Mi primer empleo

Fecha

, Comunidad

Texto Leandro A. Sánchez Foto F8 Studio

Por lo regular, en nuestro país se intenta inculcarnos desde pequeños el valor del trabajo, al punto de que durante las vacaciones de verano nos envían a la empresa de la familia, por ejemplo, a que aprendamos y apreciemos cómo llega el dinero a manos de papá y mamá. Claro, esto muy lejos de la realidad, ya que en cierta medida se asignan tareas en la medida de las posibilidades de cada quien. A fin de cuentas, lo importante es aprender a trabajar en equipo, a compartir, a asumir retos y responsabilidades, mas que realizar una labor cual adulto profesional en la materia.

Y aunque muchos no compartan esta visión, la edad ideal para iniciarse en el mundo laboral no tiene una única respuesta, dependerá de la situación de cada persona.

Comenzar en el mercado laboral siendo muy joven tiene tanto ventajas como desventajas. Por eso, conocer cuáles son los pros contras si piensas empezar a trabajar, sobre todo cuando aún se está estudiando, es de suma importancia.

Resulta oportuno tener claro desde un inicio lo que dicta el Código de Trabajo de la República Dominicana en su Artículo 245: “Se prohíbe el trabajo de menores de catorce años”. Y en caso de, necesita un autorización… Lo permite oficialmente a partir de los 16 tomando en cuenta el Art. 254: “El empleador que emplee menores está obligado a concederles las facilidades adecuadas y compatibles con las necesidades del trabajador para que éste pueda cumplir con sus programas escolares y asistir a escuelas de capacitación profesional”.

Entendido esto, es bueno saber que las empresas, sectores y la sociedad en general adoptan distintas posturas ante la edad en el trabajo. Al acceder una bolsa de empleo en línea o leer los clasificados, nos percatamos que la mayoría de las empresas delimitan claramente la edad a 35-40 años como tope, contrario a lo que sucede en Asia, por ejemplo, donde la edad se considera una valiosa condición, ya que implica experiencia y sabiduría.

“Es cierto que la experiencia y la edad ayudan a las empresas a identificar el perfil que están buscando, pero hoy día, cobran menos protagonismo. Los consultores de selección son absolutamente conscientes de que las competencias y la actitud están por encima de todo ello”, explica Emilia Tejeda, psicóloga industrial con más de 15 años de experiencia en Recursos Humanos en una importante institución financiera del país. Y añade: “La motivación para incorporarse a un equipo de trabajo, así como la capacidad para aprender cosas nuevas, la creatividad y el compromiso con los objetivos de la organización, pesan más dentro de los procesos de selección, ya que nos permiten ver la adecuación del candidato más allá de la experiencia previa en el puesto de trabajo o la edad que tenga”.

Por  eso, sin importar el motivo, son muchos los jóvenes que deciden empezar a trabajar cuando aún no han terminado su carrera. “Tomar esta decisión trajo muchos beneficios a mi vida profesional, aunque también me movió a dejar de lado cuestiones académicas”, manifiesta Rosa Esther Ramírez, quien inició a trabajar paralelamente a sus estudios universitarios. Como desventajas tan sólo destaca que el dividir el tiempo entre trabajo y estudios puede ser muy extenuante y seguramente tengas que postergar asuntos académicos para poder cumplir con todo. También es probable que si empiezas a trabajar cuando aún estás estudiando atrases un poco tu carrera. A esto agrega que se cuenta con menos tiempo para la familia y los amigos. “No se tiene demasiado tiempo libre y seguramente, cuando lo tengas, lo más probable es que quieras dormir y descansar”, señala.

Variable. “Sea por gusto o necesidad, un alto porcentaje de los dominicanos comienzan a trabajar antes de los 20 años, aunque posiblemente la edad ideal sería a partir de cuando ya al menos se ha iniciado la universidad, teniendo así la oportunidad de adaptarse a este nuevo patrón de estudios. Aquí aplican también las pasantías, que vemos han sido incluidas dentro de los pénsums. Una  etapa donde lo importante, mas que percibir un buen sueldo, es detectar competencias y cualidades a potencializar”, detalla nuestra entrevistada, haciendo la salvedad de que en esto además influyen factores socioeconómicos, ya que es una realidad que en República Dominicana las condiciones familiares no son las mejores, por lo que muchos hijos a temprana edad deben salir a trabajar para ayudar a sus padres.

Ahora bien, con esto no decimos que aquellos que se inicien una vez finalizados sus estudios estén en falta. Empezar a trabajar siendo muy jóvenes es una decisión que debe tomar cada individuo respecto a sus necesidades y posibilidades. “Si se hace el esfuerzo de conjugar ambas cosas ganarás más de lo que podrías perder; resultará un desafío del que se podrá sentir orgulloso”, sostiene Tejada.

“Decidir trabajar en los inicios de la juventud trae consigo innumerables beneficios, entre ellos: disciplina, nuevos conceptos, trabajo en equipo y genera ingresos para quien realiza el trabajo”, Rosa Esther Ramírez, psicóloga industrial y experta en RRHH.

 Consejos prácticos.

Seas tú, un amigo, familiar o hasta tu propio hijo, si has decidido comenzar a buscar tu primer empleo, Mónica Flores, presidenta de Manpower Group para Latinoamérica, escribió el libro Cómo conseguir tu primer trabajo, que puede servirte de mucha ayuda.

Sobre las buenas prácticas en una entrevista laboral, aquí las recomendaciones de esta experta con más de 25 años en Recursos Humanos:

  • Ensaya como si fuera una obra de teatro; no se trata de actuar o mentir, sino de estar preparado.
  • Llegar a tiempo.
  • Vestir adecuado.
  • No hablar mal de nadie y mucho menos de sus exjefes.
  • Decir hechos verdaderos y comprobables.
  • Ser cuidadoso con tus redes sociales, pues cada vez es más común que los reclutadores de revisen las redes sociales de los aspirantes.