Think Dirty: lo que hay detrás de tu maquillaje y la rama de la cosmética que debes conocer

Fecha

, Noticias

Por Victoria Battle Foto Fuente externa 

Rose-Marie Swift ha trabajado como maquilladora profesional por más de 35 años,  colaborando con grandes de la industria del espectáculo como Gisele Bündchen y Celine Dion. Tristemente, de acuerdo a su página web, hace ya algunos años “Rose-Marie comenzó a experimentar algunos problemas de salud físicos, mentales y emocionales. Después de una extensa serie de pruebas, descubrió que su sangre contenía niveles tóxicos de metales pesados, como aluminio, bario, cadmio, plomo y mercurio, así como altos niveles de pesticidas y otros químicos”.

Esto tomo de sorpresa a Rose-Marie, sobre todo en el momento en que su doctor asoció su enfermedad con su profesión, hasta entonces, no tenía idea de que los cosméticos pudieran contribuir a serios problemas de salud.

Hoy en día muchas personas desconocen el grado de contaminación que pueden tener ciertos maquillajes, así como existe una mala asociación de precio y “calidad”. De acuerdo a Credo, una tienda de cosméticos que posee una página web en la que informa a los lectores sobre los efectos secundarios que pueden causar algunos cosméticos, “Estados Unidos ha prohibido o restringido solo 30 ingredientes de productos de cuidado personal, mientras en Canadá, ese número aumenta a 600, y en la Unión Europea a Más de 1,400”. Esto significa que los productos de belleza creados en los Estados Unidos no son necesariamente los más regulados.

“Los Estados Unidos exportaron 5.3 billones en productos de belleza en el 2017” según investigó Daniel Workman para su artículo Beauty Cosmetics and Skincare Exports by Country publicado en worldstopexports.com.

No todos los componentes de los maquillajes son dañinos pero muchos de ellos han estado vinculados a impurezas mucho más grandes que una simple espinilla. Algunos de ellos son, los conservantes liberadores de formaldehído, que aunque tienen mala reputación y han sido viculados al cáncer, todavía se encuentran en muchos de nuestros productos favoritos.

Otro ingrediente dañino en nuestro maquillaje son los parabenos, compuestos químicos que han sido confirmados como que intervienen en las funciones de nuestras hormonas y han sido vinculados con el cáncer de mama.

Recuerda que la piel es un órgano, el más grande de nuestro cuerpo, y que el mismo absorbe todo lo que toca.

Después de años enfocada en recuperar su salud, Swift decidió ayudar a otras mujeres a tener una belleza “saludable”, dándole paso a su proyecto RMS Beauty, una línea de maquillaje orgánico.

El maquillaje orgánico está hecho con productos tan sanos y naturales que es técnicamente comestible, muchos de los productos contienen nutrientes curativos, así que no solo cubren las imperfecciones sino que también las curan.

Si todo esto es cierto, entonces ¿porque no hay más mujeres usando maquillaje orgánico? Esto se debe a que esta rama de la cosmética se comenzó a comercializar en los últimos años, y solo se podían conseguir en una cantidad limitada de tiendas y páginas de internet.

La disponibilidad ya no será un problema porque grandes cadenas como Sephora le están dando más espacio al maquillaje orgánico en sus tiendas. La belleza orgánica también está creciendo en las redes sociales ya que famosas blogueras de belleza y maquilladores profesionales están haciendo publica su transición a belleza orgánica.

Por ejemplo, Chloe Morello, una estrella de YouTube que después de investigar la marca RMS se volvió fanática de sus productos. Al igual que  Sun Kissed Alba, una bloguera de belleza que se enfoca en productos sanos y naturales. ¿Qué importancia le das a tu piel en tu salud? ¿Te atreverías a cambiar a maquillaje orgánico?