¿Hasta dónde se vale experimentar?

Fecha

, Sexo y relaciones

Por Virginia Pérez, terapeuta sexual y psicóloga de pareja Foto Fuente externa

Esta, entre otras preguntas acerca de las novedades que puedes implementar en la alcoba, las responde la especialista Virginia Pérez.

¿En el sexo todo es válido? Todo se vale siempre y cuando los dos estén de acuerdo; es preferible no incluir a terceros. Se debe procurar lo que no dañe tanto física como emocionalmente a ninguno de los integrantes de la pareja. Siempre debe haber una negociación sana entre las partes.

 ¿Cuáles son las razones por las que una pareja puede decidir intentar cosas nuevas en la intimidad? La monotonía ocupa el número uno de los rompecorazones en la relación de pareja, luego la falta de comunicación, el estrés, la llegada de los hijos –en caso de tenerlos–, entre otros. La mayoría de las parejas deciden reinventarse en la sexualidad cuando la relación se ha ido apagando y el deseo sexual a disminuido, o en alguna crisis emocional que ambos estén pasando.

Si tú no quieres hacer algo pero tu pareja sí, ¿cómo se puede negociar? Lo ideal es que lleguen a un punto medio, un acuerdo entre las partes, donde en ocasiones uno pueda complacer al otro y luego el otro lo complazca, siempre y cuando lo que se vaya a negociar no ponga en juego su dignidad.

¿Cuándo poner límites? Es bueno tomar en cuenta que ciertos juegos sexuales traen más consecuencias negativas que positivas. Lo primero es analizar esta parte y lo segundo, si va en contra de nuestros principios y valores, lo ideal es que no lo intenten. En definitiva, los límites en este sentido deben ser claros, sin dejar el espacio a alguna duda.

¿Cuándo es necesario buscar ayuda psicológica? Cuando han intentado todo lo humanamente posible y aun así no se ha encendido la chispa del amor, o por el contrario, uno o ambos andan en búsqueda de herramientas para encender la chispa de la pasión y esto no sucede, o simplemente no se llega a un acuerdo.

¿Cuál es la fantasía más recurrente en sus consultas? Cabe recordar que las fantasías dejan de serlo inmediatamente son realizadas. En este caso, la más común en los hombres es el famoso trío (dos mujeres y él). En las mujeres se va más a lo romántico (caricias lentas en una noche romántica, bajo la luz de la luna, etc.).

 ¿Qué otras alternativas al coito se pudieran intentar? Existen varios juegos sexuales que se pueden agregar en la intimidad. Aparte de los 10 dedos de las manos, existen dildos para el gusto de cada quien. No es adecuado utilizar algún instrumento que no esté diseñado para el mismo ya que las consecuencias son preocupantes, llegando incluso a producirse traumas emocionales. Es importante que cada uno crea que es posible reinventarse pese a la edad o las circunstancias. Las parejas deben darse la oportunidad de abrirse, entregarse, compartir su placer; dar y recibir caricias eróticas, para mantener viva la pasión. Dicho esto, cabe señalar que un juguete sexual no arregla una relación, puede sumar en una relación funcional, pero una visita al sex shop no ayudará si antes no se dan otros factores como el diálogo, la confianza, el respeto, el deseo y la disponibilidad de ambos miembros de la pareja.

¿Hay reglas? Tener límites claros y que cada uno deba acatarse a ellas. Ambos deben expresar su aprobación y su deseo de hacerlo o no.