Dominicana Limpia… Lo que es realmente necesario para conseguirlo

Fecha

, Gente

Por Leandro A. Sánchez

Dado el eminente carácter de inmediatez de las redes sociales, de seguro fueron muy pocos los dominicanos que tuvieron la oportunidad de ver la foto circulante en las mismas, que mostraba una zona del malecón de Santo Domingo repleta de desechos sólidos, que incluso cadenas de noticias internacionales y celebridades como Kim Kardashian compartieron, haciendo un llamado de atención. Corrió como pólvora y dejó al descubierto una lamentable situación que nos avergüenza. La contaminación y lo que ésta trae consigo (el cambio climático, por ejemplo) es una realidad, no un invento de científicos ni ambientalistas… Desde hace años escuchamos sobre esto y hasta cierto punto, gran parte de la población mundial le ha dado la espalda, mientras diversos grupos de profesionales amantes de la naturaleza y conscientes de la importancia de proteger nuestro medio ambiente, con sus iniciativas, le han hecho frente en pos de salvaguardar el planeta Tierra.

República Dominicana no cuenta aún con una estructura industrial que permita reciclar a gran escala. Por eso, resulta oportuno iniciar con cambios sencillos como utilizar pilas recargables en lugar de desechables o utilizar fundas de tela para transportar la compra del supermercado.
Esto es precisamente lo que está tratando de hacer la Presidencia de la República con el plan “Dominicana Limpia”, para dignificar las calles de RD y ofrecer una solución integral a los problemas generados por los residuos sólidos, de los que diariamente se producen 12.000 toneladas. Se trata de un programa con un alcance territorial nacional, de forma progresiva y escalonada, que cuenta con la participación del sector público (Ministerio de la Presidencia, Ministerio de Educación, Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la y Liga Municipal Dominicana), junto con los gobiernos locales (representados por la Federación Dominicana de Municipios y la Federación Dominicana de Distritos Municipales) y el sector privado, Cervecería Nacional Dominicana).

Un total de RD$950 millones desde el Presupuesto General del Estado serán gestionados para este proyecto, en el 2018, a los que se suman otros RD$100 millones procedentes de la Cervecería Nacional, adicional a los aportes realizados por el Ministerio de Educación, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el Ministerio de Turismo .(destinos finales en zonas turísticas), los ayuntamientos y juntas de distrito municipal.

La olvidada ley
La promulgación de la Ley 120-99, por parte del Congreso Nacional, prohíbe a toda persona física tirar desperdicios sólidos y de cualquier naturaleza en calles, aceras, parques, carreteras, contenes, caminos, balnearios, mares, ríos, etc. La misma faculta a los ayuntamientos, en conjunto con la Policía Nacional, a procesar a cualquier persona que incurra en esto, pudiendo ser condenada a las penas de dos (2) hasta diez (10) días de prisión o multas de RD$500 a RD$1.000, o ambas penas a la vez”, establece el artículo 4 de la ley.

Compromiso empresarial

En las últimas décadas ha cobrado fuerza el término responsabilidad social corporativa, que según la Organización Internacional del Trabajo, organismo especializado de las Naciones Unidas, se define como la “contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas”. En RD, uno de los ejemplos más destacados es la Fundación Propagas, que nace en 2007 con el compromiso de sensibilizar a la población sobre el cuidado del medioambiente a través de diferentes programas educativos, socioculturales y proyectos de conservación, entre los que se destacan:

* Conservación de especies en peligro de extinción.

* Monitoreo de los arrecifes de coral dominicanos.

* Fondo de Agua, para captar y gestionar recursos económicos destinados al financiamiento de proyectos e iniciativas que favorezcan la capacidad del río Yaque del Norte de generar agua, mejorar su calidad, así como promover su uso responsable.

A esto suman una serie de iniciativas junto a estudiantes como la “Ciudad reciclada”, el concurso literario Letra Natural y el programa “Lectores saludables”.

Por otro lado, el Banco Popular Dominicano, a través de su fundación, canaliza acciones a favor del medioambiente. Para ellos, “el despertar conciencias en torno a la preservación y sostenibilidad de los recursos naturales impacta en nuestro presente y futuro como nación”. Desde hace 20 años realizan jornadas de reforestación junto al Plan Sierra para contribuir con la recuperación de la capa boscosa del Cibao y la conservación de sus cuencas hidrográficas. Además, ayudan a conservar las cuencas productoras y abastecedoras de agua de la ciudad de Santo Domingo y la región Norte del país, a través de Fondo de Agua. Y aportan a la construcción y reparación de hidroeléctricas rurales con el objetivo de que los habitantes de diferentes comunidades, a través de la energía limpia y sostenible, accedan a nuevas oportunidades de fomento económico y a una mejor calidad de vida.

