Brea Frank

Fecha

, Entrevistas

Fotos Danny C. Lora Estilismo Raúl Cohén Asistencia Victoria Batlle Locación The Wine Room

Cuando comenzamos a hablar para este trabajo no sabía cómo llamarlo: ¿Frank? ¿Brea? Al final usé los dos y él se sintió totalmente cómodo. Su nombre de pila es Francis Alexander Brea (su mamá y sus hermanos le llaman Francis), pero cuando empezó en la radio pensó que su nombre era más de reportero que de Dj, así que lo cambió a Frank, aunque también le llaman Brea.

Este dominicano de 34 años inició su carrera en la emisora Sur FM, cerca del 2006, en su natal San Cristóbal, “aunque ya venía adquiriendo habilidades de comunicador en el colegio y en algunos programas de televisión donde tuve la oportunidad de participar en mi infancia”. Su vida laboral transcurrió más que nada en la radio, hasta que tuvo la oportunidad de entrar a la TV, al programa Sábado Extraordinario. “De ahí, luego de todos estos años, entré a Univision Radio, en Nueva York X 96”. Allí, comparte protagonismo con la también dominicana Francisca Lachapel, en el programa “La bella y el duro”, repartiendo sus meses, trabajo y pasatiempos entre NY y RD.

Sobre sus proyectos, el amor, la moda, cómo ha logrado alcanzar sus metas gracias a que otros han creído en él, la paternidad a futuro y su nueva vida en NY (donde nos confiesa entre risas que le encanta visitar la Quinta Avenida para tomarse fotos), conversamos con él.

Mi novia es… Una de las personas más trabajadoras, aplicadas y cuadradas que he conocido; Es sensible. Se llama Nathalie, Es un complemento para mi vida, para la parte de mí que nadie más puede ver. Es una persona que admiro y amo mucho.

Eres Dj, comunicador, locutor… ¿alguna otra carrera que deseas agregar a tu carpeta profesional? Estuve haciendo relaciones internacionales para agregarla a mi carpeta laboral, además por el mismo trabajo que realizo. Aunque no la he terminado, creo que es un eslabón que me hace falta y debo de concluir; me atrae esa área del Derecho.

¿Cuál es la que más disfrutas? Yo creo que yo disfruto mucho la animación y la radio. Es lo que más me apasiona y por eso creo es mi fortaleza.

Háblanos de cómo se dio lo del programa radial “La bella y el duro”. ¿Fue “duro” entrar a Univisión? Tuve un acercamiento con ellos hace cuatro años y quizás por temores no se dio este paso. Luego a finales del 2017 retomamos el tema, algunas grabaciones y demás, y logramos esta junta. Inicialmente no sabía quién sería mi compañera. Francisca tampoco. Ellos, para aprobar el grado de química nos llamaron a cada uno, aparte, y cuando nos juntamos, ambos nos sorprendimos. Ella me confesó que me había visto en las redes. Yo a ella la conocía, lógicamente, pero nunca habíamos hablado, ni la había visto. Una de las mejores cosas que me ha pasado es que sea una dominicana, que sea Francisca Lachapel, una de las figuras que la gente más quiere, admira y respeta de la comunidad latina en Estados Unidos. Creo que nuestras historias se parecen un poco. Ambos somos del Sur, trabajamos en la misma empresa y en la vida, en mi caso, nada me ha sido fácil. Siempre me ha tomado más tiempo, pero ha pasado. Entonces, creo que ahí radica nuestra química; somos dos soñadores.

¿Cuál es el siguiente paso? ¿Te gustaría hacer televisión fuera de RD? Claro que sí, me gustaría hacer televisión, aunque mi enfoque es la radio. Aquí me hicieron saber que hay un proyecto futuro para televisión para principios de 2019. Quiero acomodarme en la radio, conocer el mercado y entonces, iniciar ese otro proyecto.

