#WCW Leslie Grace

Fecha

, Entrevistas

Por Alexandra G. Roca Fotos Ruben Martín

Con un aura dócil y gentil, y una madurez que supera su edad (23 años), Leslie Grace llegó a las oficinas de Pandora junto a su madre y equipo para que conociéramos más a fondo su trayectoria profesional y proyectos futuros.

“Súper Junior es un fenómeno, ellos tienen un fan base en Latinoamérica y Centro América increíble. Cuando me fui de gira con ellos habían personas fuera de Luna Park durmiendo, simplemente para verlos entrar porque ya se habían agotado las boletas”.

Leslie Grace inició su carrera musical cuando niña, cantando en los coros de las iglesias y actividades escolares, pero oficialmente debutó en el medio hace siete años con su CD de bachata “Will you still love me tomorrow”.

Muchas cosas han pasado desde entonces para esta descendiente de dominicanos, que a pesar de nunca haber vivido en el país, mantiene una relación, cariño y respeto por sus raíces.

Si tuviéramos que definirla, podríamos decir que es la típica girl next door: afable, sencilla y carismática, con el agregado de que nació con el don del canto.

¿Cómo pasas de la música religiosa al género bachata y ahora al urbano? Fue natural, sobre todo porque nunca he dejado de ser quien soy. Mi relación con Dios no ha cambiado, es algo que llevo muy presente y que las personas conocen de mí. Siempre tuve claro que no me iba a limitar a un género; quería cantarle al amor, al desamor, cantar sobre lo que he vivido para impactar a diferentes personas y que puedan conocerme a través de mi música.

¿Existe un conflicto entre la religión y la música urbana respecto a que hay muchas letras que denigran a la mujer? Creo que mucha gente se siente incómoda hablando de esto, porque hay letras que pueden resultar denigrantes para ciertas personas, mientras existen otras que se identifican con “x” canción. Entiendo que uno sólo puede cantar sobre lo que ha vivido, y no tengo derecho a decirle a nadie que no cante o se exprese de una u otra forma. Yo puedo controlar lo que canto y digo, y mantengo un estándar, es decir, no cantaría sobre lo que no he vivido o lo que me daría pena conversar contigo, por ejemplo.

¿Cuál es el reto que más te ha hecho cuestionar si estás en lugar indicado? ¡Wow, qué difícil! Hoy día siempre miro los retos con la perspectiva de que todo encajará en su lugar. Soy una persona de naturaleza muy sencilla y eso no va con la fama. Gracias a Dios tengo a mi familia y amigos que preservan a la persona que soy.

Cuando trabajo mucho llego a empaparme de esta vida de artista, y es difícil pensar que uno solo dura un ratito en el escenario, y el resto del tiempo es haciendo cosas de la profesión que no sabías te corresponderían a ti. Pero en esos momentos también pienso que cada persona que conozco es una bendición;  uno tiene que pensar como artista y ser humano.

En la música urbana, a diferencia de otras industrias, el apoyo de mujer a mujer es más visible. ¿Cómo ha sido tu experiencia colaborando con tus colegas? ¡Estoy feliz! Pero la verdad es que dentro de la industria, los ejecutivos y los medios a veces tratan de inculcarnos la idea de que solamente puede haber una mujer en el top y que las demás deben permanecer atrás. Por suerte, entre todas nos apoyamos. Creo que tenemos la responsabilidad de hacerlo de esa manera. Los hombres lo hacen así y han  ganado, y se han beneficiado porque saben que en la unión está la fuerza. Como cantantes debemos darle música distinta a las mujeres para que ellas mismas puedan elegir, sin necesidad de pisotearse. Cada una tiene su espacio, audiencia y esencia.

¿Hay desigualdad de género en la música urbana? Creo que sí, sobre todo, hablando de los medios, diría que a las chicas le dan más “cuerda” con las letras, como esperando que los varones digan ciertas cosas. Los medios persiguen a las mujeres más que a los hombres porque por mucho tiempo el género ha sido dominado por ellos. Todas las mujeres somos diferentes y tenemos distintas formas de expresarnos, entonces aún falta mucha gente por acostumbrarse a eso.

Empezaste muy joven, ¿cómo has logrado mantenerte sin perder tu esencia y estilo, ni caer en estereotipos físicos? Definitivamente los estereotipos son la realidad de mi carrera. La verdad es que empecé muy joven en un género dominado por hombres, por lo que desde temprana edad tuve que aprender a decir que no, plantear mis ideas y defenderlas, tanto en la moda como en la música. Se me hizo muy difícil, pero con el tiempo he aprendido que cuando dices “no” la gente te respeta más.

¿Cómo surge “Lo siento”, el sencillo junto al grupo de pop coreano, Super Junior ? Es una de mis colaboraciones favoritas por lo distinta que es. Literalmente me cayó del cielo. No conocía al grupo, pero sí a los productores de la canción, Play N’ killz, con los que hice, hace un año y medio, el homenaje a Selena. El grupo de K-pop contactó a Play N’ killz porque querían un sencillo en español, inglés y coreano. Ellos me llamaron para ser la voz femenina. La grabación fue una locura porque prácticamente la reescribimos en español para que tuviera sentido, todo a través de Facetime. Cuatro días después de que grabamos el sencillo, viajé a Corea a grabar el video y ahí nos conocimos oficialmente.

¿Cuál ha sido la lección más grande que has recibido de la industria? Te puedo decir dos: una es aprender a decir “no”. Me di cuenta que por complacer a las personas decía “sí”, y luego yo era quien debía pagar y cargar con esa decisión. La otra es entender que Dios nos ha dado a cada quien una mente y características tan especiales por una razón. Todo el mundo es diferente, uno no puede andar comparándose con los demás, pues cada vida es distinta. A causa de ello he aprendido a apreciar todo lo que Dios me ha dado y cómo sacarle provecho a lo que me hace diferente. Todo el mundo es diferente y podemos aprender los unos de los otros.

¿Qué te depara el futuro? Bueno, no puedo dar detalles pero viene un remix con varios chicos.

¿Ya has colaborado con ellos antes?  No. Estoy diciendo demasiado ya. (Risas)

¿Qué más? Vienen cosas muy grandes que tengo mucho tiempo trabajando sin decir nada, una faceta como actriz. Y por último, un nuevo sencillo que revelaremos a través de las redes sociales.

 

Un gran sacrificio. “Muchas veces uno se pregunta ‘¿por qué escogí esta carrera?’, pues a la hora de hacerlo uno no es consciente de lo que se va a encontrar. Esta es la razón por la que se debe tener una perspectiva clara y saber que debemos sacrificar ciertas cosas para alcanzar otras. Mis padres siempre me han dicho que ningún sacrificio es en vano”