado por el Pew Research Center (pewresearch.org), que brinda información sobre problemáticas, actitudes y tendencias que caracterizan a las personas en Estados Unidos y el resto del mundo, una de cada cinco madres en el mundo es millenial. Así como lo lees.
De seguro quieres saber qué tienen de especial estas madres. Y para ayudarte a resolver la interrogante, en resumidas cuentas podríamos decir que se trata de una generación que ha hecho de la tecnología su mejor aliada con miras a hacer más llevaderas sus tareas (en casa u oficina). Además, uno de sus mayores logros, o bien revolución familiar, como muchos ya han manifestado, es que han logrado motivar a los hombres a participar de manera más activa en el hogar.

Ahora bien, para ser más claros y precisos, y conocerlas mejor, desglosamos a continuación sus características principales, mismas que las han llevado a ser el centro de atención en una era donde todos estamos hiperconectados. Y con ustedes… las millenials.

Preparadas y autosuficientes

Destacamos en primer lugar que, si bien es cierto cada época tiene su sello distintivo, las millennials protagonizan el relevo generacional con (posiblemente) más cambios de los últimos 200 años. “Y no sólo porque han hecho de la tecnología y las redes sociales sus mayores aliadas, sino porque profesionalmente están mejor preparadas, a lo que suman el ser más autosuficientes, enfrentarse solas a la maternidad y rechazar los roles establecidos”, explica la socióloga conductista Ruth Ramírez, quien las define como mujeres con expectativas y prioridades totalmente distintas a las de nuestras madres y abuelas.

Tejedoras de relaciones

La era digital y sus distintas plataformas les ha permitido crear y ser parte de una red de apoyo maternal, a modo soporte emocional, que es tan importante durante la crianza. “A través de las redes sociales, juntas han sembrado un sentimiento de hermandad o activismo, respecto a temas que les preocupan como el de la lactancia materna, por citar alguno”, manifiesta Ramírez, quien también es terapeuta familiar. Para tener una idea más amplia de lo citado, Sarita Schoenebeck, profesora de la Universidad de Michigan (EE.UU.), cuenta en un reportaje para la revista Time que, al entrevistar a estas nuevas madres sobre su uso de Facebook le sorprendió saber que cuando daban un “me gusta” a sus homólogas que subían las fotos de su bebés, lo hacían simplemente para demostrarles apoyo, sin importar la conocieran o no.

Technolovers

Ellas han crecido de algún modo, conectadas. Consideran impensable vivir sin sus smartphones y mucho menos sin Wi-Fi: el trío inseparable. Internet es su hábitat natural. Allí se mueven libremente por el mundo virtual, a través del cual están pendientes de recomendaciones y comparten sus opiniones sobre productos o servicios. Incluso, algunas van más allá y buscan el médico especialista que necesitan. “Hemos visto cómo bucean en la web en busca de consejos para cuidar a sus bebés, propuestas de ropa, juguetes y artículos para ellos, así como destinos para viajar en familia”, afirma Nicole Henríquez, especialista en medios digitales y community manager, al tiempo que destaca que usan apps para medir la frecuencia de contracciones durante el embarazo y registrar el tiempo de sueño de sus bebés; comparten fotos en las redes sociales, aprenden a cambiar pañales o hacer papillas a través de un canal de YouTube y hasta consultan al pediatra por WhatsApp (aunque por muchos motivos lo tienen prohibido).

Adictas a las redes

Facebook, Instagram, Youtube, Pinterest, Linkedin, Snapchat, Twitter… Sí, la lista es larga, pero es una realidad inminente que casi todas las madres millenials han asumido las redes sociales como parte de su diario vivir. Y aunque parezca mentira, creemos que para el resto de la poblacion mundial. Un sondeo llevado a cabo por la revista Time reveló que un 46% de padres millennials aseguran haber publicado en Facebook la primera sonografía de su bebé. Y según la encuesta Digital Women Influencers, las mamás de esta generación tienen una media de 3,4 cuentas en redes sociales; pasan mucho tiempo en ellas, unas 17 horas a la semana (2 horas más que viendo TV y 4 horas más que otras madres de diferentes generaciones). Además, cabe destacar en este apartado que ellas suman el 51% de los usuarios de redes sociales en el mundo. Temas como la crianza y la maternidad son sus favoritos. “Las estadísticas dictan que consultan sobre tendencias de moda, siguen a madres blogueras y escudriñan lo último en temas relacionados con niños, sin dejar a un lado los renglones belleza, alimentación y fitness”, detalla Henríquez, quien entiende que las madres actuales no sólo reciben información y ayuda continua, sino que las aplican a sus realidades e intereses.