¿Qué piensas de lo que se dice en nuestro país, que se hacen pocos programas de calidad? Siempre se ha dicho que en nuestro país hay programas con y sin calidad. En esta época yo creo que las redes sociales están produciendo los programas de televisión. Eso es peligroso. Los estándares tienden a bajar porque hay personas con mucho talento, pero de un minuto, que es lo que da Instagram o tres minutos en un canal de Youtube. Entonces, como todo lo que llevas a la televisión tiene que ser aprobado por las redes sociales, entonces lo llevas a tu programa y le quitas la oportunidad al que quizás tenga talento, porque le das espacio a lo temporal. Ahora bien, creo que hace falta presupuesto, porque hay mucho talento para explotar. Lo que hay es poco dinero y recursos para gente buena, para quienes tienen deseos de buenas producciones y lo que hacen es lo que está en las redes sociales, un comentario que ves en Youtube, un viral en Instagram o en Facebook. Pero siempre hay espacio para la mejoría, y lejos de criticar la televisión de mi país, yo propondría más recursos para los productores, porque están haciendo las cosas que tienen a mano y las redes sociales son gratis.

¿Tienes planes de agrandar la familia? Es una de mis grandes metas. Me siento preparado, mental y emocionalmente para ello.

Se ha cuestionado la forma en que los dominicanos afrontamos el hecho de que somos una raza mestiza. También se habla de racismo. ¿Piensas que hay racismo en el país? Nuestro país, irónicamente, es un país más que racista. Yo diría que en nuestro país a veces maltratamos a los nuestros. No le damos espacio para la duda, para evaluar o investigar, para ver el desarrollo de esa persona. En esta época de redes sociales somos muy crueles, irónicos, sarcásticos. Creo que estamos en la era del bullying, la era de que todo nos molesta y maltratamos al que estamos llamados a apoyar, no por ser dominicano, sino por el deseo de hacer las cosas bien. En mi caso, no he sido víctima de racismo, pero sí me he sentido subestimado. Pero a mí me encantan los retos y me gusta demostrar que hay un millón de personas como yo, a las que sí se les puede dar la oportunidad. Yo creo que ese es mi propósito.

Se ha demostrado que nuestra imagen incide en la percepción que los demás tienen de nosotros. Deportistas, políticos, artistas, empresarios… han sabido sacarle provecho. ¿Siempre has tenido una buena relación con la moda o es un nuevo amor? Creo que con el paso de los años ha ido aumentado mi amor por la moda, porque cuando yo inicié, al salir de la escuela, vestía de ropas de pacas elegantes, ya que no tenía recursos. Las arreglaba con un amigo mío que es sastre. Pero no tenía el dinero para tener la ropa que veía en las revistas o en la televisión. Luego mi estilo fue evolucionando y amo la moda. Estoy claro, y más en este país (EE.UU.), que la imagen es tu carta de presentación. No hay segunda oportunidad para una primera impresión.

¿Para ti qué es ser exitoso? El éxito es relativo. Si por ejemplo, trabajaste para comprar un carro y lo compraste, ese es tu éxito: lograr algo que te has propuesto. Para mí, es tener una familia bonita, mis hijos, gozar de buena salud y tener la oportunidad de tener amigos sinceros que me den su mano. Después de eso, todo es muy vano, uno se enfoca en conseguir cosas materiales y se olvida de las cosas importantes. Te lo digo porque en esta etapa de mi vida, para muchos yo estoy mirando por un ventanal, sin embargo, aquí no tengo familia directa, y aunque tengo algunos amigos nadie es cercano a mí.

Hice una encuesta recientemente en la que preguntaba a los dominicanos dónde son más felices. Me partía el alma cuando las personas bajaban la mirada y decían, “allá”. El éxito de una persona es una buena familia y dejar como legado el hecho de que entregó todo para poder lograr sus sueños. Ese soy yo. 

 

 

Mi frase de batalla. “Actitud de veterano y fe de novato. Esa es mi frase. Yo todos los días me levanto con ese pensamiento. La fe de novato es hacer las cosas como si soy nuevo en esto, y la actitud de veterano, para blindarme ante cualquier temblor o guerra que pueda venir, o situación en mi trabajo con la que tenga que lidiar”.