¿Y si fueras a morir mañana?

Fecha

, Telegrama

Nos “llenamos” de bienes materiales, y quejas, nos victimizamos, vivimos nuestros días en “corre corre”, endiosamos nuestro trabajo y nos regimos bajo la errada regla de las redes sociales: “Eres lo que muestras”, o la del poder: “Eres lo que tienes”. Y si fueras a morir mañana, ¿qué significaría todo esto? ¿Sería realmente importante? ¿Qué lamentarías no haber hecho?

En 2009 la enfermera Bronnie Ware, quien trató a pacientes terminales desahuciados durante sus últimos días en casa, escribió en su blog “Los 5 principales arrepentimientos de los moribundos” (The top 5 regrets of the dying), y para su sorpresa, estaban el no poder comprarse el carro o la casa de sus sueños, conocer a más chicos, tener más clientes o lograr reconocimiento… Así, un exitoso blogpost se convirtió en unas memorias traducidas a unos 30 idiomas, y en uno de los éxitos profesionales de Ware.

A través de éste descubrió que la mayoría de las personas en su lecho de muerte experimentan casi siempre los mismos sentimientos o “arrepentimientos”. Bronnie enunció los cinco más frecuentes:

  1. Hubiese deseado tener el coraje de vivir una vida que fuera verdadera para mí; no la que otros esperaban de mí.
  2. No debí trabajar tanto.
  3. Hubiese querido tener el coraje de expresar mis sentimientos.
  4. Lamento no haberme mantenido en contacto con mis amigos
  5. Desearía haberme permitido ser más feliz.

“La gente crece mucho cuando se enfrenta a su propia mortalidad”, dice Ware. ¿Y si decidiéramos hacer este ejercicio hoy y utilizar esa sabiduría para vivir? Porque de repente creces y te das cuenta que ya no tienes 20 años, sino 40; o con mucha suerte, 60. ¿Qué estás esperando para experimentar tu tiempo en la Tierra; experimentar días que resulten auténticos para ti? La vida es un ratico. ¡Aprovéchala!, pero en lo que verdaderamente importa.