#NoteToSelf Kenny Grullón

Fecha

, Entrevistas

Por Leandro Sánchez Foto Fuente externa 

Difícilmente la mayoría no le reconozca. Y decimos esto porque quién no ha reído en algún momento con algunos de sus chistes y ocurrencias, o mejor aún, lo ha visto transformado en escena durante uno de los tantos musicales y obras de teatro en los que ha participado. Hijo, esposo, padre y abuelo… con él tuvimos el placer de conversar sobre su vida. Y a modo de confesiones, nos contó aquellas lecciones que hoy día, luego de un largo caminar, le dictaría a su “yo” más joven.

Aprendí que…

  • En el recorrido por la vida encontrarás muchos sinsabores, traiciones, desengaños, deslealtad… pero no paguen con la misma moneda, el tiempo se encargará de hacerlo. No te detengas cuando alguien decrete tu fracaso, sigue adelante.
  • En este medio aprendí a no tomar decisiones o hablar cuando estoy molesto… es lo mejor. Respira y date el tiempo necesario hasta que tu corazón se estabilice.
  • Dormir tranquilo, feliz y con ganas de despertar sonriendo es mi filosofía de vida. Déjate rodear de gente que te sumen. Se agradecido, no te dejes embaucar de los egos. Elimina ese entorno que te adula, eso daña tu corazón.
  • No importa cuáles sean tus orígenes, si lo que haces te apasiona y a eso le sumas disciplina, serás exitoso.
  • Que el trato que le brindes a un vendedor de la calle sea el mismo que al dueño de una compañía. Nunca despreciemos ni excluyamos a nadie, vivamos sobre la base del amor.
  • La familia es tu zona de confort… A mis hijos y nietos, y a mi bella esposa Ana Rossina e hija Sara Victoria, a quien quiero como si fuese mía, les tengo de herencia un banco lleno de amor, donde acumulo los mejores recuerdos y enseñanzas.
  • Vengo de una familia humilde que me enseñó que debemos arroparnos hasta donde nos alcancen las sábanas. Conocí el “chancletazo” y eso no frustró mi crecimiento, al contrarío, me enseñó a disciplinarme.
  • Soy de los que cree que los sueños se cumplen, pero si se trabaja duro. Hay que prepararse. La vida es un largo recorrido donde vas dejando huellas que son tu legado; es un compromiso.
  • Hoy día es más difícil criar a los hijos. Los padres estamos llamados a ser observadores activos de su formación en un mundo donde la tecnología nos los quiere arrebatar. La adición a estos aparatos los está llevando a  comunicarse menos.