Frank Ceara como El Cieguito de Nagua

Fecha

, Póster

Texto: Leandro Sánchez – Fotos: Adolfo Florentino – Estilismo: Mannelik Ortega – Manejo digital: Ivan Mieses – Maquillaje: Mónika Mendoza – Agradecimientos: Danilo Music y La Pieza

Frank Ceara – “Añoro del pasado el respeto a la música”

Su voz es inconfundible, que no quepa la menor duda. En el gusto dominicano Frank goza de un sitial preferencial. esto se lo ha ganado a pulso de perseverancia y entrega. Con él conversamos sobre su devenir en el tiempo, proyectos actuales y futuros.

Lo hemos visto desdoblarse en el escenario como cantante y actor de musicales, facetas en las que siempre ha demostrado la pasión que siente por el mundo de la música y las artes en general. En esta oportunidad nos comunicamos con él a propósito de la campaña “Orgullo de mi tierra” del grupo CCN, que este 2018 rinde tributo a la provincia de María Trinidad Sánchez, de donde es oriundo el personaje que le tocó caracterizar, El Cieguito de Nagua, a quien también reconocen.

Con mucho ánimo y acompañado de su agradable sonrisa, Frank llegó puntual a nuestras oficinas dispuesto a realizar el mejor de los trabajos, donde también tuvimos el chance de intercambiar impresiones sobre esta campaña nacional que apoya desde hace varios años.

P: Para iniciar, cuéntanos sobre tu experiencia en “Orgullo de mi tierra”, iniciativa que busca enaltecer lo nuestro en el más amplio sentido de la palabra… Para mí, más que honor, es una labor bella que viene realizando el Grupo CCN. Soy de los que cree que debemos realzar todo lo que somos como dominicanos. Estoy algo cansado de que sólo veamos nuestro lado negativo. Y resulta lamentable que sólo cuando salimos fuera del país nos damos cuenta y comenzamos a extrañar las cosas que nos gustan de aquí. Desde que me llamaron para participar en este proyecto mi “sí” fue rotundo.

P: A tu entender, ¿qué es lo más encantador de esta provincia? Cada una tiene su magia, pero me enamoré de María Trinidad Sánchez, más que por sus hermosos paisajes, playas vírgenes y rica gastronomía, por la vocación de servicio de su gente. Es su mayor tesoro; los pueblanos son cómplices únicos de la escenografía del lugar.

P ¿Te gusta la música típica? Me encanta todo lo hecho aquí. Es un privilegio interpretar a una gloria, no sólo de María Trinidad Sánchez, sino de todo el país, que ha perdurado tanto tiempo. Eso es lo mágico. Muchos artistas comenzamos y nos cansamos en el camino, lo dejamos a la mitad… surgen miles de situaciones, pero el Cieguito de Nagua comenzó a tocar de pequeño y desde entonces no ha parado. Ha entregado su vida completa a la música, lo que merece un aplauso de pies.

P ¿Te sientes satisfecho con lo alcanzado? Sí, me siento muy satisfecho con este regalo que el Señor me ha dado, el don de cantar, a quien luego tendré que dar explicaciones de qué hice con él y de qué manera lo puse a su servicio. Me satisface muchísimo que lo puede usar para este tipo de iniciativas como lo es “Orgullo de mi tierra”.

P ¿En qué estás trabajando? Actualmente estoy inmerso en varios proyectos a la vez. Uno de ellos es el musical “Aladino y la lámpara maravillosa”, de la productora Alina Abreu, del que hice el guion y escribí las canciones, además de ser coach voice de los talentos. También estoy trabajando en mi propio musical, “El arca de Noé”, que presentaré en España y el año próximo acá. Vengo además con un tema nuevo y giras por Argentina, Estados Unidos y España, de promoción y contrato.

P ¿Qué añoras del pasado? El respeto a la música. La nuestra, sobre todo, ha caído en un estado en el que nos creemos con derecho de pisotear y hundir al otro. 

P En nuestro país, la carrera de un solista siempre ha sido muy cuesta arriba. ¿Entiendes ha cambiado esta situación? Sí, sobre todo porque éste ya no necesita de la aceptación de una productora, casa discográfica o canal de televisión, ni siquiera de la radio. El boom de las redes sociales le brinda un acceso inmediato al público, que a nosotros en los 90 nos costaba bastante. Y ojo con esto, no es una queja, pero entiendo que plataformas como Youtube o Spotify deben considerar un mecanismo que regule aquellas publicaciones que atenten contra el respeto del público; siempre debe primar la calidad.

P ¿Qué no comprometes como ser humano? La palabra de Dios. Es muy sagrada para mí. Incluso me he salido de obras, peliculas y lugares donde le ofenden. Soy muy creyente.

P ¿Te ha pasado por la mente renunciar a la música? Muchísimas veces (risas). Lo he intentado, pero me resulta imposible.

Única

“La música siempre ha sido una alternativa; la gente no puede vivir sin ella. No resulta extraño que sea entonces el hobby por excelencia. A casi todo el mundo le gustaría cantar”.

Música típica

Dotado de unas de las manos más ágiles de todos los tiempos, González Alvarado Pereira, popularmente conocido como el Cieguito de Nagua, nació el 10 de enero de 1947 en La Jaguita, municipio de Cabrera, provincia María Trinidad Sánchez.

Su fama de niño prodigio se extendió, sobre todo, porque es no vidente de nacimiento, y como una forma de salir adelante, de la mano de su padre se iba a la ciudad de Nagua a exhibir sus habilidades con su instrumento favorito, el acordeón.

Su primer acercamiento a la música lo tuvo a los tres años, aproximadamente, cuando le compraron una armónica, con la que empezó a tocar merengue. Y a los siete, su abuelo le obsequió un acordeón que aprendió a tocar con sorprendente rapidez. Para entonces ya se presentaba en fiestas, cumpleaños, bodas, bautizos, celebraciones escolares y fechas religiosas.

Con 18 años ya era un músico consagrado. Así llegaron los viajes, las contrataciones y grabaciones; éxitos como “La luz”, el mayor de todos.

La destreza ante dicho instrumento, y su voz, se conjugaron para convertirse en una estrella inmortal del género típico nacional.

Twitts  para una vida. El Cieguito de Nagua fue declarado Activo Cultural de la Nación mediante la ordenanza 41-00 del Ministerio de Cultura. /  Ha compuesto alrededor de veinticinco temas, aunque en una oportunidad confesó que esta faceta no es su favorita. / Nació sin visión, y no recuerda algún momento de su vida en que sus ojos hayan visto la luz. / El empresario disquero Fabio Inoa le oyó tocar y le propuso hacer dos grabaciones. Así salieron al mercado sus primeros discos. “Yo seré tu Mayoral” y “Marita” eran dos de los temas. / Junto a Tatico Henríquez, Paquito Bonilla y otros ejecutantes del merengue tradicional, hizo posible que este género del folclor dominicano se recuperara de la crisis en que cayó a comienzos de la década de los años sesenta.