 Libres de prejuicios

A diferencia de las generaciones anteriores, las millenials ven la crianza de los hijos como una tarea de ambos (como debe de ser), de mamá y papá. “Le huyen a los estereotipos de género, motivan a que sus parejas participen en el cuidado de los hijos y en las tareas del hogar. Les interesa hacer un correcto balance entre su vida familiar y profesional”, resalta la socióloga Ruth Ramírez, haciendo hincapié en que por eso no resulta extraño que busquen empresas que les ofrezcan empleos con horarios flexibles o que permitan trabajar desde casa. Incluso, muchas tratan de emprender su propio negocio para tener más tiempo para los suyos. De acuerdo a la Walton Family Foundation, especializada en estudios sociales y mercantiles, las millennials están criando hijos más felices. Esto avalado por un estudio que abarcó aproximadamente a 150 mil de ellas y que arrojó las siguientes conclusiones: serán niños más abiertos a la diversidad; el altruismo formará para de sus vidas; tendrán especial preocupación por los animales; desarrollarán habilidades multitasking a temprana edad y comprenderán la importancia del ahorro desde pequeños. De ahí que sean, a diferencia de la generación de sus padres, madres más transparentes, colaborativas, comprometidas y tolerantes. “Son conscientes de la situación mundial y saben que el futuro depende en gran parte de la formación que brinden a sus pequeños”, destaca el particular estudio.

Desafío médico

Es una realidad que los pediatras tienen un gran reto con estas madres, y es que al estar excesivamente informadas, casi siempre ponen en tela de juicio la opinión de éstos. No piensan dos veces en cambiar de médico si su respuesta o consulta no les satisfacen, o más aún, no le responden por WhatsApp. Esto quedó planteado en un reciente workshop celebrado el pasado mes de abril por la multinacional Mead Johnson: “Las madres de la nueva generación no llegan a los consultorios buscando un diagnóstico, sino una quinta opinión, porque antes ya googlearon los síntomas, preguntaron en el chat del colegio, le mandaron fotos a sus amigas y consultaron a las influencers que siguen en las redes sociales”, decía uno de los panelistas, Andrés Hatum, economista, docente y periodista, ante los 70 pediatras internacionales que participaron en el mismo. “Es cierto que el estar ‘correctamente’ informados siempre será bueno, pero de una u otra forma esto ha conducido a que sean madres más ansiosas. Se han visto casos en que evalúan al pediatra en función de la rapidez de su respuesta y si ésta les satisface, sin distinguir entre una consulta urgente o importante”, apunta la pediatra intensivista Hortensia Esteva, quien en nuestra entrevista dejó claro que sus saberes se ven amenazados ante estas nuevas mamás. Y añade que hoy, la mayor parte de esta información que manejan sobre el cuidado de sus hijos proviene de las redes sociales. “El problema es que no siempre es correcta o promueve hábitos saludables”, concluye.

 Según el estudio Working Mother 2018, las mamás millennials se sienten orgullosas de haber tomado la decisión de trabajar fuera de casa y reconocen el valor de los ingresos que ellas aportan.

 Así son… 

“Se apoyan en las nuevas tecnologías para gestionar mejor su día a día. Comparten lo que sabe con otras a través de blogs o redes sociales. Si tienen dudas sobre cómo criar a sus hijos o llevar su hogar, las aclaran en Internet. esas son las madres millenials”, Nicole Henríquez, especialista en medios digitales y community manager.

Las madres Millennials se sienten más felices y satisfechas con su forma de ejercer la maternidad que generaciones anteriores de acuerdo a un estudio publicado por Pew Research Center.