Hijos 7 consejos para desarrollar su liderazgo

Fecha

, Familia

Colaboración Kirssy Lorenzo/ www.kirssylorenzo.com Ilustración FoxyImage

El rol que juegan como miembros de la familia, el orden de nacimiento y el temperamento heredado a través del ADN ha de influir en su estilo de liderazgo y en el control que desarrollen sobre sus vidas, circunstancias y destino. Cualquiera que sea la personalidad de tus hijos: focalizados, alegres, confiados o tímidos y cerrados, o tal vez amistosos, colaborativos, derrochadores… aún tienes el poder de influirles para que desarrollen su potencial.

* Entrénalos en inteligencia emocional

Puede ser uno de los entrenamientos más importantes en la vida de tu hijo, y mientras más temprano mejor.

A lo largo de nuestra preparación para la vida, recibimos la educación tradicional, algún idioma, deportes… pero casi nadie nota la importancia de la inteligencia emocional (IE). Y es que de nada nos sirve brillar en matemáticas, literatura y demás clases educativas sino desarrollamos la capacidad de gestionar nuestras emociones.

Miles de profesionales en todo el mundo no alcanzan la estabilidad laboral por carecer de IE o no saber manejar la carencia de ésta en sus clientes y empleadores. De igual forma, la mayoría de los problemas de pareja surgen por no entender las emociones del otro y no saber canalizar las propias (ira, frustración, impotencia, decepción…).

* Edúcalos en finanzas

La manera en que producimos y gastamos el dinero, generalmente es la misma en que nuestros padres lo hicieron. Algunos nos damos cuenta entre los 35 y 40 años que no funciona y salimos a buscar ayuda.

* Enséñalos a vivir

Recuerdo el caso de una clienta que decía que durante su niñez sus padres nunca la llevaron a ningún lado. Hoy, de adulta, sus hijos pagaban esto, pero en un tiempo más difícil, con amigos subiendo fotos a las redes y grupos de WhatsApp torturándoles. Hay tantas alternativas económicas de hacer un viaje a cualquier parte del país o hasta del mundo por una cantidad, que si se hacen algunos ajustes, se puede pagar. Al final, lo que nos llevamos son las experiencias.

* Instrúyelos en el uso optimizado de sus recursos mentales

Adquiere algún libro básico sobre cómo funciona el cerebro. Tenemos en nuestro hemisferio derecho varias habilidades que pueden hacer la diferencia:

  • Intuición:la suma de tus experiencias trabajando para ti.
  • Creatividad:maneras nuevas o distintas de encontrar solución a un problema.
  • Imaginación:si lo puedes imaginar, lo puedes crear.

Tú también podrías beneficiarte mucho en este proceso.

* Sé el modelo de lo que quieres ver en ellos

Todos tenemos expectativas, pero antes de pedir debemos ver qué tanto somos modelos de eso.

¿Quieres que tu hijo suelte el celular? ¿Baraje menos? ¿Sea organizado? ¿Tenga hábitos de estudio? ¿Lea? Hazlo tú. Y de forma consistente. Luego inserta un horario para que se cumpla este hábito y se firme. Entre la coherencia y firmeza lo único que falta es repetición.

* Deja de lado la culpa 

Uno de mis hijos es tremendo. Trata de siempre salirse con la suya y me costó aprender la lección: no siempre les va a caer bien lo que hacemos, pero debemos garantizar que sean personas de bien, responsables por sus acciones.

Aprender a decir “no” y a cumplir con el castigo que le prometiste, aunque te duela, es algo que debes asumir. Piensa que este pequeño momento inconfortable para ti, significará mañana un hombre o mujer de éxito, capaz de actuar y decidir de forma consciente y responsable.

* No te vendas como perfecta. No te lo van a creer

Recientemente una clienta me consultaba sobre los cambios conductuales de su hija adolescente.

Es un grave error como padres pretender borrar nuestro pasado, creyendo que puede perjudicar la idea que nuestros hijos tengan de nosotros.

Fuimos adolescentes, pasamos por esa edad. Y muchas veces lo que hacemos con tan valiosa información es tratar de coartar a nuestros hijos, repitiendo los mismos errores de nuestros padres y creando barreras que van a repercutir en nuestra relación con ellos a futuro.

Piensa en tus lecciones aprendidas y comparte con ellos tus errores más relevantes. Que aprendan algo ti, no de alguien más. Este acercamiento te da el poder de compartir una lección valiosa desde el storytelling y los sentimientos que tuviste en ocasiones, así como las lecciones aprendidas en aquella oportunidad; es una forma de  conectar con ellos, además influye de maneras que el sermón y el monólogo no han logrado.