Amando a una persona difícil

Fecha

, Pareja

Por Yanely Acosta (@yanelish) Foto Marciel Frías

¡Qué lindo es el amor!, ¿verdad que sí?… Cuando dos personas son de carácter suave o dulce. Cuando uno de los dos dice: “Vamos a hacer esto”, y el otro responde –con una sonrisa en la cara–  “Me parece genial. Y luego también podemos hacer lo otro”. Así como pasa en las películas.

 Lindo el amor, ¿verdad? Es hermoso cuando uno siente “las maripositas”, “el chipero” por ver esa persona. Todo fluye tan suave, toda la alegría que una gente saca de ti… para eso nos enamoramos, para cada día ser más felices, amar y ser amado.

Esto nos dicen las redes, las películas y muchos amigos y familiares. Nos enseñaron que el amor lo puede todo, que querer es poder. Disney hasta nos vendió la ilusión de que la Bestia se convertirá en príncipe, ¡todo por amor! Que la mujer hace al hombre: que detrás, o al lado, de cada gran hombre hay una gran mujer (y sí, pero no), pues hay una parte que nadie nos dice, de la que no se habla, para la que nadie nos prepara.

¿Qué pasa cuando nos enamoramos de una persona de carácter difícil? ¿Qué pasa cuando uno se enamora de un/una “mecha corta” que explota por todo? ¿Qué pasa cuando nos enamoramos de una persona que tiene sus propios demonios dentro?, o ¿Cuando uno dice blanco y el otro dice negro?

¿Qué hacemos? ¿Aguantamos todo “porque esto fue lo que nos tocó”? ¿O es una mentalidad arcaica?

Ahora está muy de moda alejarse de las personas negativas. Con frases como “Todo lo que no te sume, sácalo de tu vida”. ¿Qué pasa si el negativo es tu esposo? ¿Qué pasa cuando es tu mamá? ¿Y si es tu hijo? ¿Que sería de nuestro mundo si solo amamos a las personas fáciles?

No pido o recomiendo a nadie que aguante humillaciones, ni maltratos (físicos o emocionales). Nadie debe tolerar lo intolerable. Hay gente arrogante y presumida, que se pasa la vida amparándose en el “yo soy así”, como si tuvieran un free pass de por vida y el mundo tiene que tolerarle todo.

Mira siempre el corazón de la otra persona y dentro de su corazón estará la respuesta. Sé su soporte cuando esté cojo, ayúdalo a mejorar; ayudemos el mundo a ser un mejor lugar. ¿Qué mérito tiene amar a una persona fácil? Eso lo hace cualquiera. Ahora, amar, apoyar, entender, ser paciente con una persona difícil, ahí está el reto.

Debemos amar más, con más tolerancia y empatía. No sabemos los fantasmas con los que la otra persona está luchando. Debemos amar más inteligente… el malestar del otro nunca debe robar tu bienestar, sus fantasmas no son los tuyos.

Amar al otro cuando menos lo merezca, pues quizá es cuando más lo necesita.