Dieta sin supervisión médica ¿Conoces los riesgos?

Fecha

, Salud

Colaboración Dra. Mirtha Pichardo, nutrióloga clínica, médico estético, cosmiatra y médico prescriptor de Pronokal @Dra_Pichardo Foto Radmaner

Seguro está entre tus primeros objetivos a lograr este año: un peso saludable. Para ello, decides realizar la dieta que a tu amiga tanto le funcionó o te unes a la nueva ola en esta materia. Sin embargo, ¿conoces los riesgo de hacerlo bajo tu propia prudencia? Llevar un nuevo régimen dietético sin supervisión médica puede traer consigo deficiencias en el organismo que luego pueden convertirse en enfermedades.

En los últimos años hemos visto un boom en la búsqueda del bienestar físico. Algunas lo hacen a través de un profesional, que además de conseguir el objetivo de la paciente, da seguimiento para que sea sostenible a largo plazo. Otras lo hacen “a su manera”, dígase, a través de las redes, un amigo de un amigo o mediante algún tipo de folleto. Pero de lo que quizá no se percatan es que así como reza el dicho, Cada cabeza es un mundo, cada organismo también. Los regímenes nutricionales deben ser planteados en base al estado de salud actual de cada paciente, dígase, el plan debe ser personalizado, tanto de micro como macronutrientes, y para esto, obligatoriamente se requiere de acompañamiento profesional.

* Lado malo

Cuando no se personalizan los valores (hidratos de carbono, proteínas y lípidos), el régimen puede llevar a la desnutrición, sea por obesidad o adquirir un bajo peso. También hay que vincular las vitaminas y minerales esenciales para las funciones metabólicas y fisiologías del organismo.

Entre las enfermedades de deficiencia de micronutrientes están las anemias nutricionales (falta de hierro), bocio (déficit de yodo), osteoporosis (vitamina D), ceguera (vitamina A) o malformaciones congénitas (deficiencia de folatos). También está el otro lado, dígase, el de los excesos, que tiende a tener efectos tóxicos sobre el organismo.

* ¿Buscas un plus?

A la hora de suplementarte también es necesaria la previa evaluación de un médico nutriólogo, para mediante analíticas y otros estudios saber cuáles son tus requerimientos personales, ya que el exceso de vitaminas y minerales tiende a producir efectos tóxicos en el organismo.

Se debe tomar en cuenta antes de realizar un método de reducción de peso, que éste tenga sustento en bases científicas que busquen tu bienestar.

* Nada de milagros

Las dietas milagrosas o rápidas no brindan la reeducación alimentaria necesaria, ya que la mayoría de los pacientes no saben qué o cómo comer luego de realizarlas, lo que trae consigo el famoso “efecto rebote”, que no es más que el aumento en la ingesta calórica requerida. Es decir, cuando estamos en dietas de muy bajo valor calórico, el gasto energético, –como una manera del cuerpo protegerse para sobrevivir– disminuye para el uso de las reservas. Al terminar ese tipo de dietas, aumentamos la ingesta, volvemos a comer como nos alimentábamos anteriormente y por ende, el excedente se almacena en forma de triglicéridos y colesterol, lo que conlleva a la lipogénesis. Consecuencia: rápido aumento de peso.