Revolución estética al instante

Fecha

, Tendencias

Por Leandro Sánchez Fotos Bluskystudio 

Para nadie es un secreto que hoy día las personas se preocupan mucho más por su apariencia, por alcanzar el anhelado equilibrio físico-emocional que se promueve por todas partes. Por eso no causa sorpresa que en estos tiempos donde el gimnasio y las dietas acaparan la atención de casi todos, el campo de la cirugía estética también. Con el paso de los años se ha posicionado acorde a las necesidades de hoy, logrando derribar los mitos y controversias en los que se ha visto envuelta.

Desde aumento del busto hasta correcciones en el rostro, las intervenciones quirúrgicas con fines estéticos ganan cada vez más adeptos, quienes ven en éstas una aliada para mejorar aquello que en ocasiones cuesta… cuando determinadas partes del cuerpo no responden a tratamientos dietéticos o ejercicios. Una muestra es la lipoescultura en alta definición, conocida también como lipo vaser, que puede ser realizada tanto en hombres como en mujeres. “A través de tecnología de punta (liposucción por ultrasonido) se consiguen los mejores resultados en el tratamiento o moldeamiento de la grasa localizada, siendo los músculos abdominales una de las zonas más trabajadas/solicitadas”, explica el cirujano plástico Ricardo Ventura.

Es importante resaltar que el arte de la lipoescultura 3D, marcación abdominal o HD, cuyo objetivo es modelar y devolver el equilibrio, amerita el desarrollo de una habilidad que va más allá del conocimiento y preparación académica, pues al igual que un escultor, el especialista debe comprender el efecto de luz y sombra que, a fin de cuentas es lo que da vida a la imagen tridimensional. “La observación y reconocimiento de un abdomen fit permite al artista que plasma su diseño lograr resultados naturales, no sólo trazando líneas bajo ningún concepto. De ahí el talento del cirujano plástico para conjugar sus conocimientos médicos y la capacidad de esculpir”, expone Ventura, pionero en ofrecer este servicio en República Dominicana.

Manos a la obra

“El primer paso es identificar las áreas a resaltar según las características de cada paciente. Una vez en el quirófano utilizamos la técnica vaser para preparar la grasa y moldearla con mayor facilidad”, detalla el especialista, destacando que el candidato ideal para este tipo de cirugía es aquel entre los 20-50 años, de peso adecuado, que no presente flacidez en la piel, lleve un estilo de vida saludable y entrene. En pacientes bariátricos, al presentar flacidez, no se recomienda; otras cirugías traen mejores resultados para ellos. Sin embargo, superada esta etapa podrán optar por ésta.

En cuanto a sus contraindicaciones, el cirujano manifiesta que existen diferentes condiciones de salud que podrían impedir el procedimiento. “Por esta razón, antes de cualquier cirugía es importante evaluar al paciente e indicar exámenes de sangre y rayos X de tórax, así como consultas con el cardiólogo y anestesiólogo”, sostiene el también miembro de la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica, de la Federación Iberolatinoamericana de Cirugía Plástica y de la Confederación Internacional de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética, quien agrega que la evaluación previa al procedimiento dictará el mejor tratamiento para el paciente. “Todo debe ir en equilibrio, no podemos crear un abdomen definido en una persona con sobrepeso; no tendría sentido”, dice.

En cuanto a las cicatrices, son mínimas: incisiones de menos de 0.5 cm, casi imperceptibles, ocultadas bajo los pliegues o áreas no visibles, si se lleva traje de baño, lo cual es muy importante para el doctor, dado el estigma de las huellas postoperatorias.

“Nos encontramos ante una excelente alternativa, de resultados casi inmediatos, en comparación a las tradicionales técnicas, ya que no resultan afectados los tejidos donde no se desea trabajar. Además, lo suficientemente potente para eliminar grandes áreas de grasa, y suave para tratar las más delicadas”, resalta Ventura, quien se especializó en Brasil con Ivo Pitanguy, considerado el padre de la cirugía estética mundial.

“La tecnología ha llevado la liposucción a otro nivel. Gracias a esta técnica podemos darle al cuerpo una forma más atlética, definir los abdominales o marcar los pectorales”,

Ricardo Ventura, cirujano plástico

De regreso a la rutina

Una vez tengas tus anhelados “cuadritos”, el proceso no termina aquí, mas bien, inicia. Ahora es cuando debe tomar más rigor tu régimen nutricional, siempre guiado por un profesional. “Lo ideal es que se trabaje con un equipo multidisciplinario que incluya nutricionistas y entrenadores físicos para que lo logrado sea sostenible en el tiempo”, aclara nuestro entrevistado, destacando que el “único efecto secundario” de esta intervención es el aumento de la autoestima… A esto se suman los masajes postoperatorios, llamados también drenajes linfáticos, así como también asistir a citas de seguimiento.

“Quien gusta lucir un cuerpo saludable y estético debe entender que la cirugía plástica no es la única respuesta. ésta es tan sólo un “atajo” para conseguir los resultados deseados. Mantenerlos es responsabilidad del paciente, por lo que resulta fundamental que aprenda a cuidarse y comer bien”, finaliza.