Las “olvidadas” de nuestro cuerpo

Fecha

, Belleza

 Colaboración Raquel Fernández, médico estético y antiedad de @fercasy

Lucir una piel radiante no sólo implica la del rostro, manos o piernas… Y decimos esto porque muchos se centran exclusivamente en los cuidados de éstos, olvidando, por ejemplo, los codos y las rodillas, que son áreas de mucha exposición y daños por roces. Debido a su anatomía y localización sufren más que otras, lo que puede traer consigo resequedad, picor y alteración de la pigmentación.

Ante esta realidad resulta fundamental distinguir si se trata de una alteración de la piel por sequedad o lesiones dermatológicas que necesitan ser tratadas por especialistas médicos y productos específicos.

En el mercado existen alternativas para suavizar, hidratar y hasta mejorar su coloración, desde los aceites con componentes de rosa mosqueta hasta las vitamina A y E.

La urea es un elemento base para el tratamiento de estas zonas; ayuda a mejorarlas de manera muy notoria. Por igual la exfoliación, que ayuda a eliminar células muertas y suavizarlas a la vez.

Si te encuentras en esta situación, algunos de tus aliados para mejorar son:

1 Iso-Urea, de La Roche-Posay. Disminuye la aparición de piel granulosa y calma las zonas ásperas del cuerpo.

2 Ureadin, de Isdin. Para mantener la piel humectada.

3 Crema emoliente querato-reductora con A.H.A., de Ducray. Gracias a su activo patentado (glicolato de guanadina), elimina las escamas e hidrata. La piel vuelve a ser fina, lisa y suave.

4 Eau Thermale, de Avène.

5 Eucerin UreaRepair Plus. Ofrece un alivio inmediato e hidratación duradera, retrasando los síntomas de la piel seca durante 48 horas.

Alternativas caseras

El limón, si se utiliza ciertos días (cada tres, por ejemplo), al frotarlo en los codos exfolia de manera natural y contribuye a blanquear y aclarar la coloración oscura de esta zona. Por igual la miel con semillas lino, y el azúcar con aceite de oliva.

“Existen alternativas y soluciones para cada tipo de piel y alteración de la misma. En caso de que exista una patología base se debe consultar a un especialista médico”.