Descifra tu próposito de vida

Fecha

, Temas

Por Alexandra G Roca Foto Fuente externa

“Todo en la vida pasa por algo”, “todos tenemos un propósito”, “todo aquel que llega a tu vida tiene algo que enseñarte”, son alguna de las cosas que nos pasamos la vida escuchando, sobre todo cuándo atravesamos momentos difíciles.

Y si bien, son tan ciertas como que el sol sale todos los días y la luna todas las noches, muchas veces no logramos entender bien en qué consisten estos dichos, pues no son una ni dos las veces que nos encontramos perdidos en algún (o varios) aspectos de nuestras vidas, con muchos caminos por recorrer, muchas opciones para elegir y sin idea de qué hacer.

Hoy, inicio de semana decidimos enfocarnos en lo que es el propósito de vida, pues es algo que si bien se puede ver condicionado por factores externos, depende únicamente de nosotros, de nuestra visión y sobretodo del deseo que tengamos de descubrirlo(s) y disfrutar el camino para alcanzarlo.

Tuvimos la oportunidad de conversar con orador especialista en motivación, Alekos Martínez (@alekosmv), quien nos aclaró que a lo largo de los años los propósitos cambian y evolucionan con nosotros y nos dio algunas herramientas para poder identificarlos y vivir una vida más enfocada y por ende feliz.

¿Cómo se define el propósito de vida?

Lo primero es que propósito no se define con una sola frase. Mucha gente se pasa la vida entera tratando de encontrar una sola cosa que defina su “por qué” y “para qué” , pero el propósito de vida son un conjunto de cosas que varían entre un ser humano y otro.

Dentro de estas cosas se encuentra el trabajar para algo que sea más grande que tú, puede ser una religión, una causa, una empresa, una visión de vida, pero sin duda algo que va directamente conectado al propósito de vida es transcendencia y usualmente esta viene de desprenderte de ti o de actuar más allá de ti.

Otra de las cosas que te ayuda a sentirte en propósito es el ser un mejor ser humano cada día, el ser humano está hecho para evolucionar y cuando te concentras en cada día que pasa volverte una mejor versión de ti mismo sumarás algo más a tu sentido de propósito en la tierra.

Las obligaciones externas, como un hijo, alumnos, etc., ayudan a desarrollar un sentido de propósito, una madre puede ir más allá de sus límites por satisfacer las necesidades de sus hijos.

“Vivir en propósito es una serie de acciones repetidas diariamente que cuando se conectan a algo que es de importancia, desemboca en un sentido de propósito. Vivir en propósito es un hábito.”

Las personas suelen pensar que tener un propósito implica impactar la vida de otros pero el propósito puede ser entender y satisfacer necesidades propias ¿no?

 Es probable que el impactar la vida de otro te pueda llevar a sentirte más conectado con la sensación de propósito, pero el estar trabajando por una mejor versión de ti, el sanar heridas del pasado, el satisfacer tus necesidades emocionales, de seguridad o físicas e incluso el crear un balance de vida aporta a la creación de un sentimiento de propósito, es la mezcla de cosas lo que logra crear el propósito.

¿Los propósitos evolucionan o varían? ¿O uno nace con uno y todo lo que haces en la vida te lleva a alcanzar ese único propósito?

Definitivamente pueden evolucionar o incluso cambiar drásticamente a lo largo de tu vida, el mismo ser humano evoluciona, no eres la misma persona que eras hace tres o dos años, a veces ni siquiera eres la misma persona que fuiste hace un mes, por lo que es razonable que lo que te lleve a un propósito evolucione con el tiempo y cambie en cada etapa de vida y como mencioné anteriormente, ese sentimiento de propósito se forma por varios propósitos puntuales, por lo que no existe el único propósito.

¿Cómo se encuentra el propósito de vida?

Por mucho tiempo pensé que el propósito se encontraba y eso me llevó a una búsqueda interminable que me llevaba a la ansiedad extrema, hasta que en un punto me encontré con el libro GRIT de Angela Duckworth, que habla de como el propósito es algo que construyes a través de la práctica, el tiempo y el esfuerzo; cambiar de perspectiva me ha ayudado a tomar decisiones más asertivas y sobretodo me hizo parar esa búsqueda excesiva de encontrar “Mi llamado”.

Para entenderlo mejor podemos hacer la analogía con una relación de pareja, hay un inicio de mucha pasión, luego esa pasión disminuye y viene una etapa larga y difícil de construcción de una pareja y un amor real, y eso toma tiempo, esfuerzo, compromiso y sacrificios, y luego del paso del tiempo es que se convierte en tu pareja de vida. Así mismo pasa con el llamado, empieza con un interés genuino en un tópico específico y dicho interés dura un tiempo, después viene una etapa larga de volverte un maestro y profundizar y crear resultado y al pasar del tiempo puedes considerarlo como un llamado.

Por lo que mi respuesta es que no se encuentra, sino que se construye. Ahora bien, para decidir ese interés inicial al cual te vas a dedicar por tanto tiempo como para volverlo un llamado o propósito puedes evaluar lo siguiente:

  • Pensar en una pasión ya existente o algo que ames aprender.
  • Evaluar alguna necesidad que haya en el mundo que quieras satisfacer o resolver.
  • Considerar que estilo de vida quieres vivir y si lo que escoges va alineado a eso.
  • Buscar algún trauma o injusticia que sufriste y decidir dedicarte a que otros no pasen por lo mismo.

Si logras conectar todas, o la mayoría, estarás ante un interés con alta posibilidad de volverse con el tiempo y trabajo en un llamado.

¿Influye el género, la edad y otros factores externos o sociales?

Las experiencias a las que has estado expuesta, así como tu propia identidad va relacionado a tus intereses y a lo que das valor, por lo que todo tiene una relación; pero esto no significa que una mujer o un joven o alguna persona de cualquier clase social pueda tener un propósito similar a alguien con características diferentes a él y que tenga las mismas capacidades para alcanzarlo.

¿Las faltas de propósito y crisis existenciales son fruto de una sociedad sistematizada y estructurada?

No creo, creo que tiene que ver con el mensaje que se le da al joven, venimos de una generación que se le vendió la instantaneidad y el sentirse en propósito no escapa de eso.

Para las generaciones anteriores a los millenials el propósito de vida era trabajar y satisfacer las necesidades básicas de ellos mismos y sus familiares y había un mayor significado de trabajo, ese era su propósito, pero implicó un gran sacrificio. El joven ve que sus padres sacrificaron todo y no está dispuesto a pagar los platos rotos que demandan sus sueños, pero está tan bombardeado por temas de propósito que genera esa incongruencia, sentirme en propósito de manera rápida, pero sin trabajar por el y sin un compromiso a largo plazo. La crisis existencial viene más de eso que de los sistemas y estructuras actuales

¿Cómo podemos combatir o sobrellevar los estándares sociales con el fin de luchar por nuestro propósito?

Tienes que perder el miedo al que dirán y conectar con una meta que sea más grande que tu mismo. Es sencillo pero difícil, pero no hay forma mágica, las personas siempre van a hablar y la única manera de perder o enfrentar el miedo al rechazo es teniendo ese interés o misión que vele por más que solo tú mismo.

¿Depende la felicidad del propósito de vida?

La psicología positiva definió cinco cosas que llevaban a una felicidad a largo plazo y dentro de ella estaba el sentimiento de propósito. Para algunas personas tiene más peso que para otras, pero sí tienen una alta relación.