Desde los Ayuntamientos

La Alcaldía del Distrito Nacional dirige su energía hacia las campañas “Santo Domingo soy yo” y “Cuido mi barrio”. La primera, de corte educativo, pretende lograr la colaboración de la ciudadanía en el cuidado y preservación del hábitat y el patrimonio cultural, integrando a los munícipes en actividades y buenas prácticas ambientales y de mejoras continuas en las condiciones higiénicas de los barrios, ensanches, residenciales y urbanizaciones del Distrito Nacional, a través de un proceso de orientación y educación permanente. Y la iniciativa “Cuido mi barrio”, es un concurso que tiene como objetivo incentivar, promover y propiciar la participación y empoderamiento de los munícipes en el mantenimiento de su entorno limpio, a través de un adecuado manejo y disposición de los desechos sólidos que producen diariamente, con la finalidad de cuidar y mantener su barrio limpio. Un jurado conocedor del tema será el encargado de premiar los tres sectores ganadores con la suma de uno a tres millones de pesos (más en adn.gob.do).

Por otro lado, la Alcaldía de Santiago se ha convertido en el primer y único municipio del país que procesa de manera automatizada todos los desechos sólidos que allí se generan. Desde que la planta de revalorización Cilpen Global entró en operación el pasado 10 de julio de 2017, se procesan 300 toneladas al día, y en la siguiente fase se contempla la producción de energía mediante la basura, convirtiendo a la ciudad en el único lugar del país donde se producirá ésta a partir de desechos sólidos, dejando atrás el obsoleto sistema de vertedero. Bajo el lema “Es tiempo de vivir en orden”, Santiago se ha convertido en un modelo a seguir, ya que el manejo de la disposición final de los desechos a cielo abierto representa un atentado a la salud, sobre todo para los llamados “buzos” que operan allí, mismos que han tenido la oportunidad de insertarse en esta nueva forma de recogida.

Isla del plástico

Se trata de un documental producido por el cineasta dominicano José Maria Cabral “sobre la gestión de la basura en República Dominicana, específicamente sobre el plástico, considerando las vertientes medioambientales, legislativas y sanitarias del problema, así como las posibles soluciones”, explica Cabral.  Cuenta con la conducción de Nashla Bogaert y es producido, junto a Bogaert, por David Maler y Gilberto Morillo, con Cacique Films.

Disminuir la cantidad de recursos que utilizamos por medio de otros hábitos o técnicas… por ejemplo, no pedir bolsas en el supermercado a menos que sea necesario, o reducir el consumo de papel, es una de las claves para alcanzar el medioambiente que tanto anhelamos actualmente.

Cultura Green

Una de las iniciativas que ha llamado la atención es nuestro país es @greenloverd,

sobre todo porque se trata de una personal, representada por la joven Lorna Aquino. Es una organización ambientalista, pionera en el tema del reciclaje en Santo Domingo, y que poco a poco, en la medida de sus posibilidades, ha ampliado su radio de acción a otras ciudades del país con centros de acopio y recolección de desechos sólidos no peligrosos (papel, plástico, tetra pack, aluminio…). Su filosofía está orientada a las 3R, a través de la cual nos invita a ser más ecológicos en nuestras actividades diarias mediante tres acciones básicas: reducir, reusar, reciclar.

Más que playas, limpiamos conciencia

Bajo este lema, la Fundación Vida Azul nace en el año 2007, cuando un grupo de amigos practicantes de buceo deciden tomar cartas en el asunto ante la degradante situación de contaminación y suciedad de las costas de nuestro país. Se trata de una institución sin fines de lucro que vela por la protección del medioambiente y los recursos costeros-marinos mediante programas que impacten la conciencia humana, impulsen la educación ambiental a futuras generaciones y cambien el modelo económico de las comunidades costeras de la República Dominicana. Para esto imparten charlas en la que niños  aprenden, se sensibilizan y adquieren los hábitos necesarios para vivir en armonía con nuestros recursos naturales. Otro accionar que se destaca dentro de su labor es el Día Internacional de Limpieza de Costas, en el que miles de voluntarios se unen para recoger millones de libras de basura de los de ríos, lagos y playas de todo el mundo. Si quieres ser parte del grupo de voluntarios puedes unirte en vidaazul.org.

Tu aporte. El cambio comienza contigo… Con pequeñas acciones es posible

* Utiliza bombillas de bajo consumo, pues ahorran un 90% del consumo energético.

* Sé participe de enviar correos electrónicos o archivos de texto. No todos los documentos necesitan ser impresos. Con esta acción contribuyes al ahorro del papel.

* Cierra la llave mientras te cepillas los dientes. Preferiblemente usa un vaso con agua, así ahorras más de 600 litros de agua.

* Siempre que puedas, participa en jornadas de reforestación.

* Vigila las fugas internas de tu casa u oficina. No dejes ninguna llave goteando por más pequeño que sea el escape.

* Utiliza bolsas reusables de papel o tela.

* Evita comprar bebidas en botellas plásticas.

* Lleva contigo tu propio vaso/botella reusable. Con esto, el uso de envases desechables plásticos será innecesario.