Novias con propósito

Fecha

, Moda

Texto por Pamela Toribio

El pasado viernes 12 de octubre la princesa Eugenia de York, nieta de la reina Isabel II de Inglaterra, se casó con el empresario Jack Brooksbank en el medieval castillo de Windsor.  Eugenia aprovechó que todos los ojos estaban puestos en ella para lucir con orgullo la cicatriz que le recorre la espalda desde los doce años. La ausencia del velo, el pelo recogido y una escotada espalda en pico invitaban a recorrer con la mirada cada centímetro de esa marca que le quedó tras la operación de escoliosis que le hicieron en el año 2012. Una experiencia que la convirtió en parte activa de la organización que tendrá una unidad de alojamiento en el Real Hospital Ortopédico Nacional que se llamará, Casa Princesa Eugenia, para pacientes y familiares que se tengan que someter a tratamientos similares.

El caso de Eugenia hace que la corona se muestre cada vez más humana y condescendiente con causas sociales, a pesar de todo el dinero que han gastado en las bodas reales en los últimos años, han querido que los vestidos de las duquesas de Cambridge y de Sussex sean utilizados para una buena causa. En 2011, tras la boda de Kate y Guillermo, el vestido de la novia fue expuesto en el palacio de Buckingham. Ahora es el turno de Meghan, la duquesa de Sussex, quien tendrá que prestar su Givenchy a la corona para que sea expuesto durante unas semanas en el Castillo de Windsor. El dinero recaudado con las entradas de los visitantes será destinado a obras caritativas.

Por otro lado, en 2008, La actriz y ex modelo estadounidense Jerry Hall subastó algunos de sus vestidos más preciados con fines benéficos. Entre los trajes que salieron a subasta estaba el vestido de novia que lució en su boda con el cantante Mick Jagger. Un diseño de Antony Price en color crema y de falda corta, que logró alcanzar los 2.800 euros en la subasta. En total se recaudaron alrededor de 31.000 euros que fueron destinados al grupo Emmaus, una fundación que presta ayuda a las personas sin hogar.

Este año, en el mes de abril, Benito Santos, el diseñador mexicano que se encargó de la confección del vestido de novia de la ex Miss Universo, Ximena Navarrete, lanzó una colección de novias para una causa benéfica que busca impulsar la construcción de la ludoteca del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Guadalajara, como parte de un proyecto que albergará a personas en situación de calle.